Celestina Martínez Pérez

Celestina ha trabajado siempre en el campo. Nos cuenta cómo fue su infancia y el paso por la escuela. Desde bien joven estuvo trabajando en unas huertas junto al río Júcar con su familia. Nos cuenta cómo fue la vida en La Recueja cerca del río, dónde iban a nadar, a lavar, a pescar y algunos episodios más oscuros como los ahogados en el río, cómo tiraban la basura en él y las dos riadas que sufrieron.

Fecha de entrevista: 30/06/2021

Comarca: La Manchuela
Municipio: La Recueja
Provincia: Albacete
Pais: España
Año Nacimiento: 1940
Género: MUJER
Entrevistador/a: Antonio Lucas (Producciones Bressol)

Pues mira, me llamo Celestina Martínez Pérez. Cuando íbamos a la escuela decíamos para servir a Dios y a usted. La maestra se llamaba Doña Andrea, la maestra. Llevamos un bote con agua para calentarnos los pies. Que un día, madre mía, una prima mía, me quería quitar el bote y las ascuas de carbón y yo corriendo por la mesa de la maestra y ella detrás de mí y la maestra detrás de nosotros con la palmeta. Cuando nos enganchó a las dos, nos puso de rodillas con dos libros así. Y sin comer.

 

(Escuela)

LA ESCUELA

Eh la escuela, pues mira, no, eran las chiquillas en un colegio y los chiquillos en otro colegio y vamos por la mañana y por la tarde. Por la tarde hacíamos labores y por la mañana leer, escribir, cuentas.

Entrevistador: ¿Las labores qué eran? ¿Qué tenían que hacer?

Por ejemplo, servilletas, manteles y paños de cocina, bordar así, eso las chicas y los chicos, no lo sé.

 

FAMILIA

Entrevistador: ¿Cuántos hermanos eran?

Tres, mi hermano a los 9 meses andaba y a los días, a los 10 meses, le dio la polio. Y ya mi madre a Valencia, a Madrid, a San Juan de Dios. Operaciones, operaciones. Pero la pierna la tiene muerta y por eso yo he acarreado, he trillado, y no me gané una bici y se lo dije el otro día cuando me llamó y el primer año que tuve la rosa me compré la bici. Con motor y de tó pa que no me caiga.

 

(Esparto)

TRABAJOS CON ESPARTO

Sí. Vamos a mi cochera porque estoy esperando también a unos señores de Albacete, que hacen, están en una cosa que le llaman Saramago, que es que hacen exposiciones, en Albacete sí. Bueno y tengo muchas cosas de pleita que ha hecho a mi marido de esparto. Ya vino el señor este que dice que iba a venir esta tarde, se llevó unos corvos que había hecho mi marido. Corvos es una cosa para echar la rosa del azafrán.

Entrevistador: ¿Cómo una cesta?

No, pero llevan unos arquillos. Le hizo dos pares de corvos, unos tengo sin estrenar y los otros que tenía estrenados me los compró este muchacho que va a venir, el que se llama Fajardo, que es el que está de eso del esparto. Para hacerles espuertas, cuévanos, cestos de la rosa. Y ya se llevó cestos, espuertas, se llevó los corvos y va a venir esta tarde con un amigo que dice que quiere más de eso. De esparto, sí. Un baleo, una será. Un baleo es una cosa redonda, ¿no sabes? Pues bueno, pues luego nos metemos.

Entrevistador: Explíquemelo, ¿eso para qué sirve?

Eso, para cuando barríamos la calle con la escoba, la escoba que vendían con una caña. Era un rabo, una caña y abajo era de palma de la palmera, era la escoba que le llamamos para barrer las calles y con el baleo se cogía.

 

(Río)

LAVAR EN EL RÍO

Pues que veníamos a lavar al río.

Entrevistador: ¿Siendo niña?

Con la losa y el baleo. El baleo te arrodillabas y con las losas así, lo lavabas. Que la losa la tiene mi hija en Toledo. La losa es una tabla que hace así rayas, con eso lavamos, con jabón de sosa que hacíamos el jabón con aceite.

Entrevistador: ¿Cómo se hace el jabón?

Te lo voy a explicar. Mira, para 1 kg de cáustica, 12 botes de aceite, 24 de agua, 3 puñados de sal y 3 puñados de harina. Y bien vuelta, bien vuelta. Y el jabón de sosa y tengo ahí aceite porque mi hija quiere, a ver si cuando tenga vacaciones, dice que quiere ver cómo hago el jabón y tengo el aceite usado, te queda una cosa lo echas en un tupper, te queda otra cosa, ya está y con ese aceite se hace jabón, no con aceite bueno, porque el aceite bueno vale dinero.

Entonces no estaba en el río como está ahora. Estaba a la orilla, había una orilla con cantos y todo eso, que no estaba como ahora lo han arreglado. Lavamos en el río, luego ya se aclaraba y todo. Y nos íbamos ya con la ropa lavada y lo tendíamos en nuestra casa.

 

(Trabajo) (Huerta)

TRABAJO EN EL CAMPO

Yo en el campo.

Entrevistador: ¿Qué hacía en el campo?

¿En el campo? Pues mira, cuando era la época de verano coger lentejas, hijas, garbanzos. Ahí tengo sembradas hijas y garbanzos. Si no le conocéis, los vas a conocer. Luego en la época, segar no he segado pero he recogido los haces, la gavilla para que mi padre hiciera el haz, atado con fentejos. Y luego, acarrear y trillar entre pajas. Mi padre tenía dos machos, uno blanco y uno negro y una burra. Y mi hermano estaba así pues me tocaba, a la mayor le tocaba lo gordo y no me dan ni una bicicleta, como te he dicho. Mi primer año que tuve azafrán, digo, me tengo que comprar una bicicleta. Mi padre en la huerta que tenía, es una que tengo en la carretera de Alcalá que me tocó. Y también pusimos nogales, mi marido y yo, que también los he vendido al mismo señor. Así que, y otra huerta que tenía por yendo para Jorquera, que le tocó a mi hermano que la tiene perdida.

 

(Río)

REGAR LA HUERTA

Ahí está el río, aquí la acequia y el canal está más pa arriba, ahí al lado. Esa, esa la hizo un albañil, pero ahora arreglarla, la he arreglado yo. La he puesto con cemento porque se salía el agua y la arreglé yo. El agua viene así del canal. El canal, pues el canal está hecho, yo era pequeña y ya estaba el canal, yo era pequeña y el canal ya estaba. Pero mi hijo, este Andrés, que también es socorrista. Ese, yo no quería que se bañara en el canal y se han bañado, pero sin saberlo la madre ni el padre.

 

NADAR

Nosotros, bueno, yo no sé nadar, en la acequia, nos bañábamos en la acequia ¿Has visto la acequia por ahí detrás? Ahora la ves, bueno, esa la hemos arreglado que he mirado, me han quedado bloques y están ahí y la arena, eso que está en la rueda, esa arena que nos quedó de arreglarla, que está con cemento, que te puedes bañar perfectamente porque el río tenía más peligro y la acequia te llegaba el agua por así. Que yo tengo otra huerta debajo del corral, y la acequia que allí nos bañamos también.

 

AHOGADOS EN EL RÍO

Entrevistador: ¿Recuerdas alguna desgracia o alguna cosa en el río?

Sí, se han ahogado, se ahogan. Y en el canal también, pero en el canal se han tirado aposta. El que vivía en esa casa se tiró al canal, se fue la mujer a por pan y cuando vino vio los calzoncillos y los pantalones en la orilla del canal. Ella sospechó, entonces estaba yo trabajando en el Ayuntamiento. Y dijeron: se ha tirado al canal, Alberto se ha tirado al canal, ya los sacaron allá abajo en el rastrillo, en la central de Alcalá de Júcar lo sacaron y dos mujeres también se han tirado al canal y se han ahogado. Pero porque se han tirado, el que se tira al canal ese no sale y el que se cae no sale. Yo cuando voy a la huerta de allá, de allá abajo de mi padre, bueno es mía, yo en vez de echarme por este lado me echó por aquel, digo, si me da una cosa y me caigo al canal, ya no hay quien me ampare.

Entrevistador: ¿Va la corriente muy rápida, muy fuerte?

Y muy hondo. Y esto ha sido un corte de cemento.

 

VIÑA

¿Sabes lo que es un majuelo? La viña. Pues en casa le llaman la viña. El majuelo, es la viña. Majuelo y yo, cuando terminaba de hacer todas las labores y todo eso, me iba a venir a Casas Ibáñez, a Abengibre, fuera donde me llamaban, me iba a vendimiar yo, mi hija y mi hijo.

 

(Arquitectura - Casa Cueva)

LA CASAS CUEVA

Sí, yo me acuerdo que cuando mi madre tenía rosa, que mi padre tenía muchas rosas, llevaba roseras, les daba aniaga. Y llevaba una arrocera que vivía ahí, en una cueva. Y cuando terminábamos de sacar rosa, a las dos o las tres de la mañana, teníamos que venir y dejar a la muchacha porque le daba miedo de venir del pueblo y veníamos con ella, a lo mejor mi madre y yo, mi hermana y yo, otra grosería de mi padre que ya subía a su casa y decía, ya estoy dentro y ya nos íbamos.
Vivió uno que se llamaba Otilio, que luego se fue a vivir a Valencia. Hicieron la central de Alcalá. El salto que hay en Alcalá de Júcar. Se llama Otilio y otro, esos dos. Sí, me acuerdo yo de verlos vivir en las cuevas, uno se llamaba Paco Ruidos y el otro se llamaba Otilio. Eso sí, me acuerdo yo que vivían allí, en las cuevas, pero esas cuevas que mi hijo ha hecho eso de “Huracán Majuelo”, esas cuevas estaban hechas, pero no las tenía nadie y ahora las ha cogido un amigo de mi hijo que vive en Villavaliente y la ha arreglado cuando veas “Huracán Majuelo” está hecho en la cueva.

 

TRAGEDIA FAMILIAR

Esa que hubo una boda y el baile era aquí, ahí detrás. Era el baile y se vinieron todos los de la boda. En esto que cayó el peñón y los pilló a todos debajo y ahí están. Metidos debajo, porque entonces no había las cosas que ahora. Están todos, es una piedra como si fuera un, como si fuera esto, liso, grande. Así.

 

(Río - Catástrofes Naturales)

CASA DE COMPUERTAS

Pues está yendo para Jorquera, está aquí, justo ahí en el puente. Por ahí vamos al cementerio y todo está ahí, al lado del bar, al lado del chiringuito. Donde se divide el agua del canal, con la acequia y con el río. Viene mucha agua. Coge el canal, si queréis eso fácilmente, si está ahí mismo, sale para la acequia, para el río y el canal. Pero el canal es muy hondo, muy hondo, muy hondo, muy hondo. Mira, yo algunas veces, cuando era pequeña, y venían a limpiarlo, quitaban el agua y se quedaban todos los peces y todo ahí y de pequeña, por cotilla, pues veníamos a ver porque tiene una entrada como para entrar un camión. El canal tiene una entrada que se mete el camión que venía a limpiarlo.

 

RIADAS

Mira, cuando mi madre era de Villavaliente y se casó y, claro, se vino a vivir aquí, a La Recueja y mi abuela de Villavaliente, yo era la nieta mayor y siempre quería estar en Villavaliente porque mi madre me daba y mi abuela era la mayor. Yo, en 5 hijos, 6 hijos que tenía mí, bueno le quedaba a mi madre aquí, los otros en Villavaliente pues siempre quería estar en Villavaliente. Y una vez vino mi abuela, íbamos las dos, íbamos andando y veníamos las dos andando y nos tuvimos que, desde el peñón, volvernos desde allá arriba porque había una riá que no podíamos pasar.

Entrevistador: ¿Tanto?

Y la riá del 82 sacaron muertos y todo aquí en La Recueja, de Cenizate, venían del médico de Albacete. Y el taxista se llamaba Juanito. Mi marido ayudó a sacarlo aquí. Lo sacaron en las escuelas. Y dice Juanito, no pases, venían del médico de la vista. Y dice, no pases Juanito, que llovía mucho y dice, no, si esto no pasa nada, pero al llegar a una vaguada vino una esa de agua que se llevó el coche. Y se ahogaron 5. La riada del 82, que llegó el agua ahí arriba de ese bar. Eso era un bar. Tuvo que venir un helicóptero, ese es en un bar, hasta arriba del todo llegó el agua. Y había 9 personas dentro. Tuvo que venir un helicóptero de Albacete a otro día, mi marido no se acostó en toda la noche, entonces estaba bien. Y pedían auxilio, pero luego ya no vieron que hacían así con linternas, bien, pues se han ahogado. Había 9 personas. Y otro día tuvieron que ir a Casas Ibáñez a avisar y vino un helicóptero a sacarlas. Que vino con un ancla pero como había la Isabel, era amiga de mi hija, tenía 10 años y sus padres, 9 personas habían en ese bar, y dicen, si las chiquillas agarren eso y se escapa, se las lleva el agua, llegaba el agua de la carretera esa, a mi puerta, que yo vivo en la orilla, ya lo verás, de ahí a la carretera esa, pero a mi corral entraba por abajo y salía por arriba el agua. He visto riás, han venido riás, que en la realidad la del 82 es la que se llevó todo esto. Y aquí paró el autobús de línea. El autobús de línea estaba en el chiringuito, en el bar. Y dando tumbos el agua. Vino aquí a parar. Me arrancó un albaricoquero. Y ahí vino, tuvo que venir una grúa y sacarlo y todo, ahí se quedó, ahí el albaricoquero se lo llevó el agua. Yo no he visto río más grande que ese. Después ha habido otras dos, pero no, no tanto, no tanto, no tanto, como aquella no he visto ninguna. Aquella del agua de ahí de esa carretera, a las carreteras que vivo yo, tengo el corral y me entraba por abajo el agua y salía por arriba por la carretera. Tenía ovejas, las tuve que meter en mi salita, tenía ganado. Bueno, bueno, aquello y un desastre y nosotros, mi suegra, mi suegro y los chiquillos nos subimos a la montaña. Y allí pasamos la noche. Porque llegó el agua a mi puerta, que salí yo a la puerta y me acuerdo que pasaba uno, que se llama, se ha muerto ya, se llama Robustiano, dice: ¿Que no te has enterado? Digo no, dice, pues si está el agua por encima del puente. Se vino mi marido, ya tuvimos que sacar el tractor de la cochera, sacar la moto. Un desastre. Mira, eso se lo llevó todos los muebles y todo, todo, todo. Y ya no la arreglaron para qué lo voy a arreglar ya, venga otra riada y se lo lleven, me gaste los cuartos.

 

(Río)

PESCAR EN EL RÍO

Aquí pos, mira, yo me acuerdo que mi madre compraba, había un hombre que el suegro de Antonio se llamaba Claudio, cogía luinas, que a mi madre le llevaba, compraba 1 kg o medio kilo, las arreglaba y nos gustaba mucho ese las luinas, esas son pescaditos así. Y muy buenos y los pescaba el suegro de Antonio, Claudio se dedicaba a pescar y luego los vendía.

 

TIRAR BASURA AL RÍO

Entonces teníamos el corral, teníamos corral, teníamos gallinas, teníamos conejos, teníamos la cuadra, las mulas y la basura se echaba toda en un sitio tuyo, le llamaban el hoyo, un hoyo y allí echabas toda la basura y luego ya te la llevas para la huerta, para el campo, para donde querías.

 

EL RÍO JÚCAR; ANTES Y AHORA

Entrevistador: ¿Qué relación hay?

A mí me gusta más, a mí me gustaba más como estaba antes que como está ahora.

Entrevistador: ¿Por qué?

Pues porque lo primero no tenía tanto peligro si te caes, que lo han hecho así cortado. Mira un día, ya no estaba bien mi marido, y estaba aquí mi hijo. Y digo Juan, vamos a darle la vuelta al puente. Bueno, pues le damos la vuelta del puente, pero al llegar allí donde estaban los patos se metió entre los palos y el río. ¿Tú lo sacas? Juan, vamos a volver, se metió entre el canal, entre porras, entre el río que yo iba a la parte del río porque no se cayera él al río, que ya no estaba bien. Llegamos hasta el puente y yo a la parte de para que no se cayera y luego había un muchacho allí en el puente, digo: Alejandro ven, le dijo Juan, ¿no ves que por ahí no puede salir? A él todo el caso a mí, ninguno.

 

AHOGADO EN EL RÍO

Era el día de San Juan, estaba yo en misa y bueno, y mi marido también. El día de San Juan y se fueron por el camino que hay yendo para Jorquera, se fueron a comer ella, el crío que se trajeron, que era amigo de su nene, 9 años, habían tomado la comunión. Y dice, y no sabía nadar, ni la Isabel, ni el marido, ni los críos, que se fueron por el camino cerca de la central. Total, que no sé qué fue que se metieron y había un remolino y enganchó a los dos críos. Pero al suyo lo pudieron enganchar de los pelos y lo pudieron sacar pero el otro se ahogó. Eso hace, pues ahora que 15 o 20 años porque vinieron bomberos. Bueno, uno de esos pa los buzos y no lo encontraron hasta otro día que lo había acogido en remolino, le había metido para abajo.

(Posguerra)

POSGUERRA

Mi padre estuvo en la guerra, pero yo nací en el 40, yo ya se había pasado, mi marido nació en el 36. Yo comí pan de torta de harina de cebada, comía, de la que comían los gorrinos. A los gorrinos se les hacía amasado con harina de cebada pos de eso comí yo. Y nincho.

Entrevistador: ¿Qué es nincho?

Estaba muy buena, es de harina de maíz. Luego a una mujer que cuando la guerra hacía ninchos fui y le pregunté que cómo los amasaba, los amasé y los hice, y muy buenos doradicos, con harina de maíz, se amasan con una poquita agua caliente, una poquita sal y luego en aceite bien fuerte, se fríen, se quedan doraditos y están muy buenos. Yo comía otra vez, pero a nivel de los de harinas cebada no, de los ninchos.
 

Bookmark and Share

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás

 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosCEDOBIProyectosNormasContactoEnlaces | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación