Emilio Plaza Giménez

Emilio con 92 años, nos cuenta su infancia donde bien temprano se tuvo que ir a trabajar a cultivar las huertas. Nos habla de su juventud, cómo se entretenían, su noviazgo y cómo iban a nadar en el río Júcar y las mujeres a lavar. Nos relata historias de la guerra civil, el campo de aviación y el hambre que sufrieron en la posguerra.

Fecha de entrevista: 15/06/2021

Comarca: La Mancha
Municipio: Villalgordo del Júcar
Provincia: Albacete
Pais: España
Año Nacimiento: 1929
Género: HOMBRE
Entrevistador/a: Antonio Lucas (Producciones Bressol)

TRANSCRIPCIÓN EDITADA
EMILIO PLAZA JIMÉNEZ


PERFIL:

Emilio con 92 años, nos cuenta su infancia donde bien temprano se tuvo que ir a trabajar, a cultivar las huertas. Nos habla de su juventud, cómo se entretenían, su noviazgo y cómo iban a nadar en el río Júcar y las mujeres a lavar. Nos relata historias de la guerra civil, el campo de aviación y el hambre que sufrieron en la postguerra.

00:05 - EMILIO PLAZA GIMÉNEZ – 92 AÑOS

00:05 - VILLALGORDO DEL JÚCAR

Entrevistador- ¿Su nombre?

Emilio Plaza Jiménez me llamó, y mi edad son 92, cumplidos del 4 de marzo. Trabajar mucho. Desde que tenía 10 años o algo menos, en el campo.

00:26 – FAMILIA - ORIGEN DE LOS PADRES

Entrevistador- ¿Sus padres eran también de aquí?

Mi padre no. Mi madre, sí. Bueno, mi madre, la verdad, se crio aquí, pero mi madre nació en un pueblo que se llama Tarazona de La Mancha. Allí es que estaba mi abuelo, estaba allí en una finca de allí de Tarazona y vivían allí, ¡claro!, mi abuelo y mi abuela. Y ¡claro!, pues nació allí, mi madre nació allí, pero ella como si hubiera nacido aquí. Cuando yo me casé tuve que ir a por la partida de nacimiento de mi madre allí, que decía el cura que éramos familia la novia y yo. Es que, mi mujer que fue, dice que decía el cura, que éramos familia porque es que ella tenía los mismos apellidos que mi madre. Ná más que ahora han cambiado, mi madre era Jiménez Martínez, y mi mujer era Martínez Jiménez, y tuve que ir a por las partida de mi madre, sí.

01:33 – FAMILIA - PADRE EN LA GUERRA DE ÁFRICA

Mi padre porque no…, porque ¡claro!, cuando ya lo hicieron licenciado del servicio..., yo sé todas estas cosas porque me las enseñaba mi padre. Le decía el capitán. Dice, le decía el capitán: “¿Qué vas a hacer Plaza? ¿Te vas a reenganchar o te vas a ir a tu tierra?” Pues ¡claro!, se tiró allí mi padre 38 meses sin venir a su casa, allí en la guerra de África. Dice, “pues me iré para mi tierra”, dice: “si te renganchas, a los dos meses, te hago sargento”. Y mi padre sin saber antes cuando llegó nada de lo cómo se dice, no sabía lo que era un ahogo, y le dijo: “si te reenganchas a los dos meses te hago sargento”. ¡Claro!, se vino para su tierra a cavar y a labrar, en el campo y ya está y así se ha muerto. Yo ahora no ando mucho, pero bajaba mi padre a la huerta andando, andando mucho más despacio que yo.

02:39 - FAMILIA - EMIGRACIÓN:

¿Hermanos míos?, dos hermanas y un hermano y yo. El hermano está en Barcelona. Cuando él nació tenía yo 20 años cumplidos ya, sí. Y se fue pa allá pa Barcelona, porque la novia era de aquí y cuando tenía 17 años mi hermano, y se fueron los padres de la novia, pues ¡claro!, él se fue, al poco tiempo se fue él también, y se llevó, al primero que se llevó fue a un hijo mío, que tenía mi hijo de 13 años. A los 3 años de estar mi hermano se llevó al mío, y luego se llevó también a un sobrino de nosotros, y luego se llevó..., luego después de mi sobrino se llevó a mi hija la mayor, y después a este, y allí se han vuelto catalanes, na más que a este lo han despedido después de llevar 32 años allí trabajando en el mismo sitio, y ¡claro!, se ha venido aquí, ya se empadronó aquí y de tó.

03:56 - EDUCACIÓN -  LA ESCUELA

¿Al colegio? Sí, no mucho, pero sí.

Entrevistador- ¿Se acuerda cómo era?

Sí, era dónde estaba, dónde iba yo al colegio, está por ahí, por ahí en la calle otra que sigue, ahí estaba. Se llamaba el maestro don Tomás, se llamaba el hombre.

Entrevistador- ¿Le gustaba?

Sí. Bueno, yo, ahí aprendieron mucho, o aprendimos todos los que íbamos, porque a dos les dijo el maestro, les dijo: “yo ya no los puedo enseñar más, ya sabéis como yo”. Y ¡claro!, pues ya se quitaron de la escuela. Y así lo valió. Era un buen maestro, bueno para mí. Pero yo…, yo aprendí más de mi padre que del maestro. Y mi padre, cuando mi padre estuvo en la guerra de África, y mi padre cuando se lo llevaron, cuando se fue al servicio, pues lo mandaron para allá. Y mi padre no sabía ni leer, ni escribir, ni sabía lo que era una letra. Y ¡claro!, pos le escribía..., mi padre tenía una novia en otro pueblo, de Cuenca. Este último que han pasado, para acá. ¿Han venido por La Roda? Entonces no. Ese pueblo es de Cuenca, y como no sabía, pues uno que era de Cuenca también, mi padre también era de un pueblo de Cuenca. Y él ¡claro!, otro soldado le dijo: “¿pero tú quieres aprender?”, dice: “¡pues claro que quiero aprender!”. Y aprendió las 4 reglas y a escribir, y las cuentas y eso. Y no sabía nada, nada, nada. Un hermano de mi padre, el que le seguía a él, si llega a saber poner su firma no va al servicio, pero como no supo... Antes había muchos hombres y mujeres que no sabían ni poner su firma.

06:26 – AGRICULTURA – MUNDO RURAL - TRABAJO EN LA HUERTA

Bueno, pos unos han tenido trabajo, y otros que no han tenido. A mí no me han faltado, a mí me ha sobrado siempre, porque nosotros teníamos poco en el campo, teníamos una huerta, que es donde yo sacaba agua con el cubo.

Entrevistador -¿Cuénteme eso?

Que hacíamos una entrada desde el río pa la tierra, una reguera que era así de ancha, y, ¡claro!, teníamos la huerta. Mi padre nunca dejó de trabajar, tuvo siempre trabajo, y yo lo mismo, yo cuando ya empecé a trabajar me ha sobrado. Teníamos muy poco terreno nosotros en el campo, pero luego mi padre fue cogiendo tierras de a rento, como se llama. Y juntamos 1.300 olivas que llevábamos, y muchos días de trabajar para llevarlas un poco bien.

07:29 – AGRICULTURA – MUNDO RURAL - ARRENDAR TIERRAS

Entrevistador- ¿Qué quiere decir a rento, Emilio?

Porque…, bueno, te voy a decir de tú. Tú tienes tierras, eres rico, y tienes tierras, y ¡claro!, pues tienes que buscar obreros, y algunos las arrendaban y el que se queda con esas tierras, las lleva a rento, le tienes que dar lo que, lo que acuerdes con el amo cuando cojas la recolección de darle lo que se haya acordado, el rentero con el amo.

Entrevistador- ¿Y si la cosecha no era muy buena?

¡Ea!, ganábamos menos.

Entrevistador. Arreglo a lo que se cosechaba.

Mi padre, lo que se quedó sobre…, muy cerca de lo que le decían almudes, y le daba mi padre al rentero, al amo, de cada 5 fanegas de trigo, le daba 1, y cuatro para nosotros. Nosotros trabajamos, ¡claro!, sembrábamos el trigo, labrábamos las tierras, lo segábamos, lo trillábamos, y se les daba ya en limpio así.

08:47 – AGRICULTURA – MUNDO RURAL - LABRAR LA HUERTA

Mi padre primero tuvo burras, luego ya…, pero bastante tiempo con burras labrábamos, y luego ya compró (inaudible 08:56). Y ya está y así hemos trabajado.

Entrevistador- ¿Qué hacía usted en el campo del día a día?

Pos labrar, labrar y arar la tierra con los animales, hago un surco pa allá, otro pa acá y así, hasta que terminabas el pedazo.
Y cavar pues era con una azada, y vendimiar con las manos también. Vendimiar es coger las uvas de la cepa.

09:33 – AGRICULTURA – CULTIVOS -  OLIVOS, VID, MANZANOS

Pues se cultivaba la aceituna, se cultivaba el vino, que son las cepas, y así todo eso de la huerta. ¡Menudos manzanos tenía mi padre! Una vez, me acuerdo un año vendió la fruta en el árbol, la vendió…, se entendió con dos, con dos hombres, y dijo: “tanto quiero por este árbol”, pues si les parecía mucho pues decían: “tiene usted que bajar algo y eso ¿sabes?, hasta que se ponían de acuerdo, y así lo vendió, sí.

Y entonces la vida, era la cosa más sana para los árboles, y para las personas y para tó. Ahora, sino sulfatas 40 veces todas las cosas no hay, no hay nada. Cría sapos la fruta.

10:36 – AGRICULTURA – REGADÍO - REGAR DEL POZO

Y otro…, aquí tengo otra huerta que da al río, esta era de mis suegros. Y mi suegro y un hermano suyo, hicieron un pozo. Un pozo, ¡claro!, ya sacaban el agua de un pozo, y eso le llamaban una noria. Allí es que ponían unas ruedas de hierro, y con una caballería, así dando vueltas, ¡claro!, sacaba el agua. Llevaba una cosa que le llamaban arcabuces, en la rueda iba eso atado y cuando bajaba cogía el agua y cuando subía vaciaba el agua en la balsa, y así lo tengo ahí. Bueno, ahora tengo un motor, y mi padre también puso, donde regábamos del río que ese era de mi madre, pues antes estaba la reguera y sacábamos a cubos, pero luego…, luego ya se juntaron unos hombres de aquí del pueblo, y pusieron una línea y cada uno puso un motor, y ¡mira tú! así se sacaba bien el agua.

12:00 – SOCIEDAD – JUVENTUD - JUVENTUD Y DIVERSIÓN

Cuando éramos jóvenes, nosotros éramos 8 amigos, vivimos 5 todavía. Uno va a cumplir pronto 94 años, dos van a cumplir 94, pero uno es que los cumple el día 30 de julio, ese está en Barcelona, y el otro los cumple el 12 de octubre, los 94 también, esos son los mayores de los 8 amigos que éramos, y nos hemos divertido mucho, sin cuartos, sin cuartos, ahora parece que para divertirte, hay que llevar bastantes cuartos en los bolsillo, antes sin cuartos, pero hacíamos muchas…, muchas tardes hacíamos una merienda en la casa de un amigo, luego en la casa de otro, y todo eso. Yo he tocado un poco el acordeón, ahora tengo dos ahí en la casa. Y ahora no toco ninguna. La primera que me compró mi padre tiene ya más de 100 años, la acordeón aquella, porque aquel acordeón se lo regaló una novia al novio, y luego ese hombre ya después de tenerla muchos años, se casó con aquella mujer y luego ya la tuvo que vender, no por nada, ná más que porque era un gandul y no tenía para comer. Le costó a mi padre 500 pesetas, y los amigos se han divertido mucho, más que yo, porque yo es el que les hacía el ruido ¿sabes? con el acordeón. Pues casi nadie tocaba, un hombre ahí Damián que tocaba el acordeón también, íbamos tres que nos enseñara algo, sí.

Recuerdo una vez estaba yo de mozo en una aldea y la nochebuena, pos resulta que, que tenía yo que, el primer día de la Pascua tenía que sacar la basura de las mulas, y no viene la Nochebuena al pueblo, pero uno de los amigos, se fue con la bicicleta a por mí, sí, para que se juntaran los amigos y pasarlo bien. Nos hemos divertido mucho los amigos.

14:55 – FAMILIA - EL NOVIAZGO

Mi mujer no era de la cuadrilla. Luego fui, empecé a ser novio cuando tenía 15 años. Fuimos 10 u 11 años novios, ya nos conocíamos cuando llegó el día de casarnos. Ahora solo un día o dos, y ya se acuestan juntos, pues nada. Yo con la vida de ahora no puedo, no, hombre, puedo…, yo ya he pasado por todo eso y mis amigos también, pero que hay nietos y hay nietas y no me gusta. Te gustaba una muchacha en el baile, pues bailabas con ella, y hasta que ¡claro!, ya salías con ella, y a lo primero, pues hablábamos en la puerta, o retirados de la puerta. Y luego yo a mi suegra, le tuve que pedir 3 veces, la pobre me decía, que no me daba el permiso para pasar porque era un sinvergüenza. Yo, muchas veces me iba al baile, y tenía la desgracia de que bailaban las muchachas todas conmigo, y no venía  a por la novia, luego después del baile venía a verla, eso pues muchas veces. Pero al fin llegó de que…, se ve que era ella pa mí y yo pa ella.

16:32 – PARAJES NATURALES – RÍO - NADAR EN EL RÍO

¿A nadar? , al río.

Entrevistador- ¿Recuerda usted haber ido allí?

Yo estuve…, entonces muchas veces decimos que no hay Dios, pero yo creo que entonces me ayudó Dios. Conforme habéis venido, donde mucha agua hay en el puente es arriba, en aquel lado ¿no? Pues ¡claro!, el día de Santiago, el 25 de julio, y le digo a mi padre y a mi madre, digo: “voy a bañarme”, y dice mi padre: “voy a afeitarme a la barbería”, digo: “mientras usted va, yo voy a bañarme”, y dice: “no vayas, no vayas que hoy es mal día”, es más, mi padre decía que era mal día y llevaba razón, porque en otros sitios, como no pasa el río, en otros pueblos, pues venían aquí, y algunos se quedaban, pero ahogados, sí, sí. Y yo, yo la tuve…, ya tragaba. Me echo a bañar, y yo porque tenía, no tenía la costumbre de tirarme de cabeza, ni de pie, ni nada, ná más que yo bajaba al agua y cuando me llegaba ya por aquí, pos salía nadando, y venía el río muy crecido, venía mucha agua, y levantaron una compuerta y era la primera. Al dar así dos perchones, la corriente me chupó. Y estuve así, con estos 3 dedos, esta compuerta es la que estaba levantada, y está en la que estaba bien e hice así y se quedaron así los dedos, el que esté ahogándose si se agarra así, se ahogara, pero de ahí no se desagarra porque yo no…, pues la compuerta llevaría ya a saber los años que llevarían ya, estarían muy escurridas quiero decir, de pasar tanto tiempo el agua. Si en vez de hacer así a la compuerta, hago así, me caigo abajo donde derraman las compuertas, y allí me hubiera reventado en vez de ahogarme, porque donde derraman es piedra ¿sabes?, y con la fuerza que traía el agua, pues allí me hubiera matado.

19:10 – PARAJES NATURALES – RÍO – MUERTE - AHOGADOS EN EL RÍO

Sí se han ahogado ahí en el río también, ha caído algún camionete, algún camión ha caído ahí. Un año en las fiestas de agosto que son el 15, hay 2 o 3 días de fiesta, venían 2 muchachas y una nena, y se ahogaron las 3 ahí, ¿en el rodeo del puente?, cayó el camión al río, y se ahogaron.

19:40 – PARAJES NATURALES – RÍO - NADAR LA MUJERES EN EL RÍO

Las mujeres iban a bañarse de noche, de noche.

Entrevistador- ¿Y eso?

Para que no las vieran. Se ponían a lo mejor un saco ¿sabes?, se liaban con una cortina..., pero ahora…, bueno…, que entonces no había trajes de baño, entonces no habría de seguro, pero si se bañaban, sí. Algunos de ellos irían y se esconderían por allí pa verlas.

20:17 – PARAJES NATURALES – RÍO – LAVADERO - LAVAR EN EL RÍO

Al río iban con una cesta, el valeo, y hacían un sitio aquí, otro allí más largo y eso…,  y allí lavaban, en el río, o sea que hacían un sitio allí para que estuvieran bien para lavar, y más abajo, más para arriba pues hacían otro y así se juntaban dos o tres mujeres juntas y lavaban ahí. Antes no había…, aquí no ha habido nunca lavadero, como estaba el río.

Antes había un cantar que decía: “hay que ver, hay que ver, la ropa que antes usaba la mujer, que hacía una de esas faldas, salen por lo menos tres”. Yo creo que salen ahora media docena en vez de tres.

21:24 – SOCIEDAD – CLASE SOCIAL – FAMILIA – LAS CASILLAS Y EL PALACIO DE LOS GOSÁLVEZ

Cuando habéis bajado la cuesta esa que te digo, ahí hay un pueblecejo también, ahí a eso se le llamaban Las Casillas. Ahí vivían, las personas que vivían allí eran... Hizo el hombre un palacio..., porque el palacio…, este que ahora os ha acompañado ¿este muchacho?, ese lo tiene escrito. Creo que el hombre ese que hizo el palacio no era de aquí, y luego se junto con mucho terreno al río. Y creo que se enamoró de…, un gitano, paso por allí, había gitanos rumbones con su carro y una mula. Pasó el gitano y la mujer, y el amo de eso, pues se ve que se enamoró de la mujer del gitano. Y ¡claro! le dijo: “mire usted me he enamorado de la mujer, de su mujer”  y el hombre ¡claro!, el gitano le diría: “pues es mi mujer”, dice: “mire usted, yo le voy a dar usted dinero para que usted viva siempre muy bien, pero me tiene usted que vender a la mujer”, y la mujer creo que le dijo: “si es verdad que tanto te gusto, me tienes que hacer un palacio”, y le hizo el palacio, eso era un palacio, pero ahora está hundido, ha cambiado ya de eso…, los dueños de entonces ya murieron todos también. Eso era un palacio, sí. Ahí cada habitación era de un color y la ropa era del mismo color que la habitación, otra habitación era de otro color, la ropa igual de otro color.

Ahí en Las Casillas ahí pudo haber por lo menos 30 vecinos ahí. Hay había fábrica de harinas, había molino de pienso, había almazara para moler la aceituna, ahí había de todo. Y de árboles, había un árbol que aquel árbol se llamaba “Tetilla de monja”, el fruto, el fruto, el fruto que era así pequeño. Yo todavía sé dónde está, dónde está el árbol ese que a lo mejor ya no está que se habrá secado.

24:12 – PARAJES NATURALES – CATÁSTROFES NATURALES – RÍO - RIADA DE 1941

Y vino la riada en el año 41, venían, varias riadas, pero esa fue muy gorda, esa fue muy gorda. Aquí en 2 km, desde aquí desde el puente, para allá, para el río arriba, por lo menos se hundieron 8 viviendas. Eran viviendas de tierra, porque la primera que se hundió, viniendo de allá para acá..., la de los amos no se hundió, y esa, está del río como estamos tú y yo, del agua así está, la casa del agua así a dos metros. Esa no se movió, pero es que se ve que para esa casa había hierro, cemento y de todo y esa no se ha movido, pero, ¿la del hortelano?, esa cayó a escape, y lo menos 8 hasta aquí, y para arriba, este desemboca allí en Valencia, allí en Cullera, pues menudo cisco, a hundir casas. Veías por ahí, la huerta del puente, ¿sabes?, esa no se hundió, pero por ahí se veían los baúles por encima del agua, las arcas, y toda la..., ¡madre mía!, mucho, mucho. Se hundieron muchas casas.

25:57 – HISTORIA – GUERRA – LA GUERRA CIVIL EN VILLAGORDO

Pues yo nací en el 29 y la guerra empezó el 36. Y acabó el 39, 3 años que duró la guerra aquí en España. Sí, me acuerdo bien, sí. Aquí pues eso, pues mandaban los de izquierda. ¡Claro!, la guerra fue contra los de izquierda contra los de derecha. En la izquierda hay personas, y ha habido personas malas y en todos los lados y en los de la derecha también. ¿No? Pos, claro. Yo no he pasado hambre. Pero algunas mujeres guisaban sin aceite, con sebo de ovejas y mi madre nunca guisó sin aceite. Escondimos, en un sitio que se llama la pajera, la pajera, es donde echábamos desde la cámara la paja para las mulas, y allí teníamos siempre una bombona escondía por si acaso iban cuando la guerra, por si acaso iban allí a registrar algo. Aquí me acuerdo que las camas, por lo menos las del matrimonio, aquí mi suegra tenía 2 colchones y se llevaron 1, menos mal que dejaron otro.

Entrevistador- ¿Quién se lo llevó?

Pues los milicianos que había aquí puesto también.

27:28 – HISTORIA – GUERRA – EL CAMPO DE AVIACIÓN

Aquí mismo por donde habéis venido, cuando ya le dais..., aquí una cuesta que hay bastante grande, pues yendo para allá al subir la cuesta esa, allá a mano izquierda, estaba el campo de aviación en la guerra.

27:45 – HISTORIA – GUERRA – LOS SOLDADOS Y LAS MUCHACHAS

Las muchachas eran…, los amos eran los que venían, los soldados que venían se hicieron los amos de las muchachas, no ves que a los demás, a los zagales de aquí, pos se lo llevaron a la guerra. La última quinta que se llevó fue la quinta del 41. Algunos se casaron aquí. Por lo menos 3 o 4 se casaron, los hombres con mujeres de aquí.

28:17 – HISTORIA - POSTGUERRA DE HAMBRE Y MISERIA

Mucha hambre, mucha hambre, yo no he pasado hambre, y he estado una vez, un día sin comer pan, de lo que era pan, entonces sí era pan, esto no es pan. Y aquel día había ido mi padre a moler, ahí, al pueblo de Tarazona, o sea, que se ve que se retrasó un día de ir a por más pan.

Entrevistador- ¿Al molino?

Al molino fue. Hubo una época también, que daban el pan que era amarillo. Nos decían que era de maíz. El maíz ¿sabéis lo que es? Hacían unas tortas así, las que estaban bien cocidas, ¿sabes? no estaban mal, pero había…,  algunas no las cocían bien y estaban muy blanduchas.
La vida una lástima en la guerra, una lástima para muchas gentes. Antes hacían las mujeres cola para ir..., a eso le llamaban abastos, que daban muchas cosas por ración. Donde había dos personas pos daban dos raciones, donde había 5 pos 5, nos daban por ración, en un sitio que le llamaban abastos. Daban el jabón, el azúcar, y varias cosas así, con una cartilla,  ¡claro!, con toda la familia que tenía cada matrimonio. Una lástima, que no lo veamos ya eso, ¡ea! Na más que todo lo que hay, lo hacen los hombres, lo bueno y lo malo, y ya está.

30:05 - FOTOS

Estos es que tenían, esta se la llevaría la riada del 41. Estas familias es que tenían un tejar, donde hacían las tejas y todo eso al otro lado del río, un poco más abajo del puente, y desde aquel lado del río donde se bajaban a este, pues hicieron una barca, y ¡claro! de vez en cuando llevaban la merienda y se iban al campo, pues cruzaban por ahí, y esa balsa se la llevó el río, se la llevó la riada aquella. A estos les decían los tejeros, y antes así hacían los ladrillos, no adobes, eso era de tierra sola, a los adobes le echaban alguna paja también, para que no fuera la tierra sola. Una vida mísera de todo.


Duración entrevista: 00:31:12

Bookmark and Share

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás

 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosCEDOBIProyectosNormasContactoEnlaces | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación