Mónico García Valero

Su padre trabajó en El Laminador, de transportista. Él entró en la Industrial con 16 años, y continuó trabando cuando se formó la cooperativa de obreros, hasta que cerró en 1986. Después trabajó unos años en la fundición de Maximiliano Lozano, hasta que pasó a ser formador en la escuela-taller que rehabilitó el edificio de San Carlos para su conversión en museo, hasta su jubilación.

Comarca: Sierra del Segura
Municipio: Riópar
Provincia: Albacete
Pais: España
Año Nacimiento: 1938
Género: HOMBRE
Entrevistadora: Marta Vera

TRANSCRIPCIÓN EDITADA MÓNICO GARCÍA VALERO

P: Pues, hola Mónico, muchas gracias por venir a contarnos un poquito de la fábrica.

00:06 - CRÉDITO

P: Quería…, bueno vamos a empezar diciendo primero donde naciste y cuando y si nos puedes hablar un poquito de tus orígenes familiares.

00:18 - FAMILIA – INFANCIA

MGV: Bueno, pues yo nací aquí en el pueblo, precisamente en la calle de los Jardines, y cuando tenía 1 año, entonces mis padres se quedaron con la posada, donde tiene Agnelio la tienda de bronce, Agnelio que es mi primo, y ahí he estado pues hasta los 27 años o por ahí, estuvimos que ya nos bajamos a lo que fue la Pensión Central que hicimos en aquella época enfrente del ayuntamiento, y ahí estuve hasta que me casé, y luego ya pues ¡en fin! seguí trabajando aquí por supuesto, yo he trabajado aquí toda la vida, toda la vida laboral, excepto 3 años…, 3 o 4 años que estuve con mi primo Agnelio en su taller de bronce cuando cerró la fábrica, ¿fue en el 83, o por ahí?

01:10 - INDUSTRÍA - FÁBRICAS

P: Hubo un primer cierre el de la Industrial, sí en el 83.

MGV: Sí, me parece que fue en el 83 o por ahí.

P: Y luego…

MGV: Entonces cerró totalmente la fábrica, y yo me quedé cuando terminé los dos años que tenía de paro, entonces pasé a trabajar con mi primo Agnelio, no en mi oficio porque él esta especialidad no la tenía, ellos compraban lo que necesitaban de este material lo compraban porque ellos no tenían esta especialidad. Entonces pues allí estuve hasta que se hizo la Escuela Taller.

01:48 - EDUCACIÓN – ESCUELA - ENSEÑANZA

Luego, hubo una convocatoria para la Escuela Taller, nos presentamos allí 3 me parece y bueno nos hicieron unas preguntas y unas cosas, unas pruebas y me eligieron a mí, y luego pues estuve 2 años aquí en la Escuela Taller con unos chavales, jóvenes, que bueno pues ellos, yo creo que lo que ellos buscaban más o menos era pues cobrar un dinerillo y no estar por ahí sin hacer nada y tal. Pero yo veía que no era con vistas a futuro de este género, porque luego ninguno ha trabajado en esto, ¿comprendes?, entonces pues bueno, había 5 chavalas me parece y ahí estuvimos en ese departamento que hay ahí, dos años que estuvimos ahí. Luego cada uno tomó su giro por ahí de la vida, pero lo que es en el bronce… Óscar me parece que.., no sé si llegó a hacer algo con mi primo Agnelio, Óscar, ¿sabes quién es? no, ahora me parece que está de camarero en los Bronces, sí, este muchacho. Y bueno, pues los demás, ninguno trabajó ya ¿eh?, en esto.

Y luego, cuando terminó la Escuela Taller, ya tenía yo 64 años y en vez de volver  otra vez, porque ya tenía que hablar con mi primo decirle: “mira me queda un año para jubilarme, pues si quieres me vengo aquí otra vez”, yo pensé, porque ya estaba muy cansado también, digo: “me voy a jubilar”, y me jubilé con 64 años y ya pues la rutina normal de la vida, así que…

P: Bueno, pero has estado siempre relacionado con esta industria, con el trabajo metalúrgico y con estas fábricas.

MGV: Sí, sí, sí, sí. Yo lo que he hecho principalmente ha sido esto.

03:35 - INFRAESTRUCTURAS – TRABAJO - OFICIOS


Luego tuve un tiempo que salíamos de aquí, porque ¡claro!, y me gustaba funcionar, me gustaba hacer algo, además hubo una época en que aquí no había ningún electricista en el pueblo, entonces viendo que aquí se ganaba poco realmente, y ya tenías una familia, las cosas..,  bueno empecé antes de casarme con eso. Hice un curso por correspondencia de electricidad y me dediqué un poquito a hacer por ahí chapuzas por el pueblo, porque era el único que hacía algo de eso, además el pueblo necesitaba una persona porque tenían que desplazarse de Hellín, o de Albacete, o de Elche de la Sierra tenían que desplazarse aquí para cualquier trabajo. Entonces pues yo, las cosillas más leves y tal, pues me puse un poco en forma y las fui solucionando y bueno daba un servicio, pero bueno eso era por la tarde después de salir de aquí, pues a ratos, un rato iba a un sitio solucionaba un problema, ¡en fin! cosillas de esas.

P: Pues fíjate que curioso, en uno de los pueblos que ha sido de los primeros en tener luz eléctrica en las calles ¿no?, que luego no hubiera un electricista.  Te tocaría también hacer, a lo mejor, trabajos eléctricos aquí para la fábrica.

MGV: No, aquí los trabajos de la fábrica los hacía José Antonio, lo más normal, ellos eran los que…, él trabajaba en el taller de reparaciones, de mantenimiento de la empresa, entonces pues él también hacía las cosas que… Pero luego la electricidad en la calle pues estuve yo unos años ahí haciendo cosillas de esas, chapuzas más o menos y ¡en fin! lo que salía, así que…

P: Mónico naciste en plena Guerra Civil ¿no?, en el 1938.

MGV: Pues sí, yo nací en el 38, precisamente yo tenía no sé unos meses me parece, y mi padre trabajaba aquí en la fábrica, no en esta, porque esto ya se hizo por los años 50 o por ahí, se hicieron estas naves nuevas. 

Yo entré a trabajar aquí en la fábrica en la Nave de Varetas, entramos 3, aquel mismo día entramos 3 muchachos, yo ya tenía 17 años, los otros eran un poquito más jóvenes y entramos a limar grifos y todo aquello en la polea de Esmeril que se decía, y estaban en una parte las poleas de Esmeril y en la otra parte de atrás estaban las pulidoras donde se pulían los mismos artículos que se fabricaban en grifos. Eso era el taller de grifos, antiguamente hablaban de la Nave de Varetas, yo eso no lo he conocido, yo conocí eso ya trabajando, haciendo los grifos y luego ya, me pasé aquí porque me gustaba, yo veía trabajar en este trabajo lo veía trabajar cuando estaba esta sección ¿dónde está el tanatorio o la sala de vela?

06:44 - INDUSTRIA - FÁBRICAS

P: La sección de repulsado ¿te refieres?

MGV: De repulsado, al entrar por esa puerta grande, se entra y hay como un almacén, a mano izquierda estaban los tornos de repulsar y yo me acuerdo que era pequeño y me cogía a las rejas que estaban así alto y desde allí veía como hacían las piececicas en los tornos estos y me gustaba a mí aquello. Y cuando ya estuve ahí 2 o 3 años, entonces pedí si me podían pasar a esta sección, y me pasaron a esta sección que entonces estaba justo en el portal que ahora es el entrar de la fábrica, ¿esas ventanas que hay en el portal?, nosotros teníamos los tornos delante de las ventanas, ¿sabes?, ahí empecé yo a trabajar en la “repulsé”, a esto le llamábamos “la repulsé”. Esto tiene 2 nombres que yo he conocido: repulsador y entallador. Entallador yo creo que se refiere un poco porque sobre

los moldes de madera o de hierro, pues la plancha, la chapa, porque partimos de un disco plano, entonces se coloca el disco ahí y sobre un molde pues con esas herramientas rústicas, totalmente rústicas porque esto es artesanal cien por cien, entonces se iba intentando remodelar la chapa, irla llevando, irla llevando con la dificultad que tiene, y adaptándola, ¡ah! y entonces por eso creo que le viene el nombre de entallar porque entallar más o menos también hay algo de eso. Entonces repulsador y entallador, esos son los 2 nombres que yo he conocido en este trabajo.

P: Aquí se utilizaba “repulsé” que el nombre en francés ¿verdad?, se decía así “repulsé”

MGV: ¿Francés?, pues no lo sé.

P: En vez de decir repulsado, se decía “la repulsé”

MGV: “La repulsé” sí.

P: Entonces, ¿tú has trabajado con esas máquinas también?

MGV: Sí aquí están los tornos donde nosotros trabajábamos, y bueno en esas otras máquinas eran de troquelaje, ahí cortábamos discos pequeños, porque ¡claro! para hacer los discos en pequeño en la máquina que tenemos que ahora después se podrá ver, donde hacíamos los discos, lo pequeño ahí se hacía muy mal entonces teníamos troqueles, lo primero que era mucho más rápido y segundo pues un golpe y salía el disco y luego esas piezas pequeñicas las hacíamos en esas máquinas los discos.

09:09 - ARTESANÍA

P: Has dicho una cosa importante, dices que esto era artesanal cien por cien. Es verdad que es una industria, pero de alguna manera se ha quedado un poco como fosilizada ¿no?, como una industria una cosa antigua.

MGV: Sí, sí. Bueno ya los orígenes ya los conocemos, bueno los conocemos, los hemos oído, yo no…, entonces pues. Hemos seguido la misma tradición, aunque este trabajo, aunque luego ha evolucionado mucho, porque en el tema de prensas creo que ha habido unos avances.., yo no los he visto, pero sí que veo muchas cosas, muchos artículos que los veo y sé que son de prensas de embutición, entonces no es lo mismo hacer una pieza aquí a base de pulmón, como se suele decir ahí, fuerza y fuerza, porque nosotros nos sujetábamos con un cinturón, que ahí está ahora después lo podemos ver, un cinturón de cuero de ancho como la mano, nos lo poníamos por aquí atrás y cogido al torno,  porque ¡claro! tenías que hacer mucha fuerza y entonces si no te sujetas y no…, como si estás contra la pared ¿eh?, ahí no te puedes ir, entonces, en contra de ese cinturón que nos sujetaba y dándole a la herramienta íbamos haciendo la forma de las piezas. Y luego la embutición, ya te digo, eso ha sido un adelanto muy grande,  en prensas ya especializadas, bien, yo veo muchas cosas, por ponerte un ejemplo, a lo mejor una olla de estas que se vende de acero inoxidable ¿eh?, las ves tan perfectas y todo eso, yo creo que todo eso ya es embutición, unas máquinas especiales que ponen el disco ahí y baja la prensa y va embutiendo la chapa y eso y va haciendo las piezas. Eso ha sido el avance que aquí yo pues… Hacíamos algunas cosas pequeñas, hacíamos algunas cosicas, pero de poca importancia como embutición, así que más o menos es… 

P: Bueno, estamos hablando ya directamente del trabajo en la fábrica, luego vamos a volver otra vez a tu infancia que queremos ver un poquito por allí, pero ya que estás hablando de todo esto sí que.., ¿crees que una de las causas del cierre de la industria fue, a lo mejor, el no haber podido estar a la última digamos en tecnología?

11:20 - INDUSTRIA - FÁBRICAS

MGV:  Pues, yo que sé, puede ser, porque.., bueno, la industria sabemos que ha evolucionado muchísimo ¿eh?, y aquí pues se ha seguido prácticamente… Algunas cosas sí han evolucionado también aquí, pero ¡claro!, para una empresa de esta envergadura, la cantidad de artículos que aquí se fabricaban, para remodelar todo eso y ponerlo al día con la evolución de la industria, hubiera hecho falta una inversión muy grande y ¡claro! pues yo creo que la empresa no era tan rentable como para hacer grandes inversiones. Hicieron cosas por ahí, aquí no porque aquí francamente, ya te digo, era todo… Sí que se trajo un torno que hay ahí, que no se ve, está ahí atrás, y ese torno sí que lo trajimos de Barcelona, ese torno es automático, entonces lo que pasa que para este trabajo yo no lo veía totalmente completo, sí que se sacaban las piezas de disco ¿eh?, porque había un cono y en ese cono se ponía el disco y se hacía el primer cono que es lo que más cuesta, sacar la pieza de disco cuando empiezas de plano, pues eso te cuesta mucho, luego cuando ya va tomando la forma pues ya la vas bajando, luego también cuando se saca de disco y se le dan unas pasadas, se endurece el latón se templa, la palabra técnica es templar, se templa la chapa, entonces hay que llevarla al horno recocer que se llama, la metíamos en el fuego, se recocía y se ponía blanda otra vez, que el recocido es ablandar eso, entonces volvíamos a darle otra operación, cuando se ponía dura otra vez templarla, otra operación, o sea que esto es…, eso lo bonito es ver cómo se hace eso, bonito es verlo trabajarlo ¿eh?

P: Porque con esto por ejemplo, ¿cuánto tiempo se tardaba en hacer un brasero?

MGV: Hombre un brasero…, pues mira te voy a decir una cosa muy curiosa. Anoche, anoche especialmente porque yo cuando estaba aquí, pues me gustaba de.., además teníamos.., luego trabajábamos también con tiempos controlados ¿eh?, había un controlador y nos controlaba un poco los tiempos, y a mí me gustaba saber lo que yo tardaba en hacer las piezas, y luego hubo una época en que se trabajaba a destajo, le decían, nos daban, pues para hacer tantas piezas de este tipo y nos pagaban un dinero, eso lo hacíamos, bueno, dentro de la hora de trabajo se hacía y luego después de la hora de trabajo también se hacía ese destajo ¿eh?, entonces te pagaban un tanto por pieza, y a mí me gustaba de anotar el tiempo que yo tardaba para saber, porque ¡claro! yo además como ya últimamente era el encargado, y me gustaba saber lo que se tardaba en hacer una pieza, era una curiosidad.
Y precisamente ahora, yo tenía una cantidad de notas en una caja y quitando cosas de casa ya porque mis hijos dicen: “mira, “tienes que ir tirando cosas y quitando cosas del medio porque tú ná más que guardar y guardar (entre risas)”, y anoche estuve rompiendo muchos papelitos de esos, tenía mi nota: “por hacer esta pieza tanto tiempo, por hacer esta pieza…”

15:00 -  TRABAJO – ECONOMÍA - PARO

Tengo que decir que cuando cerró la empresa, nos quedábamos aquí ya sin nada, sobre todo las personas mayores, yo tendría 56 o 58 años, 56 años, por ahí, una media de 55 para arriba, y ¡claro! te quedas en la calle y dices: “yo que hago aquí ahora” ¿eh?, 3 hijos que tenía ya, ya tenía 5 quinquenios, me parece que eran 5 quinquenios de antigüedad, que suponía un 40% en el sueldo, aquello se perdió todo cuando se hizo el cambio, que ¡por cierto!, se ha escrito mucho de la fábrica, pero no he llegado a conocer que hayan escrito, como yo digo, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento ¿eh?, del Nuevo Testamento yo no sé si han escrito que yo creo que no, también hubiera sido curioso conocer un poco todos esos movimientos que hubo en la empresa, también habría sido bonito conocerlo.

Sabes que la empresa la vendieron, se la quedó aquel tal Max Muller un señor que vino, no sé si estaba en Madrid o.., bueno y se quedó con la empresa que fue cuando toda la revolución que hubo y entonces pues por las razones que fuera que yo no sé si es que no era lo rentable que tenía que ser o por lo que se dice que estaba bastante anticuada una gran parte de ella. Entonces este señor ya fue el que formó la revolución aquella, entonces nos quedamos en la calle, íbamos a ir a la calle pero hicieron un arreglo para hacer una sociedad anónima laboral, la sociedad laboral famosa que ha estado funcionando y todavía existirá. Entonces pues cuando se cerró la primera vez después de ya la sociedad laboral, estuvimos unos años con aquella sociedad laboral que aquello pues no funcionó como es debido, porque es muy difícil, muy difícil ¿sabes?, todas estas cosas llevan mucho trajín, dinero por medio y cosas, total que en el 83 o por ahí más o menos cerró.

P: En el 86 fue el cierre definitivo.

MGV: Entonces nos mandaron que se tuvo que hacer cargo entonces FOGASA, no sé si te acuerdas de eso, FOGASA nos indemnizaron. Como yo te decía antes, yo perdí bastante porque tenía mucha antigüedad y todo aquello pues ya no…

Cuando este señor se quedó con la empresa pues ya se perdieron la antigüedad y todas aquellas cosas porque eso ya era otra forma de funcionar, y luego ya fue cuando FOGASA se hizo cargo de todo esto que ha estado en su poder hasta que parece ser que ya lo han pasado, no sé de qué forma lo han hecho, al ayuntamiento y todas estas cosas.

P: Lo que es este edificio sí, lo ha comprado el ayuntamiento que lo compraremos durante muchos años, pero hay gran parte que todavía sigue siendo del Fondo de Garantía Salarial.

MGV: ¿Todavía?

P: Sí.

MGV: ¿Lo que era todo el complejo industrial?

P: Claro.

MGV: Era se quedó… que será lo que tiene FOGASA, luego aparte había otras cosas por ahí que eran ajenas a la empresa, dueños la empresa, la empresa eran dueños de todo eso pero bueno, más o menos las tierras y las cosas. Yo creo que al final se quedó lo que era el complejo industrial que es lo que FOGASA se hizo cargo.

¡En fin! y luego pues ya se cerró, yo pensaba digo: “como me quedo que es …”, ya me he ido trasladando.

Me veía en la calle, una familia, y digo: “¿qué hago yo ahora?, ¿a dónde me voy?” Y entonces pensé en que mi solución sería pues comprarme un torno e intentar yo de trabajar por mi cuenta, que por esa razón pues a mí me gustaba tener los datos que podía recoger de estas piezas cómo eran, lo que se tardaba en hacer, ¡en fin! para tener un conocimiento y luego si vas a hacer algo, pues tienes que saber algo de por dónde van las cosas, pero luego pues como ya entré con mis primos Agnelio y Pedro pues aquello ya lo eliminé, la idea, porque no era fácil ¿sabes?, yo en mi casa donde tengo mi casa, ¿sabes dónde está?, en la parte de atrás compré un trozo de una parcela, hice la altura allí para intentar ponerme allí mi taller para mí, para poder hacer algo porque la cosa estaba sería, y digo: “pues nada”. Y luego no fue necesario porque ya mis primos, hablé con ellos y me dijeron: “no te preocupes tú te vienes aquí con nosotros y ya está”  y me fui ahí y estuve 3 o 4 años.

20:05 -  EDUCACIÓN – ESCUELA - ENSEÑANZA

Entonces apareció lo de la Escuela Taller, que sabes que ciertos pueblos hacían cosas de estas y para enseñar a los chavales a hacer algo, a conocer el trabajo del bronce, porque en realidad era más que nada, a mi parecer, que supieran como se trabaja el bronce en sus diferentes facetas que tiene, porque es que aquí hay muchas facetas, muchos puestos de trabajo diferentes. Entonces pues yo por suerte, por los años que he tenido aquí, pues he trabajado un poco en todas partes he estado. Ha habido veces que aquí no había mucha faena y entonces a lo mejor me han puesto en un torno de esos de grifos ¿eh?, y también he estado ahí. He estado en el pulido, saber lo que es pulimentar una pieza. Aquí donde teníamos el montaje, este era el banco de montaje de lo que nosotros fabricábamos, entonces pues también conocía bastante esto, o sea, que tenía un conocimiento general de todo lo que era la fabricación del bronce.

Entonces cuando nos presentamos, los otros chavales también pero eran más jóvenes que yo y no tenían la escuela que yo había tenido, total que me eligieron a mí, y entonces pues había 5 chavalas me parece, 5 chavales, 10 y ahí estuvimos 2 años, ahí mismo donde están las cristaleras esas y yo les enseñaba ahí pues como se pulía una pieza, como se limaba una pieza, como se cincelaba una pieza un poco, yo no llegué a cincelar aquí pero sí que lo sabía, incluso les tuve yo que hacer las herramientas para cincelar ¿sabes?, que yo eso no tenía ni idea y les tuve que hacer las herramientas a los chavales, compramos unas barricas de acero ¿eh? son unas herramienticas pequeñicas así, había que hacerles en la punta pues unas cosicas para marcar el pelo de algunas piezas y tal ¡en fin! y le hice para que ellos supieran, ya te digo, más que nada el conocimiento de cómo era todo el proceso de fabricar una pieza de bronce.

Aquí les gustaba venir aquí a ver esto y un día, los traje que las chavalas decían: “yo me quiero poner ahí”, porque hay que ponerse una chapa de hierro, que por ahí habrá alguna, una chapa de relleno en el pecho, decía: “pero nena tú cómo te vas a poner esto para hacer fuerza”, y les gustaba y dice: “sí, yo me pongo a hacer” tal… y alguna: “bueno, prueba”, no hicieron nada porque esto lleva un aprendizaje largo, esto no es como si dices: “ponte en esta máquina, tú le pisas al pedal y baja la máquina y te hace lo que tú quieres”, no esto hay que, como se dice en términos vulgares, hay que mamarlo ¿eh?, tienes que empezar por discos pequeñicos, un disco pequeñico de estos para darle la forma ¿eh?

MGV: Hacíamos unas piezas que le llamábamos borlas, aquello se hacían dos piececicas, era una cosica así de pequeña, en dos piezas, dentro iba trocico de plomo o hierro fundido porque tenían que pesar un poco, eso era lo que se ponía en las cortinas de las casas, el remate que se pone abajo que pesa para lo que es el cordón de… ¿eh?, aquello es lo que se llamaban borlas y empezábamos con aquellos discos chiquitines para ir tomándole el tacto a la herramienta y ¡en fin! acoplándote a…, y se empezaba así. Luego te iban dando discos un poquito más grandes, un poquito más grandes hasta luego ya lo grandes que eran discos así de grandes para hacer los braseros, las cubiertas de braseros de esas que hay ahí, ¿eh? y bueno la cantidad de cosas, porque aquí teníamos un catálogo de piezas que es una pena ¿eh?, que todo se ha perdido.

¿Qué pasa?, pues que todo eso se iba quedando obsoleto ¿eh?, se avanzaba mucho por ahí en otros sitios, como digo, por prensas y cosas, nuevos métodos de trabajo y aquí pues seguíamos un poco…, aunque esto tiene pocas modificaciones porque esto es todo muy manual, excepto luego el avance que hubo en las prensas que eso ya pues dio muchos resultados en otra serie de cosas.

P: Es que voy pensando, no te quiero cortar tampoco.

MGV: Tú pregúntame lo que quieras porque yo me enrollo y estoy contando cosas…

24:24 -  MUJER - TRABAJO

P: pero sí, me has hecho recordar, me dices de estas chicas que les gustaba mucho ponerse…, pero había… ¿alguna vez trabajó alguna mujer en la sección de repulsado?

MGV: No, nunca, que yo haya conocido nunca, no porque por el tema del pecho eso era.., aunque no nos cogía totalmente el pecho, pero nos cogía el vientre y un poco parte del pecho, entonces ese trabajo para una mujer no era el adecuado.

P: No es apropiado, pero creo recordar que había una mujer que decía que ella no tenía pecho y que decía: “y yo, ¿por qué no voy a poder ir al repulsado?

MGV: ¡Ah! pues eso no lo he conocido yo.

P: ¿No te suena? Me suena esa historia pero no sé quién es.

MGV: No lo he conocido yo eso. Aquí ya te digo, siempre que yo…, desde que yo entré mujeres, mujeres, o sea mujeres, hombres.

P: En otras secciones sí.

MGV: Sí, en otras secciones… Estaba la sección de limar los grifos que era lo que se limaba mucho porque se fabricaban muchos grifos, ahí es donde más era, el limado de esmeril que se llama unas poleas, unas poleas que son de fieltro, esas poleas ya venían, las compraban hechas, el círculo y se colocaba en unos motorcicos, que llevaba uno en cada lado y luego había unos polvos que le llamaban esmeril, entonces a ese disco, a esa polea le daban cola de carpintero con una brocha, siempre había un cacharro con la cola aquella caliente entonces con una brocha le daban a todo lo que es el contorno de la polea y luego había un recipiente así de chapa lleno de polvo de aquel de esmeril, le iban dando así y se iba pegando todo el esmeril y eso eran las poleas de esmeril para limar, eso ha sido aquí toda la vida desde que yo lo he conocido porque era muy útil para trabajar.

Ahí precisamente en la entrada, en ese lado, en esta nave, donde están.., aquí a la derecha al salir, ahí había unos departamentos que entonces, la verdad, es que era penoso ver, había unos departamentos que eran como esto más o menos, un tabiquico así de una altura de un metro y medio o por ahí, aquí otro igual y aquí había un torno de esos y había 2 mujeres, normalmente ahí trabajaban más que nada las mujeres.

P: Y ¿por qué dices que pena?   

MGV: ¿Eh?

P: ¿Por qué tú dices ¡ay! que te da pena acordarte?

MGV: Pena porque en aquellos tiempos aquí tampoco había muchos adelantos en la aspiración del polvo, porque ahí se tragaba un polvo que le llamábamos cardenillo, le llamábamos en el término vulgar, era... aquellos se ponía…

Me acuerdo de una mujer que tenía el pelo verde  del polvo que se le iba acumulando, estaban trabajando ahí y eso tirando el polvo y ese polvo que suelta el metal pues ese polvo pues estaba todo…, no había aspiración en aquel tiempo, luego después ya pusieron aspiraciones fue modificándose un poco y ya estaba un poco más.., en el pulido igual en principio tampoco había aspiraciones y luego ya lo…, donde está el pulido últimamente ahí pusieron abajo un aspirador grande y de ahí cogía todo lo que va desprendiendo, porque todo eso es tóxico, eso es tóxico, entonces pues por eso te digo que me daba pena de lo que tragaban de polvo ahí las personas que había, mujeres sobre todo, porque…

27:56 -   EMPRESA – TRABAJO - OFICIO

Esta empresa yo siempre he dicho y lo he pensado que era una empresa como familiar se puede decir, que quizá por eso a lo mejor no haya prosperado como o progresado como.., porque a lo mejor no había la rentabilidad que tenía que haber, pero ¿qué pasa? que aquí entraban los padres, luego entraban los hijos e incluso nietos y abuelos se habrán juntado aquí ¿eh?, porque esto era la vida del pueblo, todo el mundo la aspiración que tenía era entrar al taller, entrar a la fábrica a trabajar,  porque aquí agricultura en este pueblo es pobre en agricultura, entonces por dos razones: una porque no había otro sitio donde trabajar prácticamente y otra porque se aprendía un oficio, porque la verdad es que el oficio que se aprendía aquí que ya venía desde los orígenes de la empresa, cuando en las ciudades estas importantes como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, todos estos sitios, cuando este tipo de industria se desarrolló en España,

29:11 -  EMIGRACIÓN

pues los que se iban de aquí de esta empresa a trabajar a Madrid o Barcelona o tal, les llamaban “sanjuaneros” entonces aquella gente llegaba y decía de donde venía y tal y enseguida encontraban trabajo porque sabían trabajar, como te decía antes porque todo el mundo veíamos un poco como se trabaja aquí, como se trabaja allí y luego cada uno en su especialidad pues era especialista ¡claro! y entonces tenían fácil encontrar el trabajo.

P: Se les reconocía a los “sanjuaneros” claro.  Pero y ¿la formación como era?

29:49 -  TRABAJO - OFICIO

MGV: La formación que teníamos aquí es que entrábamos de aprendices. Aquí entraban muchos chavales en aquel tiempo entraban con 14 años, la edad de entrar a trabajar era de 14 años. El padre que tenía un hijo quería que entrara, hablaba con el director y le decía: “mira a ver si mi hijo me lo colocas y tal y cual” y entonces entraban los chiquillos, y más que nada empezaban por ir a por agua a la fuente con un botijo: “nene ve y tráete un botijo de agua”, porque entonces no había agua aquí: “tráete un botijo de agua” se traía el botijo de agua, cuando se consumía: “nene ve otra vez a por …” y luego al estanco a por tabaco ¿eh? se juntaban: “a ver, ¿quién quiere tabaco?”, “pues mira tráeme a mí un paquete de…” un cuarterón de aquellos que ustedes.., usted a lo mejor los conoció no sé, cuarterón que le llamaban a aquello y cajetillas de aquellas de, ya no me acuerdo de otras cajetillas… y los Ideales, aquel tabaco que funcionaba en la época nuestra ¿eh? e iba el chiquillo pues: “dame pá este”, le daban sus perricas y el chaval iba pues: “dame un paquete de esto” o a veces lo tenían que apuntar, y estaban.., los chiquillos así, y luego en el tiempo en que no hacían estas cosas pues barrían hasta que ya iban.., lo ponían algún ratico: “nene mira ponte aquí ves haciendo esto” o “ve y tráeme esto” y así estaban, aprendices, e iban viendo como trabajaban los mayores y luego ya los iban pasando a que hicieran alguna cosica y así se iban formando, se iban formando hasta que ya, tenían… Yo entré de aprendiz también, y luego venía la especialidad, de especialista, luego ya pasabas.., aprendiz estabas 3 o 4 años y luego te hacían especialista, luego después oficial de tercera, de segunda, de primera y luego ya estábamos los encargados. Yo fui encargado ya cuando.., no sé qué edad tenía yo ya cuando se fue el encargado que había aquí se fue a Barcelona, no este se fue a Madrid, a Madrid y entonces pues había que poner otro, de los que había aquí pues yo era más o menos el que ellos consideraban que por lo que fuera, que le gustara que yo me dedicara a esto a atender la sección y entonces pues me pusieron de encargado a mí y ahí ya eso el tiempo yo no sé qué edad tendría yo. Bueno pero eso era solamente uno en cada sección: estaba la sección de la lima que le decíamos, que era artesanía de la lima, luego estaba la sección de grifos, luego estaba la sección de repulsado, estaba la sección de pulido, estaba la sección de cubiertos, o sea, que había diferentes secciones y cada sección tenía su encargado. Yo era encargado pero yo trabajaba en el torno, o sea, no es que..., porque aquí habíamos 3, 3 o 4 llegamos a haber cuando yo empecé de encargado, estábamos yo que era el mayor y otros 2 o 3 más jóvenes que fueron aprendiendo aquí, luego se fueron y al final quedamos, Silverio y yo quedamos solamente de repulsadores, yo era encargado y él era oficial.

Luego los que estaban aquí en el banco de montaje, que se hacían esa serie de piezas que se hacían que no solamente era hacerlo en el torno, sino que luego había que hacerles otras fases aquí también.

33:28 -  TRABAJO – CONFLICTO LABORAL

P: Cuéntame un poco las relaciones entre los compañeros cuando trabajabais o de lo que te acuerdes desde joven.     

MGV: La relación entre los compañeros generalmente era buena, pero como en todas partes ocurre, pues siempre surgen cosicas y tal, entonces pues de eso nadie se puede librar ¿eh?, por circunstancias de la vida pues surgían ciertos encuentros, y bueno, pero eso yo creo que ocurre en todos los sitios, por desgracia.

34:05 -  OCIO Y TIEMPO LIBRE

P: Y después en el tiempo libre, ¿qué hacíais después? cuando no estabais trabajando en la fábrica.

MGV: Pues nada. Bueno había.., cada uno se dedicaba a lo que quería, al salir de aquí había mucha gente que o no le gustaba, o no tenía mucho donde hacer o tal y entonces pues bueno, salían de aquí, echaban sus 8 horas y salían y a pasearse y había otras personas que tenían otras aspiraciones e incluso otras necesidades superiores a otros. Había quien con el sueldo que ganaba pues mejor o peor se apañaban en su casa ¿comprendes?, pero había otros que a lo mejor tenían más familia o tenían más aspiración a progresar lo que fuera y entonces pues se dedicaban a hacer algunas cosas. Yo mismo, como te he dicho antes, yo veía que tenía 3 hijos y aproveché aquel momento, es decir, pues aquí no hay electricista.

35:05 -  INFRAESTRUCTURAS – CENTRALES  ENERGÉTICAS

Había un electricista aquí dentro de la fábrica que en realidad no es que supiera mucho de electricidad sino que se dedicaba a atender las centrales ¿eh?, las centrales de la luz que alimentaban… Bueno luego, últimamente, ya nos pusieron.., vino la Hidroeléctrica que fue cuando este taller, estos talleres se electrificaron todo, todos los tornos tenían su motor eléctrico, que aquello si se hubiera hecho mucho antes pues hubiera sido mucho mejor, pero bueno, en principio y no era poco que teníamos unas centrales, propiedad de la empresa , se aprovechaban los saltos de agua porque últimamente, bueno cuando se hizo la balsa grande ¡fíjate!, entonces estaba aquí don Leopoldo, tú habrás oído hablar de aquel fue…

P: No lo conocí, pero…

MGV: …un señor que vino aquí también aquí a la dirección y este hombre pues estando él aquí fue cuando se hizo la balsa grande porque él es que creo que era perito electricista, me parece recordar algo de eso.

Entonces pues entre la dirección que había porque el director principal era don Luis, que fue el que estuvo tantos años, el que vino aquí yo creo que después de la guerra, fue el ingeniero que trajeron aquí y él ha estado aquí muchísimos años. Luego vino don Leopoldo estuvo aquí también algún tiempo, luego después vino, bueno ya cuando don José Mª Nubials entonces don Luis… yo creo que ya estaba Jorge, ya estuvo Jorge que estuvieron los 2 aquí más o menos, pero que cuando vino don Leopoldo fue cuando se electrificó todo esto porque él era perito electricista y ¡claro!, la necesidad que había, porque teníamos las centrales, la del Barranco, la de Varetas otra que había ahí 2, esta de San Carlos 3, la de cubiertos 4.

P: Y la del Gollizo.

MGV: Y la del Gollizo 5, sí. La del Gollizo que es la primera, que es cuando vino el agua de la Toma del Agua que venía desde donde viene el agua y entonces movía esa central un poquito y esa central es la que alimentaba parte del pueblo y parte.., y bueno la dirección, la casa de la dirección, esa estaba toda la noche andando que el electricista que había que era Miguel Pinilla el viejo, ese hombre…, por eso te digo que él estuvo encargándose un poco de que la centrales funcionaran. Luego después de este hombre vino Arturo Segura, a él sí lo conociste.

P: Sí, ya murió hace unos años…

MGV: El padre de Juan.

P: El padre de Juan.

MGV: Sí. Él es el que estuvo a cargo de las centrales, y nos alimentábamos siempre de la corriente que se generaba aquí propia de la empresa.

P: En nuestras casas.

MGV: Pero aquello nos faltaba suministro, nos faltaba.
Luego ya después vino la Hidroeléctrica y entonces ya pues…

P: Bastante tarde, ¿verdad?

MGV: Sí, bastante tarde. Hubo una época en que la iban a traer, que no me acuerdo aquello, ¡fíjate!, que me suena que hasta todos los conductores eléctricos que se iba a poner para electrificar el pueblo y no sé qué pasaría entonces porque la iban a traer entonces sería “La Sevillana” desde Villaverde a aquí iban a traer la línea, me suena aquello y luego no sé qué pasaría que se quedó el cable ahí ¿eh?, y no se montó de ahí. Después vino la Hidroeléctrica, y la Hidroeléctrica fue la que nos alimentaba ya todo el pueblo, la fábrica y todo. 

38:53 -  OCIO Y TIEMPO LIBRE – MÚSICA

P: Yo te preguntaba lo del tiempo libre también pensando un poco en tu faceta de músico,  ¿cómo aprendiste?

MGV: Bueno (risas) eso es otra de las facetas que había aquí. Al pasar la guerra, pues vino aquí un maestro de música que venía de Madrid, un hombre “El abuelo Pepe” que habrás oído hablar del “Abuelo Pepe”, era un señor que era muy buen músico y entonces pues con los directores que había entonces que ya estaría don Luis seguramente, sí don Luis, pues formaron la rondalla y formaron la banda. Este hombre era un músico muy bueno y además era incansable para trabajar, tenía la academia que teníamos para aprender donde está el Arco, al mismo entrar en el Arco a mano izquierda había un local grande ahí, que era la sala de la academia y luego había otro local adyacente junto con el que era el teatro, yo no sé si tú habrás oído hablar, teníamos nuestro teatro ¿eh? y ahí pues la gente del pueblo hacían sus funciones, las cosas de entonces de aquella época de los 45 y 50 y todo aquello.         

P: Pero era todo de la Industrial.

MGV: Todo, aquello… Yo tengo el contrato, cuando se formó la orquesta, la rondalla nuestra, tengo el contrato que hizo el “Abuelo José” que se llamaba, “Pepe el músico”, “Pepe el músico” el contrato que hizo con la empresa que era, no sé si era don Luis era el presidente, don Luis Corugedo que era uno de los socios de los propietarios don Luis Corugedo y uno de los músicos que era Amores me parece, era el…, no sé qué cargo tenía también y el maestro, que era maestro, tengo el contrato que se hizo entonces de cuando se formó “La Orquestina Metalúrgica” que la llamaban.

P: “La Orquestina Metalúrgica de San Juan de Alcaraz”. Qué montón de cosas, me da pena que tenemos que ir cerrando un poco, pero es que quedan tantas cosas por decir, porque encima que te acuerdas.

MGV: Esto si decimos de hablar de todas las cosas de aquí…

41:09 -  TRABAJO - PARO

P: ¡Claro! porque… Y después del cierre, ¡claro!, me decía, algunos pudisteis colocaros digamos en… cercanos al trabajo con lo metalúrgico, pero ¿qué es lo que hizo la gente?, ¿cómo viviste esos años del cierre de la industria?, ¿cómo era en general para el pueblo?

MGV: No, pues bueno, el cierre de la industria pues cerró, nos quedamos en la calle, una indemnización mísera que nos dieron, que fue a través de FOGASA, porque la empresa no tenía fondos, que es el problema que ha tenido esta empresa, la liquidez ha sido pobre siempre, no sé las razones, no sé las razones porque modificar esto hubiera necesitado mucho dinero ¿comprendes?
Los dueños que eran don Luis Corugedo, don Pantaleón y don Silverio, los 3 dueños que creo que esto lo compraron en alguna subasta o… algo me suena pero en realidad no lo sé, en realidad no lo sé, por eso te digo que el Nuevo Testamento no tenemos conocimiento nada más que las vivencias que hemos tenido aquí, lo demás ya pues no sé…
Jorge sí sabe mucho, Jorge ha sido el que ha estado arriba en la dirección entonces pues él tiene que tener una serie de conocimientos y posiblemente de documentos porque todo pasaba por sus manos, como era director también, entonces tiene que tener, creo yo, muchos documentos guardados porque esto es una historia, la verdad es una historia de alguna manera apasionante, por la trayectoria que tiene desde 1773, se han escrito varios libros, como sabes, entonces pues y mira pues poco ha ido en detrimento, poco a poco, se cerró en aquella época y aquí se quedó cerrado.

42:57 -  INDUSTRIA – FÁBRICAS - PERSONAJES

Luego creo que de Castilla La Mancha pusieron una inyección de dinero, esto lo sabrás tú bastante mejor que yo, porque yo no… y entonces pues eligieron un número de personal de todos los que había fuera, no sé si porque eran más jóvenes, o por lo que fuera,  por las razones que fueran y por otras cosas.

P: Sí, razones políticas o…

MGV: Las políticas, las cosas… Pues eligieron un número de personas, y luego creo que en lo que era la dirección, pues no acertaron, aunque a lo mejor lo supieran  pero no acertaron porque pusieron al frente de la dirección de la empresa unas personas que no eran los más idóneos para eso ¿comprendes?, porque sí que estaban los especialistas que eran los que trabajaban pero luego al frente de eso pues había un muchacho que me parece que era, yo no sé el cargo que tenía aquí, no sé si tú…, era un muchacho que trabajaba en la oficina y estaba por aquí al cargo de algo de esto. Luego trajeron un director, ese director pues esto yo creo que no lo conocía, era ingeniero creo, pero ese ingeniero pues a lo mejor esta rama pues no la conocía bien, total...

P: ¿Max dices? Muller.

MGV: No, Max no. Max fue el dueño, fue como…

P: ¡Ah! dices después, después de esto, ¡ah! vale. Max se dedicaba a hacer chorizos en una empresa de cárnica, de cerdos.

MGV: ¿De?

P: Antes de meterse aquí, él trabajaba en una fábrica de cerdos, tenía una fábrica de embutidos.

MGV: No lo sé. ¿De embutidos?

P: Sí.

MGV: Bueno, él, ellos, su padre y él, creo que vivían en Hellín ¿eh?, Max Muller y su padre que era algo del ejército, a lo que se dedicaban no lo sé.

Vino aquí en principio y compró por ahí unas tierras ¿lo sabes?, compró unas tierras, luego no sé porque razón pues se metió con esto, no sé si es porque lo pusieron en venta, no sé, no sé porque, total que él compró esto, ahí hubo una serie de circunstancias que yo no me llegué a enterar, un poco tenebroso aquello, este hombre no…, pero luego era un hombre muy activo ¿sabes?, muy activo y muy luchador, porque los viajes que se pegaba de Madrid a aquí y de aquí a Madrid, pues no veas ¿sabes?, venía, pasaba la noche aquí a lo mejor, incluso me dijeron que alguna noche dormía en la oficina ¡claro! porque tendría que mirar ahí y tal, y a otro día coger su coche y para Madrid. Que me acuerdo que una de las veces que se fue, ahí más acá de Hellín tuvo un accidente yo no sé si es que se dormiría el hombre o algo y se salió de la carretera, era muy activo ¿sabes?, muy negociante, muy… ¡en fin! un hombre, pero por las razones que fuera pues esto, no lo sé, esto fue poco a poco para atrás.

Como pasó con Juan Jorge Graubner. Aquel hombre, según he cogido de algún libro, pues esto fue cuando empezó aquí esto venga y venga y luego fue pá atrás, pá atrás, pá atrás, con Alcaraz los problemas que tenía, con las cosas y tal hasta que.., yo ya el final no lo he leído, se quedó en lo que se quedó y ya toda esa historia ya, después de Jorge Graubner ya la historia que vino detrás no lo sé, no la he leído, posiblemente…bueno porque tengo varios libros en mi casa, he leído un trozo de uno, luego me pongo con otro, pero bueno...,

P: Pues yo creo que con esto ya hemos terminado. Mónico muchas gracias en nombre del Instituto de Estudios Albacetenses y de la Asociación de Amigos de las Reales Fábricas, por tu testimonio.

MGV: Pues nada yo…, como digo yo, aportar cosas importantes no puedo, simplemente por las vivencias que hemos tenido aquí. Ha sido una lástima que esto podía ser..., ha sido el espejo de España en metalurgia y mira donde ha quedado, en museo, que el museo precisamente lo hicimos nosotros cuando terminamos la Escuela Taller, organizamos un poco el museo.

P: Pues de eso se trata ahora, de poder contarlo a los demás, de toda la importancia que esto tiene de la mejor de las maneras.

MGV: Yo por lo que te digo, mis vivencias y ya está. Mi vida trabajando aquí, toda mi vida. Entré con 17 años, me fui con 50 y alguno, cuando cerró esa vez y ya pues aquí hemos estado.

     
                 Duración del vídeo: 00:47:23

Bookmark and Share

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás

 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosCEDOBIProyectosNormasContactoEnlaces | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación