José María López Ariza

Cargando...

Contribuyó a la transformación de esta ciudad desde su cargo de concejal de cultura en el primer Ayuntamiento de Albacete elegido democráticamente y también como diputado provincial, impulsando la creación de la Universidad Popular, el Taller Escuela Municipal de Teatro, Las Bibliotecas Municipales, las Escuelas Infantiles y un largo etcétera, en una ciudad y en unos años en los que había mucho por hacer. Militó desde muy joven en el Partido Comunista sufriendo la represión de la dictadura franquista y participó en la formación de Izquierda Unida en tiempos de democracia. Su profesión, profesor de secundaria durante cuarenta años ; su pasión, el teatro, en el que ha participado toda su vida como actor y más tarde como director y promotor de la compañía “Cachivaches”.

Fecha de entrevista: 10/06/2021

Comarca: Llanos de Albacete
Municipio: Albacete
Provincia: Albacete
Pais: España
Año Nacimiento: 1952
Género: HOMBRE
Entrevistador/a: Ana Fe Serra

P: Buenas tardes, José María.

LA: Buenas tardes.

P: Muchísimas gracias por prestar tu testimonio al Archivo de la Palabra, del Instituto de Estudios Albacetenses.

LA: Un placer, un placer.

P: Vamos a hablar aquí esta tarde un ratico de tu vida, y a ver que nos cuentes, unas cuantas cosas. Preséntate ante la cámara por favor, cuéntanos: ¿cuándo naciste?, ¿dónde?, un poquito de tu infancia.

INFANCIA – EDUCACIÓN:        LA: Yo me llamo José María López Ariza. Nací el 8 de diciembre del año 1952, y nací en la calle Santa Quiteria en el nº 3, porque entonces se nacía en las casas en aquella época, en la casa de mis padres que ¡en fin!, que todavía se conserva y ahora vive mi hermano en ella. 

Hice… La escuela primaria, la hice en el colegio Cervantes, que en aquel momento se debía de llamar también Cervantes, pero en el barrio le llamábamos La Santa, por aquello de la Santa Quiteria, porque es que, donde ahora está el colegio, antes estaba la ermita de Santa Quiteria, por eso se llama la calle Santa Quiteria, en el mismo local, y en el barrio pues la tradición era La Santa, ni siquiera la Santa Quiteria, sino La Santa, allí.

Después, fui al instituto, el único que había que es el, el actual número 1, allí hice el Bachiller que entonces se llamaba Elemental, porque cuando terminamos cuarto y hacíamos la Revalida, el Bachiller que se llamaba Superior, ya lo hicimos en el Instituto Tomás Navarro Tomás, que entonces se llamó “Masculino” porque como solamente había dos: el “Femenino” y el “Masculino”. Hasta cuarto el instituto era mixto, aunque no nos juntábamos los chicos con las chicas, porque unos íbamos por la mañana y las chicas por la tarde o viceversa (sonriendo), y ya cuando se hace el otro instituto pues todos chicos nos vamos al, al instituto que ahora se llama “Tomás Navarro Tomás” en el campo de fútbol. Allí hago el bachiller, y después del bachiller pues me voy a la universidad, la de Murcia era la que nos tocaba a los de Albacete y allí…, y allí me fui. Bueno, ese es un pequeño resumen de mi juventud.

JUVENTUD - TEATRO:   

En aquella época, ya empecé a hacer teatro que ha sido una de mis pasiones. En el instituto que es donde muchos jóvenes empiezan a hacer teatro, con un profesor de Lengua y Literatura que fue director, que se llamaba Templado, García Templado, que creo que todavía vive, porque algún compañero me ha hablado de él, de que, de que lo ha visto.

Allí empecé a hacer teatro, conocí a los primeros autores que luego serían muy famosos, pero que en aquella época no los conocía casi nadie, a través de este profesor. Estoy hablando de Harold Pinter, que luego sería premio Nobel, de Samuel Beckett que también luego sería premio Nobel, de Bertolt Brecht que era un autor prohibido por el franquismo, y empecé a hacer teatro como digo en el instituto, tenía un salón de actos estupendo, recién inaugurado, y era un teatro estupendo el que había en ese instituto, y también, como aquello me gustó, pues también en un grupo artístico que creó Juan Pedro de Aguilar que era el codirector de Radio Popular, Juan Pedro de Aguilar que luego también estuvo en la escuela de Arte Dramático. Y con él, también empecé a hacer teatro, en, en mi época de bachiller, los dos últimos años, no recuerdo bien. Pero bueno, ahí hicimos algunas cosas interesantes que, tengo todavía algún programa de mano en la Casa de la Cultura de ciclos de teatro.

JUVENTUD - UNIVERSIDAD: 

P: Y te vas a Murcia.

LA: A Murcia.

P: A estudiar…, ¿qué carrera?

LA: Me voy a Murcia a estudiar en un principio Ciencias en general, porque el, el…, el primer curso era común, llamaban el “Selectivo”.

P: Porque en Albacete, ¿qué se estudiaba entonces?

LA: Magisterio solo, no sé si Enfermería, pero solo Magisterio, y, ¡va!, no me lo planteé estudiar Magisterio, quería hacer una carrera larga de ciencias, yo pensaba más hacer Física, pero el primer año era obligado en Murcia y luego ya…. Pero como en Murcia no había Físicas que había solo Químicas, pues ya me quedé en Murcia porque allí me ambienté bien, nada más llegar, como ya venía de la experiencia del teatro aquí en, en, en el instituto y en Radio Popular, pues me apunté al teatro universitario de Murcia y ya como aquello me gustaba bastante lo del teatro, pues por no moverme, ya no me moví de Murcia y en vez de Físicas hice Químicas.

P: ¿Y cómo era la vida de estudiante en Murcia en esos años José María?

LA: Pues era feliz, era feliz, yo la recuerdo bien, la recuerdo muy bien. Yo vivía en un colegio mayor, el Cardenal Belluga, que estaba en la propia universidad, estaba al lado de…, ahora, ahora ese colegio es biblioteca universitaria, pero estaba dentro del campus, el Campus de la Merced de Murcia es muy pequeño porque estaba Derecho que daba ya a la calle y prácticamente en el centro, la Facultad de Letras, la Facultad de Ciencias y el Belluga o sea, era un patio que estaba limitado por esos cuatro edificios, de manera que mi habitación que daba a ese patio, pues me levantaba, desayunaba y estaba en la clase, pues no sé, como si viviera en un patio de vecinos, entonces, en ese sentido era muy cómodo.

El ambiente, pues era un ambiente muy carca en la propia universidad, la de Ciencias no tanto. El rectorado y los que mandaban digamos, pues sí eran del Régimen y sobre todo el rector, era un rector muy franquista, pero, por ejemplo, en la Facultad de Ciencias, el profesorado era más bien progresista y de izquierdas.

P: ¿De qué años estamos hablando?      

LA: Estamos hablando del año 68, me parece que fue el primer año que llegué allí, 68, o 69, 70, esos años estamos hablando, a lo mejor 69. Y entonces, pues bien, el ambiente, yo aquellos años los recuerdo, feliz, estudiando, haciendo teatro, y poco a poco pues, implicándome políticamente, a través del Movimiento Estudiantil, pues en la defensa, sobre todo, de la democracia y las libertades que era el objetivo que entonces teníamos.

En un ambiente que dentro de la propia universidad era bastante libre, dentro de la propia universidad, fuera no, pero como yo vivía allí aislado en mi clase, en el teatro universitario y en el colegio mayor, pues daba la impresión, qué casi, qué casi, luego ya no ¡claro!, luego cuando ya te metes un poco más, te das cuenta qué no, pero daba la impresión que casi vivíamos en una burbuja de libertad, dentro de un régimen dictatorial.

El que dirigía el colegio mayor donde yo vivía, que se llamaba Laureano de la Calzada, era un falangista tremendo, el rector ni te cuento, pero yo eso casi no lo viví, los dos primeros años, al tercer año ya lo viví desgraciadamente, cuando hay huelgas, cuando hay asambleas, cuando soy delegado junto con otros compañeros de la facultad, y cuando ya la policía me detiene por eso, y cuando ya me expulsan del colegio mayor por nada, ¡en fin! quiero decir que al tercer año ya, pero los dos primeros años pues fue una vida realmente feliz. Y en el tercer año también, o sea, yo tenía muy buena relación con mis compañeros, con la gente del colegio mayor, ¡en fin! con los profesores de la facultad que como digo eran, algunos…, habría de todo ¿no?, pero algunos con los que luego tuve trato, eran gente progresista y de izquierdas.

DICTADURA - CLANDESTINIDAD: 

P: ¿Y por qué te detienen José María?, ¿militabas en algún partido?

LA: No, todavía no.

P: ¿Existía la militancia…

LA: Todavía no

P: … en la época de la Dictadura?

LA: Sí existía, pero era muy clandestina. Yo todavía no militaba. ¿Por qué me detienen? Yo en aquellos años, ya había huelgas en todas las facultades, eran años de huelgas, huelgas políticas, no tenían otra. Siempre buscábamos, entre comillas, excusas pedagógicas o de cambios de, de, de régimen de estudios, pero en el fondo eran huelgas políticas, estábamos reclamando libertad y democracia en una dictadura.

Y Murcia, pues dentro de que era una, una ciudad provinciana, y que no digamos,  no era Madrid, ni Valencia, ni Barcelona, pues se suma a ese Movimiento Estudiantil en contra de la Dictadura. Entonces pues ese año hay huelgas, hay asambleas en la facultad, otros dos compañeros y yo somos los representantes de la facultad, los nombro a estos dos compañeros porque nos expulsaron a los tres después, y…, y parece ser, yo no lo tengo todavía muy seguro pero, parece ser que aquí en Albacete, un grupo de jóvenes que yo no conocía de nada, cometen alguna no sé cómo llamarle, tontuna, tropelía con un profesor que estaban en contra, que le, que le, en la puerta le hicieron algo, y alguien de los que detienen, pues se ve que me nombra, o, o yo no lo sé bien, porque eso nunca lo he sabido, pero lo cierto es que me detienen, a mí pero también detienen a otros compañeros de…, de la Facultad de Químicas.

CÁRCEL: 

Estamos detenidos, pero salimos en libertad. Bueno allí salimos enseguida en libertad, estuvimos muy poco tiempo en la cárcel, hasta que pagaron la fianza, esa fianza se pagó con…, con el dinero que habían recogido los compañeros del viaje de estudios, que se quedó sin viaje de estudios aquella promoción, y pagaron la fianza y salimos. Alguien nos buscó un abogado, que el hombre pues lo gestionó, tampoco había cargos muy…, contra nosotros…, no, ni nada, bueno yo no sé si aquello, porque ese juicio no llegó a celebrarse, porque eso dio lugar a un proceso, pero que el proceso se alargó tanto que llegó la amnistía y no llegó…, ese de Murcia no llegó a celebrarse, luego otro cuando ya me detienen en Albacete sí, sí se celebró y ese sí que tuvo condena, pero ese nunca llegó a celebrarse, aquel proceso de Murcia.

P: Porqué acabas la carrera y vienes a Albacete.

LA: No, porque estoy en el tercer año en Murcia, entonces, a raíz de esa detención el rector nos llama a los tres representantes de la facultad, éramos los tres del mismo curso, un compañero de Murcia, José Pina, y otro de Hellín, Mariano Peñafiel y a mí, a los tres, nos llama a su despacho, y nos dice que tenemos dos posibilidades: o irnos, o nos expedienta…, pues nos tenemos que ir ¡claro!, y el colegio, y el director del colegio mayor también lo mismo, bueno ese no dice que tengo…, ese me echa directamente que no puedo pasar allí del colegio mayor, lo que pasa que este compañero Pepe, tenía una casa en la huerta y ¡en fin!, me alojaron allí en la Huerta de Murcia, la, la, la solidaridad que había entre nosotros, había mucha solidaridad es normal, ya digo, la fianza la pagaron los compañeros del viaje de estudios para poder salir de la cárcel.

Entonces nos vamos…, intentamos primero irnos a Madrid, en Madrid no nos admiten y nos vamos a Granada, y nos vamos a Granada gracias a la colaboración de un profesor, Manuel Cortijo, profesor de Químico Física, que había sido profesor nuestro y que se había trasladado a Granada y que nos conocía, y que nos echó una mano porque si no, lo primero que nos dijeron es que no, luego si os parece cuento una anécdota, o lo cuento ahora: hace dos o tres años localizamos a este Cortijo porque se nos había, no sabíamos dónde estaba, estaba ya jubilado en Alicante viviendo pues su jubilación, y lo localizamos, y fuimos a comer con él, le llevamos un regalo, y estuvo muy amable, y nos contó cómo consiguió que nos admitieran, porque dice que, que él, el decano de la Facultad de Químicas le debía algún favor a él que le había hecho, y que cuando se enteró que no nos admitían, nosotros fuimos a él pues recurrió a ese favor y le dijo: “oye a estos me los admites como sea”. Y así fue como terminamos los tres en Granada, y terminamos la carrera en Granada. 

PROFESIÓN - EDUCACIÓN: 

P: Y terminas y entonces, ¿vienes a Albacete?

LA: Y entonces me vengo a Albacete, termino, y entonces yo ya había contactado con el PC a través de Luis Collado, había contactado con el PC aquí en Albacete y con Enrique López Carrasco. Y Luis Collado trabajaba entonces de pasante con Bello Bañón el que fue luego alcalde de la UCD, y Bello Bañón era amigo de tertulia de Francisco Pérez, el profesor de…, y secretario y aunque nunca fue director por sus ideas de izquierdas, pero era el que mandaba en el 1, y entonces pues Francisco Pérez dijo en la delegación: “este señor para el instituto”. Y me contrató la delegación, solo que duré apenas, apenas duré dos meses porque enseguida vino…, ¡claro! la policía, yo no sé cómo se movían, pero enseguida vino mi expediente policial de Murcia a Albacete, el gobernador que a la sazón era Federico Trillo, y el Delegado de Educación que era Panadero, que ahora acaba de fallecer el hombre, pues esos…

P: Era Federico Gallo, ¿no?

LA: ¿Era Federico Gallo?, o ¿quién era? Sí, era Federico Gallo.

Bueno pues entonces, lo cierto es que el gobernador, a través del Delegado de Educación me mandan un conserje, así de sencillo, a mi casa: “que no vuelva usted más a trabajar”, así, sin más explicaciones, sin más explicaciones. Eso fue pues a lo mejor había empezado el curso en finales de septiembre, yo acababa de terminar la carrera, yo terminé la carrera en septiembre, porque me había quedado alguna asignatura para septiembre, que aprobé en septiembre y en el mismo septiembre me contratan.

P: ¿Cuántos años tenías?

LA: Pues 20, apenas 21, no, no había hecho la mili, luego hice la mili, tenía 20 y cumplí 21 ya, ya me habían expulsado porque los cumplía ese año. Y yo ya no recuerdo si fue a finales de noviembre o principios de diciembre, una tarde que yo vivía con mis padres en la calle Santa Quiteria tranquilamente, pues llama un conserje que, que: “que dice, que dice el Delegado de Educación que ya no vuelva usted”, así, ese fue el despido sin más, más, ni más recurso, ni más abogados ni más nada. Y ¡claro!, no volví, no volví y bueno algunos compañeros y amigos del instituto me buscaron unas clases particulares y me seguí ganando la vida un poquito dando clases particulares en mi casa, pero hasta el asesinato de Carrero Blanco, que ahí es cuando al día siguiente me detienen y ¡en fin! y ahí ya sí que estuve en la cárcel más tiempo y tal, sí.

CÁRCEL:  

LA: Sí, me detuvieron con las “manos en la masa” (sonriendo). Vamos a ver, aquí, aquí ya teníamos un grupito del PC, en Albacete, en esa época. Estaba, pues bueno, alguna gente que imagino que…, todos los del expediente pues Adrián Gil del Gallego y otra gente, y antes de que mataran a Carrero Blanco, se iba a celebrar el juicio contra los dirigentes de Comisiones Obreras, el famoso “Juicio 1001” que se llamaba entonces, tenía la numeración, y nosotros habíamos pensado pues poner por los escaparates y por todos los sitios, unas pegatinas que ponía: “libertad para Camacho y sus compañeros”, era el eslogan, y eso lo teníamos pensado de antes, hacerlo eso y ponerlo, y entonces matan a Carrero Blanco, y nos planteamos seguir o no. Con nuestra ingenuidad, que pensamos que bueno a Carrero Blanco lo ha matado la ETA, nosotros somos gente pacífica, nunca hemos, nunca hemos hecho actos violentos, esto es petición de libertad que es lo que siempre llevamos haciendo y lo vamos a seguir, y eso fue el gran fallo, porque ¡claro!, acababan de matar a Carrero Blanco, había un “estado de excepción”, y las calles estaban infectadas de policías. Nosotros, ni cortos ni perezosos, salimos, no se bien, también aquí hay una duda qué pasó, porqué daba la impresión qué nos estaban esperando. Habíamos acordado que estas pegatinas, las pondríamos, bueno estos cartelillos que se pegaban en los escaparates y demás, las pondríamos temprano, un sábado, sábado domingo temprano, o sea un domingo a las 7 de la mañana que, que no hay casi nadie, y que éramos bastantes, porque la gente tal, pues habíamos acordado eso. Parece ser, según también he oído, pero no lo sé, porque esto no se puede saber, parece ser, que algunos de los compañeros, porque éramos muchos los que íbamos a poner, no todos del PC, algunos simpatizantes de izquierdas…, los pusieron por la noche después de los bares, parece ser, según me han dicho, yo no me atrevo a decir eso, y ¡claro! pues había ya, la policía estaba muy alerta. A mí en concreto, me pillaron en la calle, en la calle, esta de aquí al final de la calle de la Feria, donde se bifurca la calle de la Feria, yo estaba en un escaparate que había ahí una cuchillería, que yo creo que todavía sigue estando, después de los molinos hacía la derecha, y, y allí estaba poniendo yo mi pegatina, cuando un coche paró e inmediatamente, y era de la Guardia Civil del servicio secreto y me pillaron.

P: ¿Y qué ocurre?, ¿cuánto tiempo estás?, y ¿qué consecuencia tiene?       

LA: Bueno, consecuencia, hombre tenía consecuencia. La Guardia Civil, me trató muy mal, muy mal, o sea, realmente me torturó durante dos días, torturas muy …, brutales, brutales, para que yo les dijera, el objetivo no era ninguno creo yo, era solo la tortura por la tortura, estaban muy nerviosos, es verdad, acababan de matar a Carrero, no sabían lo que iba a pasar, pero no era menos cierto que yo era un joven de 20 años absolutamente, era obvio que no tenía nada que ver con la muerte de Carrero ni nada, pero bueno. Querían, ellos vinculaban esto al PC y querían que yo les dijera pues quién mandaba en el PC en la provincia de Albacete, es decir, ellos querían que les dijera que era Enrique López Carrasco y que eran los de Villamalea, ¡claro! yo eso no se lo dije, nunca, ni, nada, que las pegatinas las había hecho yo, y que las ponía yo, y ya está, y que las ponía yo, y qué ¿por qué las había hecho yo?, pues porque me parecía mal lo que estaban haciendo con estos sindicalistas y ya está, y que no había nadie más. Y así estuvimos dos días en el cuartel, y ya al tercero, porque la ley establecía 72 horas, pues al tercero me llevaron al juez, el juez me mandó a la cárcel directamente, y de la cárcel me mandaron a Murcia, de esta, porque esta, era una cárcel que era solo de gente que cumplía condena, no de los que estaban pendientes de juicio. Y ya me mandaron a Murcia, y allí estuve varios meses, bien, porque allí había ya un grupo fuerte dentro de la cárcel de presos políticos del PC, que me acogieron muy bien y me cuidaron y, y ya.

P: ¿Y eso te supuso luego algún problema de cara a cuando opositas?

LA: No, porque ya cuando oposito ya es la Ley de Amnistía. Ya no me supone ningún problema eso. Salgo, salgo de la cárcel, que salgo en…, estuve tres meses, pues me detienen a finales de diciembre, en diciembre, enero, febrero, marzo, salgo,

SERVICIO MILITAR: 

como enseguida me tengo que ir a la mili, pues ya me vengo aquí a no hacer nada, porque si me tenía que ir en junio a la mili, pues, pues me vine aquí con mis padres, y no hice nada esos dos o tres meses pues estaba aquí, la organización del PC seguía funcionando, a mí me, me, me borraron, me,  me pusieron una, una digamos separación para que no los pudiera implicar, quiero decir que yo ya en ese momento no vi a nadie, ni hice nada, viví aquí tranquilo esos, esos dos o tres meses

y me fui a la mili, me fui a la mili donde me mandaron. Tuve mucha suerte porque a compañeros míos con menos detenciones y cárceles, los mandaron a África y a baterías de esas de la costa aislados, y a mí me mandaron a Valencia, a un, a un cuartel que estaba en el centro de Valencia, a la Alameda, perdón, lo cual me permitió trabajar por las tardes en un colegio privado que encontré trabajo, y ¡claro! ya desarrollar mi actividad política, porque allí en Valencia enseguida ¡claro! contacté con la gente del PC, y me integré en el trabajo político, ya ¡claro! ya eran los últimos estertores de Franco, ya estaba Franco que si le daba la flebitis que si no sé qué, que si….

TRANSICIÓN: 

P: Y muere Franco…

LA: Y muere Franco y estoy en Valencia. Estoy en Valencia y nada, y sigo trabajando en aquel colegio donde estaba de profe, sigo organizado en el PC de allí de Valencia, y al año…, bueno cuando pasa aquel año de la muerte de Franco que ya dan las primeras amnistías, pues pienso, digo: “oye, pues a lo mejor podría, yo no tenía…, a mí me habían echado así, ¡vete!, si no había papeles que acreditarán, pero lo que era cierto es que yo había estado trabajando en la Administración, y había nóminas, entonces pues dice, Luis Collado dice: “si, si ¡claro!, aunque no haya nada, tú vente que y que te van a readmitir, porque aunque no haya habido un expediente depurador al estilo de los que hacía Franco en su momento, sí, tú has estado trabajando, tienes nómina, te han echado y te van a admitir en un instituto”, y efectivamente me admitieron en La Roda, la plaza que había, bueno primero me la dieron en Casas Ibáñez, el director del Casas Ibáñez  que se ve que era un poco de, de  derechas, no le gustó, entonces había un poco de caciquismo, sí, no es como ahora, que ahora el director el que le toca, ¡claro!, pero el director no le gustó y entonces me mandaron a La Roda donde, bueno el director tampoco es que era, había sido profesor mío, cura, don Ginés, había sido profesor en el instituto mío de Religión, don Ginés, y este hombre. que también era muy de derechas ¿eh?, no es que fuera de izquierdas este cura, pero bueno, a él no le importó que me fuera allí, primero porque me conocía de, que había sido alumno suyo y segundo porque se ve que no le daban miedo los comunistas ¿no? Y allí me fui a La Roda, sí, entonces ya fueron las primeras elecciones democráticas, ya me presenté con el PC y ya pues todo el lío, toda la vorágine que supuso la Transición.

PARTIDOS POLÍTICOS - SINDICATOS: 

P: Háblanos de la época de la Transición aquí en Albacete, ¿cómo se organizan los partidos políticos? En el 77 creo, creo recordar que es cuando se funda Comisiones Obreras.

LA: Sí, yo…

P: ¿Qué recuerdas de la fundación de Comisiones Obreras? Ahí participaste.

LA: Sí, sí, yo recuerdo, recuerdo lo que pasa que no participé, yo estaba muy centrado en el PC.

Cuando hacen la asamblea aquella de La Marmota, la famosa asamblea fundacional, yo a esa asamblea no fui, primero porque la asamblea esa era clandestina y yo estaba muy fichado, y entonces a las reuniones un poco masivas del PC o de Comisiones a mí no me dejaban asistir, porque se suponía que siempre tenía un policía detrás, entonces yo a esa, a esa asamblea no fui, pero por otra parte yo fui uno de los primeros que se afilió al sindicato de enseñanza de Comisiones Obreras, pero nunca fui dirigente de, de Comisiones porque estaba más centrado en la organización del PC y del partido. Y, y…, la organización del partido la recuerdo como un proceso frenético, frenético.

P: Porque fue el año que se legalizó, en 1977 el PC.

LA: El PC se legaliza ¡claro!, en vísperas de las elecciones primeras, las primeras elecciones fueron en el 77, pues ahí se legaliza. Lo que pasa es que ya, ese año y el año anterior aunque el PC no era legal, ya Carrillo había venido con aquello de la peluca, lo habían detenido, lo habían soltado, El Mundo Obrero, que era un periódico ilegal, pero ya lo vendíamos por la calle, quiero decir que el PC, hubo una época muy pequeña pero…, que duró un año, que aunque el PC no era legal, pero los comunistas sí que lo éramos y allí estábamos siempre dando “la brasa”, y la sede oficiosa era la Librería Popular, y allí la gente de los pueblos iba a buscar al PC a la Librería Popular. Eso fue un acierto grande que tuvimos, que es crear un sitio público, una tienda donde aquello se vendían libros, pero todo el mundo sabía que aquello lo llevaban los comunistas y allí iban, también nos costó que nos pusieran una bomba, que la destrozó, unos de extrema derecha, pero bueno, eran los problemas de entonces.

La organización del PC fue una cosa, que se, se…, en un año, pues pasamos de tener tres o cuatro núcleos, uno en Albacete, otro en Villarrobledo, otro en, en Villamalea, en Tarazona, en Mahora y poco más, pues en un año y tener a lo mejor 100 o 200 afiliados, pues pasamos a tener 3000 o 4000 afiliados en toda la provincia, y eso fue un poco vorágine, yo lo recuerdo que no, de no parar,  de ir a los pueblos a hacer carnés, a, a…, a apuntar a la gente, las cuotas que entonces no había domiciliaciones, las cuotas nos las pagaban, yo las tenía en mi casa, aquello era un follón, pero era un no parar, y lo recuerdo bien porque eso porque no parábamos, me dedicaba a trabajar en el instituto y a organizar el PC en toda la provincia, yo era el Secretario de Organización, o sea que, que…

P: ¿Y qué otros grupos…?, ¿qué otros grupos políticos había José María?

LA: Pues había el PSOE, que, aunque esté feo decirlo, y a lo mejor alguien puede decir que soy pretencioso, el PSOE, que se hubiera organizado de todas maneras, pero contribuimos nosotros a organizarlo porque lo veíamos necesario, me refiero a gente del PC, y fuimos nosotros en la Librería Popular que invitamos al hermano de Ful, de Fulgencio Lozano, que era un destacado socialista de Castilla León, que ya murió, no recuerdo cómo se llamaba este hombre…, bueno, el hermano de Ful el, el, el farmacéutico que también falleció me parece, pues nosotros lo invitamos a que viniera aquí a dar una charla a la Librería Popular, con la excusa de presentar un libro, para que organizara el PSOE aquí, y de hecho, de esa charla pues ahí es donde ¡claro!, ya aparece pues Paco Delgado que ya venía de Barcelona que estaba afiliado al PSOE y a la UGT en Barcelona, Peinado…, de, de esa charla se, se, se  organizan, no digo yo que fuera lo único ¿eh?, pero que nosotros ahí contribuimos un poco, porque estaban bastante desorganizados, y nosotros veíamos  la gente del PC que estábamos muy organizados y éramos muy potentes, aunque luego electoralmente tuvimos muy pocos votos, veíamos que era necesario que el PSOE estuviera.

Y luego estaban los partidos de nuestra izquierda, que ahí sí que no…, esos iban autónomos, bueno yo creo que el MC fue ya después ¿no?, antes se llamaban, era el movimiento….

P: El PT, creo yo que estaba ¿no?

LA: El PT, el PT

P: El Partido del Trabajo ¿no?

LA: El Partido del Trabajo o el Partido de los Trabajadores, es que había dos ¿eh?

P: Es verdad

LA: Yo creo que era el Partido de los Trabajadores, pero bueno, esos ya estaban organizados. Yo no puedo decir cómo se organizaron ellos porque yo no participé, lógicamente estábamos, entre comillas, en la competencia ¿eh?, teníamos buenas

ELECCIONES:

relaciones, nos llevábamos bien, pero competíamos electoralmente porque, de hecho, en las primeras elecciones concurren el PT y la ORT, y todos estos partidos que había entonces, concurren a las elecciones generales, entonces estábamos compitiendo, también con el PSOE, lo que pasa que entendíamos que el PSOE tenía que estar un poco mejor situado ¿no?, aunque no lo sabíamos bien.

Yo recuerdo que la primera impresión que me llevé la noche electoral fue un poco de frustración, porque decir oye: “¡tanta lucha!, que hemos llevado aquí los del PC y no hemos sacado ninguno y los del PSOE que acaban de aparecer hace dos días, y que tal, y se han llevado dos, pero bueno. Luego lo analizas y ves que tenía su sentido porque el PC, aunque íbamos muy de demócratas, pues todavía le dábamos miedo a la gente ¡claro! P: Y la derecha y la extrema derecha también se organizan.

LA: La UCD se organiza en torno a Suárez, prácticamente la UCD, ¡claro! prácticamente no, la UCD no existía, el PP, qué antes era Alianza Popular, sí, las derechas aquí más tradicionales de aquí sí, concurren a las elecciones y sacan todavía muchos menos votos que nosotros, afortunadamente, pero, pero la UCD también es una cosa así de, de, de, que de pronto aparecen, en torno a Suárez y a…, y un poco al Movimiento, ¿eh?, porque mucha gente de los que habíamos conocido en el Frente de Juventudes y delegados de aquí y delegados de allí pues luego aparecen en la UCD, no todos ¿eh?, no todos, pero muchos sí. Bueno, es verdad, que los burócratas, entre comillas, del Movimiento Nacional, del llamado Movimiento Nacional que creó Franco para diluir ahí a la Falange y todo eso, pues luego estos son los que algunos llevan la UCD, véase Baldueza aquí en Albacete, y algunos así.

P: Pero también había extrema derecha

LA: Sí, había extrema derecha

P: Y activa ¿no?      

LA: ¡Claro!, ¡claro!, la bomba en la Librería Popular, no se pone sola, lo ponen gente de la extrema derecha de aquí, que sospechamos, pero nunca supimos, sospechamos de las personas en concreto, pero nunca supimos quienes fueron. También hay quien dice que aquella bomba se puso en la Librería Popular, ¡claro! porque alguien de aquí lo señaló pero que vino un comando de Madrid, no lo sabemos. Yo la impresión que tengo es que fueron gente de aquí, pero tampoco eso nunca se supo. ¡Claro!, había una extrema derecha que en algunas manifestaciones intervenía, sí, sí, ¡claro! intervenía…, teníamos un servicio de orden para procurar que esto no pasara, pero sí, sí, ¡claro!, ¡claro! que había una extrema derecha. Pero que esa extrema derecha era violenta, pero muy minoritaria. La extrema, o sea, ideas de extrema derecha tenía que haber muchos, pero estaban muy, a ver qué pasaba, estaban ¡claro! ¿qué va a pasar? Se ha muerto Franco, ha venido la democracia, los comunistas son legales, los socialistas están casi a punto de alcanzar el poder, estaban, no es como ahora envalentonados, no es como están ahora, ahora están envalentonados, antes estaban muy achantados, algunos jovenzuelos eran gritones, provocaban en algunas manifestaciones, pero era muy minoritario, muy minoritario, comparado con lo que ahora tenemos, nada que ver.

REFERÉNDUM CONSTITUCIÓN DE 1978:  

P: 1978, referéndum de la Constitución.

LA: De la Constitución, sí.

P: ¿Qué ambiente se respira políticamente?

LA: Pues de alegría, yo lo recuerdo aquel referéndum, la campaña que hicimos a favor del referéndum, los comunistas nos implicamos tremendamente a favor del referéndum de la Constitución, y, y…, recuerdo una campaña, una campaña alegre, de, de…, de ¡en fin! de haber conseguido, éramos conscientes que íbamos a conseguir que el voto fuera mayoritario, de haber conseguido la democracia a través de la Constitución, recuerdo el día de las votaciones con mucha alegría, recuerdo los resultados también con mucha alegría, y me sorprende…, es una reflexión que hago, hago ahora, como algunos partidos que la votaron un poquito o se abstuvieron, ahora se llaman constitucionalistas, véase el PP, y Aznar y toda esta gente que, que, que se abstuvieron, o ni siquiera votaron la Constitución, que no les gustaba mucho, ahora se llaman constitucionalistas, y los que la defendimos a ultranza, hicimos campaña, yo…, la campaña de la Constitución fue una campaña como cualquier campaña electoral, ir por todos los pueblos me acuerdo con el Citroën dos caballos que tenía por todos los pueblos, pidiendo el voto favorable a la Constitución, ¡claro!, y ahora resulta que la gente de izquierdas, ya comunistas o no, resulta que no somos constitucionalistas, que los constitucionalistas son ellos, ¡en fin! es que la historia se reescribe mucho.

P: 1979,

LA:  Sí

P: Segundas Elecciones Generales y primeras Municipales.

LA: Y las municipales.

ELECCIONES – 1er AYUNTAMIENTO DEMOCRÁTICO: 

P: Primer Ayuntamiento democrático en Albacete

LA: Sí, sí, pues lo mismo. Continuamos con, continuamos con este periodo de, de, de, todavía en la transición, pero de consolidación de la democracia, y las elecciones generales, pues avanza un poco el PC, pero siguen en la línea, en la línea que estaban las primeras, creo que de 20 diputados pues pasamos a 23, pero ¡vamos!, que la cosa no sube mucho. Donde sí que pega un potente estirón es en las Municipales, ¡claro!, primero porque tenía una organización, el PC tenía una organización muy extendida y entonces eso le permite presentarse en muchos pueblos, no es como ahora, con perdón, perdonad las referencias, Podemos, no es como ahora Podemos que Podemos se presenta en las capitales y…, pero, pero en el Robledo no puede presentarse Podemos, sin embargo, el PC sí se presentaba en casi todos los pueblos, y entonces eso hace que tuviera ¡claro!, que tuviera votos y concejales. Y luego el sistema electoral, que ahí, pues ¡claro!, no, no, esto se aprende con los años. El sistema electoral para las generales, con distritos pequeños, es nefasto, para los partidos terceros y cuartos es nefasto, porque es muy difícil conseguir escaño porque se lo llevan…, si ahí hay para repartir 3, pues 2 y 1 si hay que repartir 4, pues 2 y 2, y se lo llevan siempre los partidos mayoritarios y el partido que ocupa el tercer lugar y el cuarto, pues no consigue nada. Cuando los escaños a repartir son 27 como los concejales, pues ¡claro! el tercer partido que era el PC, sí que tiene representación y además tiene una representación esencial, definitiva que es la que inclina la balanza hacia la izquierda o hacia la derecha, en nuestro caso, lógicamente hacia la izquierda porque en las municipales, en Albacete y en la mayoría de los pueblos lo que pasa es que la UCD y el PSOE casi empatan, pero el PC tiene ahí una representación potente que inclina la balanza hacia la izquierda, y entonces, la mayoría de los ayuntamientos son de izquierdas, sin, sin demasiado…, sin demasiada negociación, ni tanto tiempo estar pensando como ahora, que hay que repetir las elecciones, negociaciones, no, allí nos pusimos de acuerdo enseguida, enseguida, en que el gobierno municipal tenía que ser para las izquierdas, y enseguida nos pusimos de acuerdo en las políticas que había que hacer, y en los cargos que además eran lo natural. Yo me acuerdo qué estábamos en aquel ayuntamiento entre el PSOE y nosotros, había dos profesores, uno era Florián y otro yo, pues tú te quedas Educación y tú Cultura, pero sin más, quiero decir, lo natural, lo natural, a mí me tocó Cultura y a él Educación, pero podía haber sido al revés, pero sin peleas por los puestos ni nada de eso.

P: ¿Qué concejales entrasteis del Partido Comunista?

LA: Cinco, entramos cinco que fueron, que fueron Jesús Alemán que encabezaba, era Luis Collado, eeeh, no sé si Mata, no sé si Mata, sí creo que Juan Antonio Mata,

MUJER:   

José Vicente y yo, esos cinco sí, ninguna mujer, ese es un problema que teníamos en el PC y en todos los partidos. En aquel ayuntamiento creo que había dos mujeres.

P: Sí, estaba Concha Barceló de la UCD

LA: De la UCD

P: y Mª Ángeles López Fuster del PSOE

LA: Mª Ángeles sí, López Fuster sí del PSOE sí, una pena, pero bueno entonces el feminismo hablábamos, pero no, no, no, no éramos muy feministas esa es la verdad, ahora afortunadamente eso no podría pasar ni en el PSOE, ni en Unidos Podemos o lo que ahora sea similar, similar al PC.

ASOCIACIONES: 

P: Pero además de los partidos políticos, en esos años hubo también mucho movimiento de asambleas, de asociaciones de vecinos….

LA: ¡Claro!, ¡claro!, todo, todo va…

P: …hubo unos movimientos fuertes, ¿no?

LA: …todo va ligado, todo va muy ligado, ¡claro! Es el tiempo en que montamos, digo montamos porque, el PC se pone ahí junto con otra mucha gente, no, ahí no puede ser que el PC se lleve solo el…, o yo quiera atribuirle el mérito, no, no, el PC junto con el PSOE, junto con mucha gente si afiliar, se pone a la tarea de organizar el movimiento vecinal, las asociaciones de padres, de pues… De esa época recuerdo que es el presidente de las asociaciones de padres Antonio Ballesteros que ya murió también, que era del PC.

P: Y los movimientos cristianos creo que también tuvieron fuerza  

LA: Sí, los movimientos cristianos mucho, bueno es que tanto el PSOE, como el PC, beben mucho de los movimientos cristianos, hay muchos cristianos en el PSOE, y también muchos cristianos en el PC, que, que, que, que impulsan los partidos de la izquierda, y que también mueven mucho en todos los movimientos vecinales y de padres era lo que más había, lo que yo recuerdo, también de amas de casa, de jubilados, pero en menor medida. Sobre todo, eran, es el auge del movimiento vecinal, y es el auge del movimiento asociativo de los padres, y en todo esto pues hay mucha gente de los partidos de la izquierda impulsándolo y también hay gente independiente y de, y de los sectores cristianos sí ¡claro! porque…, es que ¡claro! aquí hay mucho…, los sectores cristianos, contribuyen mucho al, al desarrollo por ejemplo del PC, el abogado que tengo yo la primera vez que me detienen en Murcia, me lo buscan los cristianos, y es un demócrata cristiano, el hombre que me defiende y me saca de la cárcel. ¡En fin! son, como son muchas cosas, no lo digo todo ¡claro!

1er AYUNTAMIENTO DEMOCRÁTICO:

P: Y entráis en el primer ayuntamiento elegido democráticamente con Salvador Jiménez.

LA: Sí, con Salvador de alcalde

P: Como alcalde.

LA: Queda Jesús Alemán de vicealcalde y concejal de Urbanismo, y luego pues ya nos repartimos las concejalías para llevarlas adelante todos, porque ahí, en este sentido Salvador Jiménez y hay que decirlo, que yo creo que fue él sobre todo, yo no me acuerdo mucho de aquellas negociaciones porque sobre todo aquellas negociaciones las llevó Jesús Alemán, más que nada, pero Salvador Jiménez decide que los concejales de UCD, también tengan puestos de responsabilidad, es evidente, que al no tener la alcaldía y ser delegados del alcalde, son puestos de responsabilidad menor, las principales concejalías lógicamente se las queda la coalición PSOE-PC pero no es como ahora que no tienen ninguno, el que está en la oposición es concejal, pero no tiene responsabilidad ninguna, en aquella época los de la UCD también tenían, porque me acuerdo de mi compañero García Cebrián que era el concejal de Archivos y Bibliotecas, oye pues, no era tan brillante como ser concejal de Cultura, pero tenía su responsabilidad, y todos tenían su responsabilidad. Había un ingeniero de la UCD que se llamaba Gascón un ingeniero agrícola, que era el concejal de Agricultura.

P: O sea que la convivencia era...

LA: Era buena,

P: Era muy buena.

LA: Era buena, era buena. Teníamos nuestros debates de fondo en el pleno y en la Comisión Permanente que era como ahora la Comisión de Gobierno, ellos estaban también en la Comisión de Gobierno, ahora no, ahora la Comisión de Gobierno es el alcalde y su grupito, y entonces ellos estaban en la Comisión de Gobierno, estaban en minoría y por tanto, estaban en minoría porque eran minoría, pero estaban en la Comisión de Gobierno, En la comisión que se llamaba entonces Comisión Permanente, pero que equivale a lo que ahora es la comisión…, esa se reunía todas las semanas. Jesús Alemán y yo estábamos en esa, en esa comisión y había dos de la UCD, yo creo que era Jaime Almazán y Tomás Mancebo, creo, y, y teníamos debates serios, pero, pero intentábamos siempre llegar a acuerdos unánimes, casi siempre, casi todo se llegó por acuerdos unánimes en ese Ayuntamiento. 

P: ¿Y cómo encontráis, como encontráis el ayuntamiento?

LA: Pues vacío, vacío,

P: ¿Cuáles son las primeras acciones que queréis acometer?

LA: Vacío, vacío. El Ayuntamiento cuando llegamos, es un ayuntamiento que viene del tardo franquismo, dónde no se había hecho nada, porque ya…, también es normal, los concejales y los alcaldes de entonces ya se veían que eso no tenía futuro ninguno, y tampoco había dinero, no había presupuesto y nos encontramos pues, nos encontramos con un ayuntamiento que no había nada prácticamente, se llevaba lo mínimo. O sea, el negociado de Educación lo llevaba una señora, que lo que hacía era pagar, los, los, los gastos de limpieza de los colegios y la calefacción, tampoco podía hacer más.

CULTURA: 

En Cultura no había nadie que llevase Cultura, en Cultura no había nadie, ningún funcionario quiero decir, y….

P: Y a ti te eligen concejal de Cultura

LA: Concejal de Cultura, y pongo yo las sillas, los primeros conciertos pongo yo las sillas en el Altozano, porque no había quien lo pusiera, hasta que vamos poniendo eso en marcha, vamos creando un negociado, vamos poniendo al frente un funcionario, ¡pffff!, pues los primeros…, las primeras actividades, las hacemos voluntarios, los concejales y los amigos de los concejales así, en, en estas cosas, en otras cosas no ¡claro!, yo que sé si…, creo que Mata era el concejal de la Policía Municipal, bueno pues sí ¡claro!, la policía tenía un jefe y estaba más o menos organizada, pero, pero eso. Urbanismo había un, un arquitecto municipal y poco más

P:  ¿Y presupuestos?

LA: Y presupuesto cero, presupuesto cero. El primer año, apenas podemos hacer nada, pero luego ya poco a poco, sobre todo con los Pactos de la Moncloa pues ya empieza a venir dinero a los ayuntamientos de transferencias del Estado y ya poco a poco vamos haciendo unos presupuestos,  vamos recaudando más. También son años buenos económicamente ¿eh?, son años buenos económicamente, entonces los impuestos se pueden…, quiero decir cuando la economía se mueve se recaudan impuestos, si no se mueven no se recaudan, y empezamos a…

Pero ¡vamos!, en el caso de la concejalía de Cultura todo lo creamos de cero.

P: ¿Y que se creó?, ¿qué recuerdas, así como cosas más importantes dentro de tu concejalía?

LA: Pues hombre, se crearon muchas cosas. Por ejemplo, la UP que ahora tiene una importancia enorme (sonriendo)¿eh?, que entonces le llamábamos Escuelas Populares, y que empezaron con unos cursilletes de ná, y ahora ¡fijaros!, lo que son la UP. Se crean las Bibliotecas Municipales que ahora pues hay no sé cuántas, entonces no había ninguna. Se crea, que luego no perdura por otras circunstancias, la Escuela Municipal de Teatro,

P: Que fuiste impulsor de la Escuela.

LA: Que fui impulsor, creador, me la invento yo, y que está durante tres o cuatro años, y que prácticamente toda la gente que sigue haciendo teatro en Albacete, fueron alumnos de aquella escuela, ya muchos mayores y algunos ya jubilados, pero fueron alumnos de esa escuela, se crea la Escuela Municipal de Teatro, se crea la

PATRIMONIO:

revista de las letras Barcarola, ¡en fin!, salvamos el poco patrimonio que estaba a punto de perecer, como es este sitio, por ejemplo, este sitio donde ahora estamos ¿eh?

P: El Claustro de la Asunción 

LA: ¡Claro!, porque, una de las primeras decisiones que yo tomé como diputado de Cultura, yo tuve la suerte, suerte y también muchísimo trabajo, de que estoy en la Diputación también, en representación de los concejales del PC, y entonces en la Diputación pues soy diputado de Cultura también, como ya era del Ayuntamiento pues aquí dijeron pues también aquí, pues lo llevas todo “p’adelante”, y a primera decisión que yo tomé como diputado de Cultura, fue rehabilitar esto, que estaba hecho una cochambre, o sea, esto estaba hundiéndose, esto no daba nadie un duro por ello, y ¡claro! hubiera sido una pena.

Y la Posada del Rosario, que ahí está. Entonces, la conservación del patrimonio…

P: ¿Y el Teatro Circo?

LA: El Teatro Circo fue posterior,

P: Es posterior.

LA: Sí. El Teatro Circo, yo en aquel momento lo intento, además yo estando, estando como estaba en la Diputación y en el Ayuntamiento y al ser colindante con la Diputación pues yo intenté, pero ahí ya, los compañeros del PSOE, o no lo vieron, o en aquel momento no vieron que aquello era importante, no me hicieron caso, esa es la verdad, y tampoco podía, tampoco tuve tiempo de todo, pero sí lo intenté que el Teatro Circo lo comprara la Diputación, que estaba al lado, y lo rehabilitara el Ayuntamiento. 

Aquello no salió para adelante y luego ya años después, con la corporación de Jerez, es cuando Jerez retoma la expropiación que no consigue…,  ya al margen de la Diputación, retoma y que no consigue comprarlo por la buenas, y ya vamos a un proceso larguísimo, digo vamos porque yo era concejal entonces también, aunque ya no estaba en el gobierno municipal, pero ¡en fin! me lo sé todo. La propiedad se pone muy dura porque quiere mucho dinero por el Teatro Circo, y entonces no tenemos más remedio que primero declararlo Bien de Interés Cultural para que no puedan hundirlo y segundo, ir a un proceso de expropiación que fue muy largo, pero ¡en fin! que al final se consiguió, es que hasta, hasta Carmina no se consigue, hasta que Carmina no es alcaldesa, no se consigue expropiar,

P: Carmina Belmonte

LA: Carmina Belmonte, que también estaba yo de concejal allí, y hasta Manolo Pérez Castell no se inaugura, o sea, que eso, eso, eso fue muy largo.

P: ¿Cuántos años fuiste concejal?

LA: 16 años, porque en diferentes periodos, no seguidos. Porque primero fui del PC, y luego de Izquierda Unida, del PC fui cuatro años, porque luego ya creo que ya es Izquierda Unida.

BRIGADAS INTERNACIONALES: 

P. Y es en un periodo cuando, en uno de esos periodos que tú eres concejal de Cultura, cuando influyes también para la creación del, del Centro de estudios de las Brigadas Internacionales.

LA: ¡Ah, claro! Sí, sí, sí.

P: Cuéntanos un poco como fue aquello.

LA: Yo no recuerdo. Probablemente fue en el primer periodo de mandato y probablemente fue desde mi puesto de diputado Provincial no de concejal, probablemente fue desde la Diputación.

P: Y el promotor fue Fuster, ¿no?

LA: ¡Claro!, es que aquí había un archivero que era muy, muy forofo digamos, de las Brigadas Internacionales, la palabra justa es estudioso, muy estudioso de las Brigadas Internacionales, y que yo lo conocía a él, bueno, primero porque ¡claro!, era, era el archivero de la Diputación, pero además lo había conocido antes porque había publicado un librito muy interesante sobre el teatro en Albacete, él, Fuster, publicó un librito, luego, luego hubo una tesis doctoral de una compañera mía del instituto, que, que hizo ya una tesis grande sobre el teatro en Albacete, pero Fuster publicó un librito que fue el primero que yo supe sobre la historia del teatro en Albacete, y ese librito tenía…, estaba prologado por Peter Weiss. Peter Weiss, ¡claro! para los que éramos aficionados al teatro, pues era una figura importantísima, había hecho obras de teatro impresionantes, como “La indagación”, sobre los crímenes nazis, o sobre la muerte de Trotsky por parte de Stalin, siempre teatro muy político, y muy comprometido. Y cuando yo veo que aquí hay un libro, lo que más me chocó fue que, no que lo escribiera Fuster sobre el teatro en Albacete, sino que lo prologará Peter Weiss, digo: “¡pero Peter Weiss prologando…, pero bueno!”, si esto es como…, no sé…, cómo si un Premio Nobel hace un prólogo de un autor albaceteño, y ¡claro!, entonces fui a hablar yo con Fuster, y es que este Peter Weiss había venido aquí investigando sobre las Brigadas Internacionales, y había dado, ¡claro! lógicamente con Fuster, viene un tipo aquí a investigar de las Brigadas Internacionales a Albacete, y se va al archivero, al archivero provincial y allí estaba Fuster que sabía muchísimo y ya se hicieron amigos y le ayudó y tal, y se ve que Fuster tenía el librico ya preparado y le dijo: “oye, pues ya de paso (riendo), de paso me haces el prólogo y presumo yo aquí, sí.

Por eso conocía yo a Fuster, pero no, no recuerdo cuando tomo la iniciativa, que no fue mía, que fue de Fuster, pero ¡claro! como Fuster me conocía yo lo conocía a él pues: “oye pues tú que eres diputado, propón esto”, e incluso probablemente me redactaría él la propuesta, no lo sé ¿eh?, porque…,

En aquellos momentos, no teníamos…, yo seguía trabajando en el instituto, llevaba la concejalía de Cultura, llevaba el diputado de Cultura aquí, no teníamos secretarios, asesores como ahora tienen los grupos políticos, íbamos desbordados y yo no me acuerdo de muchísimas cosas porque iba al instituto, tenía ya a mis hijas (riendo), una de ellas por lo menos y…, ¡en fin! Ahora viven mejor, creo. También…. 

P: Me voy a volver….

LA: También es bueno que vivan mejor, porque aquello no era…, aquello no fue sano, tanto trabajo, es verdad.

P: Pero fue muy ilusionante ¿no, José María?

LA: Sí, muy ilusionante sí, sí, sí, yo lo recuerdo con mucho cariño, y con mucha, y con alegría, lo recuerdo con alegría.

P: Y se pusieron las bases de la democracia

LA: ¡Claro!, de todo, sí.

P: …, que tanto habíais pedido a los 20 años.

URBANISMO: 

LA:  Y de la ciudad, y de la ciudad. Hacemos el Parque Lineal. En el tema urbanístico, se ponen las bases de la actual ciudad. El Parque Lineal, la Pulgosa también, son cosas que hace el Ayuntamiento, en las que yo participo como concejal que no son iniciativas mías, pero sí, se ponen las bases de la ciudad como ahora es, que algo mejor es, que la ciudad que teníamos en los años 70, ¡claro!

P: La ciudad sufre una transformación.

LA: ¡Claro!, una transformación enorme, la Circunvalación, todas las obras de la Feria, los barrios que han ido creciendo, la universidad todo eso ¡claro! Y se ponen las bases de esta ciudad moderna que ahora tenemos, y lo hace ese Ayuntamiento, sin duda, ese primer Ayuntamiento.

GOLPE DE ESTADO, 23-F:  

P: Me voy a volver a 1981, Golpe de Estado 23-F

LA: ¡Ah, sí!

P: ¿Dónde estabas?

LA: En el instituto.

P: ¿Qué pasó?, cuéntanos

LA: Pues sí, bueno, sí ¡claro!

P: ¿Cómo lo viviste?

LA: Con cierta angustia y preocupación, ¡claro! y quizá, ahora visto con perspectiva con un poco de, de irresponsabilidad.

Vamos a ver, yo estaba en el instituto dando clase, porque entonces dábamos clase por las tardes, para más inri, con todo lo que he dicho antes, de, de, de, dábamos clase por la mañana y por la tarde. Bueno, yo estaba dando clase, y llega el director y me dice, me interrumpe la clase, entra el hombre un poco demudado y me dice: “Han dado un golpe de estado. Te han llamado del PC, que te vayas inmediatamente a la sede”, digo: “¿qué me dices?”, ¡claro!, el hombre iba…, y ya cogí y me fui. Y al llegar a la sede que estaba entonces en la calle del Rosario, al lado del actual Sanatorio del Rosario, llego allí, y me dicen: “bueno, que sí, está la cosa muy mal, aquí no se sabe bien qué ha pasado, tal, las instrucciones que estamos dando es que, la gente más o menos, se, se, se enconda un poquito y los cargos públicos os vayáis a vuestros puestos ” que era todo lo contrario ¡claro! (sonriendo) que esconderse. Y allí, como yo era concejal, pues nos fuimos, pero bueno, en eso, coincidimos todos los partidos, el PSOE también hace lo mismo, y la UCD también y allí estamos todos, más o menos, todos más o menos, algunos no, pero bueno, ahora no es el momento de decir quién no. Y allí nos pasamos la noche en el…, en el Ayuntamiento pues, esperando, esperando porque poco podíamos hacer.

Yo sé, como yo no era el portavoz del PC, que era Jesús Alemán, pues yo no participé en eso. Sé que Jesús Alemán, no sé si Tomás Mancebo y…, o el que era portavoz de la UCD, y el alcalde se fueron a ver al gobernador, a ver qué posición tenía el gobernador, si estaba a favor o en contra del golpe, lógicamente era de la UCD, y estaba en contra del golpe. Recibieron al capitán Serrano que era la autoridad militar aquí, y que fue allí a leernos el, el bando, pero yo lo único que hice fue pues estar toda la noche allí.

P: ¿Pasasteis miedo?

LA: Un poco de angustia. Yo miedo, no lo recuerdo con miedo, pero ¡hombre! estábamos preocupados, sí. Yo, miedo…, pensaba que no iba a salir eso para delante, en el fondo pensaba que no iba a salir, en el fondo pensaba que era una fantasmada, pero ¡claro! estaba preocupado, claro, claro, sí, hasta la mañana siguiente, pasamos toda la noche allí a base de cafés y cigarros que entonces, ¡madre mía! lo que fumábamos, fumábamos en los despachos, en el pleno, en el Salón de Plenos, y yo, esa noche tuvimos que fumar y tomar cafés sí.

Allí, anécdotas pues muy pocas porque…, muy pocas, muy pocas. La anécdota cuando llegó el capitán Serrano a llevarnos el bando, pues el hombre había sido profesor de Educación Física de muchos de nosotros, nos conocía: “mirad, yo tengo que…, me mandan a leer esto, ¿yo qué queréis que os diga?”, ¡en fin! no, no vivimos el golpe así en plan duro, no, no, no.

P: Pero Albacete, pertenecía a la Región Militar de Valencia 

LA: A la región de Valencia, ¡claro! por tanto… P: Estaban los tanques

LA: …él nos llevó el bando, aquí no había tanques. Aquí lo que pasa, es que, en Albacete, yo esas cosas no las sé, ni, ni, no sé si habrá alguien que lo sepa, algún historiador, ¡claro! aquí los que mandaban militarmente hablando eran los de la Base. La Base era el Ejército del Aire y el Ejército del Aire nunca no se sublevó, entonces aquí, el señor Serrano tenía cinco soldados allí en la caja de reclutas, yo no sé si algún coronel o jefe del aire le dijo: “tchsss, tranquilo”, no lo sé, eso yo no lo sé, son especulaciones mías, pero que aquí no había tanques, ni había fuerzas del Ejército de Tierra, estaba la Base Aérea que es poderosa y que tienen muchos soldados y militares y ¡claro! la Base Aérea no se sublevó.

REFERÉNDUM OTAN: 

P: 1986. Referéndum de la OTAN. ¿Qué me cuentas?

LA: Bueno pues te cuento, que es ya otro momento de reorga…, bueno, en ese periodo hemos tenido una crisis los del PC, nos hemos ido muchos, porque no estamos de acuerdo con la línea que toma Carrillo, que Carrillo era un hombre demócrata de cara afuera, pero de cara adentro pues tenía todavía los tics estalinistas, ¡claro! los que nos habíamos criado en la Dictadura lo que menos queríamos era estalinismo dentro del partido ¡claro!, queríamos era democracia y bueno. En resumen, que nos fuimos muchos del PC y estábamos apartados pues en los movimientos sociales. Nos habíamos refugiado, pues yo sobre todo en el antimilitarismo, ¿os acordáis qué?, y en el ecologismo, y en contra de, de, las centrales nucleares, en ese momento estaban construyendo la Central Nuclear de Cofrentes, por aquí pasaban los camiones con los reactores y tal, y ¡montábamos unos números!

P: ¿Qué años eran esos José María?

LA: Pues eso…

P: Ochenta y tantos…

LA: Ochenta y tantos ¡claro!, 84, 85, 86, por ahí, por ahí. Tú eras periodista y hacías esas fotos, a las marchas contra la OTAN, contra…, por la retirada de la Base Aérea, que decíamos que se fueran más para allá ¡en fin!, eso es lo que hago, porque ya dejo de militar en el PC y directamente en la política.

Cuando, cuando se convoca el referéndum de la OTAN, pues vemos ahí la necesidad urgente de agruparnos todos para hacer frente a ese referéndum, y conseguir ganar el “No”, que bueno y …, que era muy difícil porque era difícil, ya que el PSOE se posicionó a favor del “Sí”, pues era muy difícil, la derecha tampoco quería darle la razón al PSOE, pero tampoco quería votar en contra de la OTAN. Total, que enfrente solamente estábamos el PC, todos los partidos a la izquierda del PC y los movimientos sociales, pacifistas y antimilitaristas, y muchas fuerzas de la cultura, actores, cantantes, toda esta gente estaba en contra.

PARTIDOS POLÍTICOS: 

Y pues ahí hay una gran movilización, y yo creo que en torno a esa movilización nace Izquierda Unida, igual que Podemos, nace del 15-M, pues entorno a esa movilización anti-OTAN, nace Izquierda Unida de la gente que ahí confluimos y al formarse Izquierda Unida pues vuelvo a la política ya en Izquierda Unida, no en el PC.

P: ¿Y quién integra Izquierda Unida?, ¿qué grupos o qué personas?

LA: Pues Izquierda Unida básicamente, básicamente, básicamente como eje vertebrador es el PC, pero se suma mucha gente que no es del PC.

P: ¿Pero el PC ya estabais divididos?, o ya había gente que os habíais ido.

LA: El PC ya…, ya nos habíamos ido, pero volvemos a Izquierda Unida, no al PC, quiero decir, ¿por qué?, porque vemos ahí, primero vemos que ya Santiago Carrillo se ha ido, que este…, que el que está dirigiendo en ese momento al PC,  es Gerardo Iglesias que tiene otro talante y es verdad que el hombre tenía otro talante, luego pues hizo lo que pudo porque ya, ya, la cosa ya no, no iba bien. Y, y, volvemos muchos de los que nos habíamos ido, no todos porque Jesús Alemán ya no vuelve, Jesús Alemán se va al PSOE, y hay otra gente que se van directamente al PSOE o a su casa, otros siguen trabajando en Comisiones Obreras y otros volvemos a Izquierda Unida como es mi caso.

¿Quién se suma?, yo, por ejemplo, en Albacete ¿quién se suma a Izquierda Unida que no son del PC? Pues se suman, los antiguos del PC que seguimos estando locos y nos gusta mucho la política, se suman de nuevo, nuevos movimientos cristianos que habían surgido en la lucha anti la OTAN, pues ahí está, por ejemplo, Luis Eduardo Martínez Valero que venía de esos movimientos, se suman sectores del PSOE que están muy desencantados con, con el giro que ha dado Felipe González de OTAN de entrada “No” y luego que “Sí”, como es el caso de Virginio Sánchez Barberán que era diputado del PSOE o la gente de Almansa con Marí Carmen Valmorisco, bueno gente del PSOE, y bueno incluso viene gente de…, el CDS que había sido el final de la UCD, como Adolfino Palacios, que fue concejal que no sé si os acordáis, que también se viene a Izquierda Unida. Entonces, ahí, en ese momento, en Izquierda Unida encuentran refugio una serie de disidentes de…, desde, de la izquierda, y alguno del centro, pero bueno muy poquito, básicamente de la izquierda, que, que, que ven en Izquierda Unida un camino que no es el PC este estalinista, que es otra cosa. Bueno y, y , y de hecho lo era, de hecho, fue otra cosa, lo que pasa que, bueno, que la izquierda tenemos muchos problemas siempre, no sabemos ponernos de acuerdo, y al final, bueno…, Izquierda Unida sigue estando ahora, ¿no? unido a Podemos, aunque un poco diluido en Podemos, pero ahí están con Podemos.

P: Y tú llega un momento en que te retiras un poco de la política ¿no?

LA: Sí. Yo, llega ya un momento en que ya me retiro, pues ya la última, la última vez que fui concejal ya dije: “ya, ya, ya me retiro”.

P: ¿Qué años?

LA: Pues yo creo que ya tuvo que ser en el noventa y algo ¿quizás?, no recuerdo, no, no recuerdo, no, no recuerdo que años, pero tuvo que ser…, vamos a ver, si estuve, sí, pues en el noventa y tantos, antes del 2000 sí, antes del 2000.

P: Y tomas esa decisión de salir de política y ¿ya no vuelves?

LA: Sí, tomo, y ya no vuelvo, no. Tomo la decisión a raíz de que ¡claro!, las crisis que habíamos tenido en el PC se repiten en Izquierda Unida. Cuando lidera Izquierda Unida Julio Anguita, que es un hombre que…, muy controvertido, pues Julio Anguita tenía también unos tintes un poquito dictatoriales, bueno a lo mejor la palabra es muy excesiva, porque dictadura es otra cosa, muy autoritario, muy autoritario para dirigir Izquierda Unida, y ¡claro! pues vemos, algunos vemos que se está repitiendo otra vez lo que había pasado en el PC, y que ya nos pilla muy mayores, que nuestras hijas se están haciendo mayores sin verlas, y que estamos…, no perdiendo el tiempo, pero sí que lo hagan otros que ya, que ya no tenemos fuerza, es mi caso, lo que yo hago en ese momento es ya dejarlo, me voy a mi casa, y abandono completamente la militancia política y…, no el gusto por la política, porque eso lo llevas siempre, pero sí que ya te das cuenta: primero que te has hecho mayor, segundo que ya has hecho lo que tenías que hacer, tercero que, que no puedes estar toda la vida porque esto es un…, la política tiene que ser un servicio público, y por tanto, tiene que rotar, y no pueden estar siempre las mismas personas y luego que ves que no, que, que, que tampoco consigues, que has conseguido cosas en su momento pero que ahora ya es otra vez, otra vez, otra vez, y no, no, no, no me interesa ya.

P:  ¿Y entonces te centras en tu vida profesional?

LA: Me centro en mi vida profesional, en el instituto y en el teatro.

CULTURA: 

P: Y en tus aficiones, el teatro.

LA: Y en mis aficiones, el teatro básicamente. Sí

P: Y eres director de un instituto, durante…

LA: Soy director de un instituto, del Amparo Sanz ¿eh? Ahí estoy 8 años de director. Después de estar de director, bueno estando de director es cuando me llama Manolo Pérez Castell para que dirija el Teatro Circo y…

P: Y el Cultural Albacete ¿también?

LA: Y el Cultural Albacete y le, y le digo que sí, y me voy a dirigir el Teatro Circo y el Cultural Albacete, en un periodo en que el Teatro Circo no está construido todavía, bueno termino yo junto con la empresa, las peleas con la empresa, con los arquitectos, con los proveedores, todo eso lo llevo yo, y la programación del Teatro Circo para la inauguración ¡en fin! y estoy, y estoy hasta que termina esa corporación, porque también me doy cuenta que el cargo de director del Teatro Circo y de Cultural Albacete que son muy bonitos y que están llenos de, de, de, de cultura lógicamente y de…,  también tienen unos tintes políticos que no me interesan, no me interesan. No solo es ser gestor cultural, es algo más y no me interesa eso ya, porque ya, ya había dejado yo la política y ahora no me voy a empezar otra vez con pequeñas miserias, pequeñas miserias.

P: ¿Por qué cómo surge Cultural Albacete, José María? ¿Cómo se crea?

LA: Bueno, Cultural Albacete surge siendo yo concejal la primera vez, sí. Esa es otra historia, esa es otra historia. Cultural Albacete surge, a través de, sobre todo Juan Bravo, que, que siendo yo concejal. Juan Bravo era escritor, bueno profesor y tal y tenía la primera revista, el número 1 y el 2 creo, de la revista Barcarola las editaba él por su cuenta, ¡claro! eran unas revisticas, y entonces ¡claro! pues al Ayuntamiento acudía todo el mundo y uno de los que acude es Juan Bravo y entonces digo: “ bueno pues esto puede tener una ayuda municipal importante, incluso hacerla municipal” ¡claro! el número 3 ya es municipal. De esta manera conozco yo a Juan Bravo. Y, y el, el PSOE había contactado con la Fundación Juan March, o la Fundación Juan March con el PSOE, no lo sé bien, que querían hacer un experimento en una ciudad de provincias, de una gestión cultural, y entonces pues podíamos ser, podíamos ser nosotros, bueno pues hay que tantear eso, y en lo que yo sé, porque probablemente hubo más gestiones que yo desconozco, tampoco en aquel momento como tenía tantísimo trabajo me preocupa demasiado, en lo que yo sé, Juan Bravo y yo un día, bueno un día no, un mes de septiembre nos fuimos a Londres y allí en un hotel…, nos vamos a Londres porque él va a hacer un curso, no un curso, a dar unas conferencias sobre Stendhal, había un congreso de Stendhal y él es muy, muy especialista, digamos en Stendhal. Y yo me voy con él no por lo de Stendhal sino porque teníamos una cita con el jefe, sería presidente o director general de la Fundación Juan March, que estaba allí en Londres para otra cosa, y cenamos, nos invitó él a cenar, en un hotel bastante de lujo porque nosotros éramos pobrecicos (sonriendo), y ahí hablamos de la posibilidad de que en Albacete se materializara eso, pero no quedó aquello cerrado ni mucho menos, las negociaciones para cerrarlo tuvieron ya que venir a otro nivel que a mí se me escapó probablemente, de, del ministro de Cultura, con alguien, con el diputado del PSOE y tal, pero sí es cierto que nosotros tuvimos esa conversación, que ya digo que fue una cena, con el…, con el que llevaba la Fundación Juan March, y que ya hablamos de esa posibilidad, de las infraestructuras que tenía Albacete, de lo que se podía hacer, y sí así, eso es lo que yo recuerdo, pero que probablemente la materialización final, ¡claro! vino de más, vino, no, no, no me voy a atribuir yo la fundación, pero que si participé y fue de esta manera, con Juan Bravo en Londres ¡fíjate!, no me acordaba me lo habéis recordado.

EDUCACIÓN: 

P: Otro ámbito de tu vida que hemos pasado así dando un poco vuelos en el aire: la educación José María. Tú te has dedicado paralelamente a tu vida política, ha sido la educación. 

LA: Sí, a mi vida política y a la educación, pues sí, sí, sí, he estado. Menos el periodo que estuve en el Teatro Circo de director que fueron 3 años casi 4, lo que dura una legislatura, pero cuando me llama Manolo Pérez Castell, ya estaba avanzada la legislatura, por tanto, estuve 3 años o así, salvo ese momento, el resto de mi vida profesional ha sido siempre en el instituto y nunca he pedido excedencia. He estado siempre trabajando y compatibilizando la concejalía o el teatro con la actividad docente, porque es lo que me ha permitido vivir y mantener a mi familia junto con mi mujer, que no he sido yo solo. Y bien, ha sido una profesión que he llevado muy bien, me ha gustado, me he llevado bien con los muchachos, me ha gustado la enseñanza de las matemáticas, y no tengo, tengo solo buenos recuerdos, ¡hombre!, ahora que mi hija también se dedica a la enseñanza, cuando llega el domingo por la tarde, y dice: “uuu, me tengo que ir mañana al instituto”, tal, me acuerdo y sí, da un poco de pereza ahora y digo: “si ahora tuviera que ir a dar…” pero ¡claro!, ya tengo muchos años y no es cuestión de ahora planteármelo, pero en ese momento no me daba pereza ir al instituto dar mis clases y sin problemas, no sé, tengo un recuerdo muy bueno.

Mi época de director, también. Yo fui director ¡claro! porque me eligieron mis compañeros, en aquel momento se elegían, tenía mucha experiencia de gestión, desde el ayuntamiento ¡claro! y quizás fue una de las cosas que valoraron, pero también vi que aquello había que hacerlo porque digo: “ no puedo estar aquí 40 años como al final estuve 38 en el instituto y no haberte comprometido con la dirección, pero también lo mismo, cuando pasaron 8 años, ya, qué venga otro, ¡claro! porque también… Pero, sin embargo, las clases muy bien, yo las recuerdo…, algún problema he tenido con algún alumno y con algún padre en cuarenta años, pero muy pocos problemas, muy pocos, en general muy bien, y ¡claro! en una ciudad como esta donde vas: “usted fue profesor mío, usted fue profesor mío”, y siempre…, ¡claro! el que tiene malos recuerdos no me lo va a decir, pero la mayoría de los que me abordan, todos los que me abordan, son para ¡en fin! darme las gracias y para agradecerme. Y yo estoy contento. En general, he tenido muy buenos recuerdos. Es un poco monótona la profesión, porque llegaba el primer día y empezabas, en todos los cursos, desde el más elemental hasta el más superior, empezabas con el mismo tema que es los números (sonriendo), y primera lección los números, y las clases de números que hay, y los naturales, y los enteros y los reales y los fraccionarios, y ¡claro! cada curso se complicaba un poquito más, y los irracionales, pero siempre la primera lección, los números y  al final ¡claro! es un poco aburrido ¿no?, es un poco aburrido.

CULTURA – TEATRO: 

P: Tú pasión, tu pasión, el teatro.

LA: Mi pasión ha sido el teatro, sí, sí.

P: Toda tu vida.

LA:  Toda mi vida, sí. Ya, antes de dedicarme a la política y a la docencia ya, aficionadillo de chiquillo me dedicaba al teatro, sí, sí. Y ya luego en el teatro universitario, luego cuando fui concejal, fundé la Escuela Municipal de Teatro y el TEMA, y luego ya en el instituto, creé un grupito que primero fue escolar, y luego ya se hizo profesional, se hizo cooperativa que son “Los Cachivaches”,  que el viernes que viene, estrenan una comedia en el Teatro de la Paz, la primera que hacen sin mí, ya solo ellos con un director nuevo y todo ellos, sí, sí. Bien, he estado en el teatro, pues eso, toda mi vida, con altibajos ¿no?, pero sí.

P: Bueno José María pues muchísimas gracias,

LA: Nada, a vosotros.

P: Lo hemos pasado estupendamente.

LA: Muy bien, aquí hablando.

P: Aquí con esta conversación y con esta historia de vida que nos has contado.

LA: Aquí que os he contado mi vida

P: Claro que sí

LA: Breve.

P: Una vida bien interesante, y nos has contado, además, muchas cosas de Albacete que son importantes que se quede el testimonio.

LA: Sí

P: Es verdad, es importante registrar esas cosas, que no se nos olviden.

LA: Muy bien.

P: Muchas gracias.  

Bookmark and Share

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás

 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosCEDOBIProyectosNormasContactoEnlaces | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación