Pedro Bolívar Reverte

Cargando...

Pedro Bolívar Reverte, hijo de un oficial del ejército republicano, nació en Torrevieja (Alicante)  y creció en Sant Just Desvern ( Barcelona). Durante su etapa de estudiante de medicina inició su primer contacto con la política antifranquista, militando en el Sindicato de Estudiantes y más tarde en el PSUC.

Médico neumólogo, se trasladó a Albacete al acabar la especialidad y aquí se afincó para siempre, ejerciendo en los hospitales de Albacete, Almansa y Hellín

Militante del Partido Comunista, participó activamente en la Transición política española, ejerciendo varios cargos como el de secretario Provincial y posteriormente formando parte del Comité Central.
Fue concejal en los Ayuntamientos de Albacete y Hellín.

Tras finalizar el proceso de Transición mantuvo su actividad política en el PCE. En 1986, cuando el PCE pasó a formar parte de Izquierda Unida, ocupó el cargo de Coordinador Provincial.

Fecha de entrevista: 12/05/2021

Comarca: Llanos de Albacete
Municipio: Albacete
Provincia: Albacete
Pais: España
Año Nacimiento: 1943
Género: HOMBRE
Entrevistador/a: Ana Fe Serra

P: Buenas tardes, Pedro. Vamos a grabar una entrevista para el Archivo de la Palabra del Instituto de Estudios Albacetenses, y el formato es una historia de vida, entonces puede usted empezar, por favor, contándonos, donde nació, un poquito de su infancia, y ya empezamos a hablar

INFANCIA - FAMILIA: 

PBR: Pues, yo nací en Torrevieja, el 18 de agosto de 1943, pero estoy registrado en Espinardo, Murcia, porque mi abuelo era de, de allí, de Espinardo, y se empeñó muchísimo se ve por lo que me contaron, de que tenía que ser en su pueblo, donde me quedara registrado.

Nací en una playa, se llama en Torrevieja, que se llama Azequión, y donde había nacido mi madre también, y que los torrevejenses llaman Asequíón, porque hablan con la “s” en vez de con la “c”, y bueno, ya vivían mis padres, ya vivían en, en  Barcelona y se fueron otra vez, después de nacer, prácticamente al mes, porque nací en vacaciones, y se fueron otra vez a Barcelona a vivir, primero con, con sus padres, los padres de mi padre, y después en una casa en la que vivimos hasta…, yo debía tener unos 18, 20 años en un pueblo que se llama San Justo Desvern, o Sant Just Desvern (sonriendo) en catalán. Pues allí empecé la escuela. Los primeros años de mi infancia pues…, recuerdo poca cosa realmente, pero si tengo algún dato de un plato que se comía yo creo que, para comer, para cenar y seguramente para desayunar también (riendo), que eran “Las farinetas”, que era como una especie de sopa de una harina muy amarilla y que nos lo daban para todo siempre y continuamente. Recuerdo haber acompañado a mi madre a comprar con la cartilla de racionamiento, y…, que el dependiente cogía y le hacía algo, no sé si le ponía sellos o es que firmaba en la, en la cartilla de racionamiento, o que hacía, pero el hecho es que si recuerdo haber ido a comprar por ese sistema ¿no? Y la escasez típica de la postguerra claro está.

ESCUELA: 

Empecé a ir a la escuela, o empecé, mejor dicho, a no ir a la escuela a los 5 años, pero me pusieron allí a hacer unos palotes y no sé qué, no me gustó nada y aprovechando que el patio daba hacia el exterior, era exterior y tal, me fui a mi casa y ya no volví hasta el año siguiente, hasta los 6 años. La escuela que volví era, no eran las Escuelas Nacionales, sino que era una escuela que dependía de la parroquia, una escuela parroquial, por ahí en Cataluña hay bastantes o había bastantes escuelas parroquiales, y bueno. No hice, hice bueno amigos, no era nada revoltoso, me gustaba mucho estudiar, me gustaba mucho leer, y…, y así pasé los primeros años de mi infancia. 

FAMILIA: 

P: Y sus padres, ¿a qué se dedicaban Pedro?

PBR: Mi padre, mi padre en aquel momento estaba trabajando en una empresa que fabricaban aparatos de, de radio, que se llamaba Iberia Radio, y que…, bueno como estudioso de, de la radio, estaba en el..., en el departamento de puesta a punto, donde ya salían los aparatos una vez habían hecho la cadena. Después fue, jefe técnico de Radio Juventud de Barcelona y después de Radio Nacional de España en Barcelona, pero eso ya pasados muchos años, y…, y mi madre fue ama de casa, no trabajó fuera, fuera de casa nunca. Fuimos tres hermanos.

P: ¿Y tuvo usted más hermanos?

PBR: Fuimos tres hermanos sí, y la pequeña que todavía vive, se lleva una diferencia de 11 años conmigo y de 4 con el hermano mayor, que desafortunadamente falleció de un infarto de miocardio.

Bueno, el pueblo San Justo Desvern es un pueblo que está en la montaña cercana a Barcelona, a unos 8 kilómetros, 6, 8 kilómetros no lo sé muy bien, muy bien comunicado eso sí con Barcelona, y por lo tanto pasé parte de la juventud yendo a la montaña, la montaña me encantaba, mi hermano me, me llevaba con él a cazar mariposas u otros insectos o algo así, y me lo pasé bien, menos las vacaciones, me refiero a lo del campo, menos las vacaciones de verano que íbamos a Torrevieja y que me lo pasaba en el mar, porque como la casa estaba en la misma playa, pues me lo pasaba en el mar, y después ha sido, quizá, de las cosas que más me han gustado, he practicado el submarinismo, la pesca submarina, ¡en fin! he estado en el agua, horas y horas, sí.

ESCUELA – EDUCACIÓN: 

Y, bueno, hice la Primaria, yo creo que bastante bien, sin tropiezos de ningún tipo ni nada, ni de tipo de comportamiento, ni de tipo de estudios ni nada. Y empecé el bachillerato en el mismo pueblo, en una academia que habían abierto ese año, porque allí no había instituto, ni, ni nada y entonces no lo podías hacer más que por libre lo que pasa es que, bueno, existía una academia que te ayudaba a prepararte y empecé allí el bachillerato, que casi culminé a los 16 años, porque lo empecé un poco más tarde de lo que…, de lo que se debía, y con un encuentro con mis padres, porque querían que estudiara para perito electrónico y yo ya había decidido que quería ser médico, y aquello fue un poco, un poco difícil porque ellos no se veían capaces de costearme la carrera, ni de, ni incluso que yo fuera una persona, o un niño, o un joven adecuado para hacer unos estudios universitarios, para ellos era algo que escapaba a su comprensión, porque no había habido nadie en la familia que estudiara una carrera superior ¿no?, y al final me comprometí a empezar a trabajar a esos 16 años, perdón, que empezaría a trabajar acabando el bachillerato..., cuando acabé el bachillerato a los 16 años, me comprometí a empezar a trabajar, y que ellos me dejaban empezar, a estudiar, a hacer el bachillerato superior y por lo tanto poder estudiar una carrera superior.

DICTADURA: 

Bueno, así por esa, por esa edad cosas…, bueno el clima, era un clima opresivo, no se hablaba de política de nada, se ocultaba lo que habían hecho los padres, o lo que les había sucedido durante la guerra, ¡en fin! Mi padre había sido oficial en el ejército republicano, y por lo tanto, se sentía orgulloso y después lo supe bien, bien que estaba muy orgulloso de haberlo sido, pero mientras fui pequeño, y hasta los probablemente 17, 18 años no empezamos a hablar de, de lo que era la política, o de lo que habían hecho, o de lo que había pasado durante la Guerra Civil, en la postguerra algo, etcétera, el clima era realmente opresivo. En la escuela parroquial, por supuesto. En la escuela parroquial, tenías que ir a misa, te daban un ticket para que los domingos demostraras que habías ido a misa, yo no lo llevaba nunca, porque no me quería levantar ese día que podía, que podía estar hasta tarde en la cama, y no lo llevaba, y el castigo era, teóricamente, que no podías salir al patio durante toda la semana, cosa que los profesores, muy adecuadamente, no cumplían, y generalmente el lunes no te dejaban salir al patio, pero ya los demás días se desentendían y podías perfectamente salir al patio.

GUERRA CIVIL: 

P: Y cuando usted empieza ya a hablar con su padre de política, ¿qué le cuentan sus padres de la guerra?, ¿dónde vivieron la guerra y cómo se vivió?

PBR: Sí. Mi padre le cogió por quinta, o sea, no fue ni voluntario, ni…, le cogieron por quinta, pero como estaba muy preparado en electrónica, se lo llevaron inmediatamente a hacer un curso para…, para conocer bien los goniómetros. El goniómetro es un aparato que por medio de…, de trigonometría y de antenas, hacían ángulos para detectar, en este caso, barcos, y en Valencia había uno, en Barcelona había otro y en Murcia, en Espinardo, había otro, otro goniómetro, y entre los tres, pues fijaban la detección de barcos, los barcos ¡claro! emitían señales telegráficas y tal, y con los aparatos, con los goniómetros los detectaban ¿no? Y allí se pasó toda la, toda la Guerra, estuvo, bueno…, ¡vamos! estuvo haciendo el curso para conocer los goniómetros en tres meses en Valencia y el resto de la Guerra se lo pasó en Murcia, y allí conoció a mi madre y allí se casaron después ¡claro!, sí.

JUVENTUD: 

P: Muy bien, y usted acaba el bachillerato, entra en la universidad…

PBR: Yo empiezo a trabajar en Radio Juventud de Barcelona a los 16 años, porque era el compromiso que había adquirido con la familia (sonriendo), y, y entonces, y eso, y a los 18 acabo el bachillerato, sí 16,18…, acabo el bachillerato,  y…, y me quería ir a estudiar a Francia, porque ya estaba harto de este país, ¡bueno! es que no he contado alguna anécdota ¿no?, por ejemplo, el último curso que estuve en las escuelas parroquiales, hubo un incidente que a mí me dejó tremendamente tocado. Nos llevaron a la iglesia a unos ejercicios espirituales, no sé exactamente que era, pero era una conferencia, con un sacerdote que empezaba a gritar, la iglesia estaba media a oscuras, empezaba a gritar,  y el culmen de lo que nos dijo que a mí me dejó realmente mal, mal, fue…, ¿cómo...?, ¿cómo, lo dijo? ¡ah!, que el pecado era como un cadáver, y que llevábamos el muerto continuamente con nosotros, y que cuando nos acostábamos por la noche, en vez de librarnos del muerto, este quedaba debajo de la cama, para estar con nosotros nuevamente al otro día, ¡vamos!, salí tan atemorizado, y tan mal que les dije a mis padres que yo no volvía a la…, a la iglesia y desde luego no volví a la…, a la escuela. La escuela la tuve que terminar, no pude evadir el terminar el curso, pero a la iglesia he vuelto muy pocas veces después, sí. Y me parece que era un signo de la opresión y de las tonterías que se explicaban, se decían en esa época, no solo por, por la autoridad civil, sino por las autoridades eclesiásticas también ¿no?

CULTURA – CINE – LIBROS - TEATRO: 

Al acabar a los 18 años, harto de este país, por muchas otras cosas también, yo era amigo de gente, me había hecho en el bachillerato amigo de gente muy lectora, pero libros no encontrábamos, teníamos que ir a las…, a las librerías de viejo para encontrar libros, allí, cuando te conocían, te empezaban a que vieras quien era Freud o…, pues no sé, algunos otros o Sartre, o…, ¡en fin! u otros autores y tal, te empezabas a enterar pues porque te lo comentaba el propio librero, cuando ya te conocía, y te decía: “aquí hay uno muy interesante”, o Camus, o quien fuera ¿no?, pero en la realidad eso, no podías encontrar ni un libro interesante ni nada, era terrible el sistema. Yo, me gustaba muchísimo leer, y me encontraba con dificultad, y gracias a estos compañeros, pude conocer las librerías de viejo, ir a ellos, hacerme amigo de alguno y así pues ir a formándome de alguna forma.

P: ¿Y tenían acceso a otros niveles de cultura?, al cine, al teatro…

PBR: Sí, el cine empezó, pero el cine más tarde. El cine ya empezó con…, debía tener bien, bien, ya los 17 o 18 años sí. Cuando se hicieron las…, se empezó con las salas de arte y ensayo que llamaban, que solo existían en las capitales y nada más, era muy restringido y allí sí que empezó a verse algún cine. Yo la primera película de arte y ensayo que vi fue “El séptimo sello” de Ingmar Bergman, y me la vi después tres veces más, ya me la sabía, ya me la sabía de memoria, ya, pero es que me entusiasmó, era un cine tan nuevo, tan distinto de lo que se veía que, que me entusiasmó, me encantó, después ya, bueno pues fuimos viendo otras etcétera…, y tal, pero sí empezó un poco a haber…, un poco de cine más, más normal, del que se había visto hasta entonces. Y teatro, sí también una vez, pero ya debía ser que yo un poco más mayor, se puso una obra en Barcelona de…, de García Lorca, que era “La casa de Bernarda Alba”, y nos fuimos y también nos entusiasmó la obra de García Lorca, pero bueno, pero lo general era una cosa terrible ¿no?

Y entonces yo pensaba que me podía ir y que…, y me iba, que me podía ir a Francia a estudiar, y me fui a Andorra, dejé el trabajo, me fui a Andorra a trabajar en Andorra y desde allí pegar el salto a…, yo pensaba que Toulouse que era la universidad donde había medicina más cercana, que yo podía ir e ir contactando e ir viendo como lo hacía. El hecho es que en Francia no hubo forma de encontrar trabajo, en Andorra sí estuve trabajando, pero en Francia no hubo forma, era imposible el encontrar trabajo y, al menos en Toulouse que era lo que me interesaba ¡claro!, y al final me tuve que volver para aquí,

JUVENTUD 

PBR: Entonces hago el Preuniversitario que es que me lo saltaba, que entonces se hacía el Preuniversitario que era la preparación para…, después de aprobar el bachillerato superior, tenías que hacer el PREU para entrar en la universidad, y no había Selectividad, o sea, como si dijéramos la Selectividad era el Preuniversitario entonces ¿no?

UNIVERSIDAD - DICTADURA: 

P: Y termina PREU y ¿entonces, entra ya en la universidad?

PBR: Entro en Medicina sí.

P: ¿En Barcelona?

PBR: En Barcelona sí, en la universidad. Entonces no había Autónoma, únicamente estaba la Universidad Central de Barcelona, y me matriculo en la…, en la Universidad Central, y paso al mismo tiempo a trabajar en Radio España de Barcelona

P: ¿Y lo compatibilizaba el trabajo y el estudio?

PBR: Sí, ya estaba, ya estaba acostumbrado (riendo) ya estaba bastante acostumbrado, pero me iba muy bien porque habían inaugurado una emisora de frecuencia modulada, y entonces como funcionaba exclusivamente de 6 a 12, con lo cual no había problema de que un día me cogieran y me dijeran: “vamos a ver, ahora vienes a trabajar por la mañana” o “esta tarde tienes que trabajar, tal”, quedé adscrito allí, a la emisora de frecuencia modulada como locutor de continuidad, y nada muy bien, bueno, pues, podía trabajar esas horas, de 6 a 12, y ya el otro día estaba libre todo el día prácticamente para estudiar.

P: ¿Y cómo era la vida de la universidad en esos años?

PBR: En esos años…, yo…, la vida era buena en un sentido, en que yo me hice enseguida amigo de compañeros que sabían muchas cosas, que eran muy ilustrados, eran…, algunos realmente me sorprendían, pero ¡claro!, también eran hijos de gente de burgués intelectual y de cultura, de gran cultura, y ¡claro! ellos también tenían esa, así que allí ¡aprendí yo de cosas! cantidad con los alumnos, con, con los profesores ya dependía un poco de que, de que profesor se aprendía más o se aprendía menos con los catedráticos y profesores y tal, con los alumnos muchísimo, muchísimo.

POLÍTICA - SINDICATOS: 

P: ¿Y cuándo empieza a tener conciencia política?  

PBR: Bueno yo…, yo ya sobre los 16 años o así, ya me escuchaba por mi cuenta Radio España Independiente y Radio…, habíamos descubierto, un compañero nos había descubierto de los de mi pueblo, de San Justo, había descubierto las emisiones de Radio Londres en español, y de Radio París en español, ¡ah, no! y de Radio Moscú en español y entonces pues bueno, íbamos ahí, de cuando en cuando a ver qué pasaba o qué decía Londres de España o qué decía París de España ¿no? o Moscú o la Pirenaica ¿no? y ya me brotó la…, eso, pero con un desconocimiento total de que en España hubiera oposición, ¡claro! yo no, yo oía y tal, pero no sabía que había partidos políticos ni nada. Los partidos políticos y tal, sí los descubrí en la universidad.

En 1966 hay un acontecimiento en la universidad, que es el…, lo que se llamó la “Caputxinada”, que fue una…, bueno la fundación de lo que, de lo que sería el Sindicato Democrático de Estudiantes de la Universidad de Barcelona. Yo ya, había habido manifestaciones etc...., reclamando democracia no sé qué, y yo ya había estado por allí en todas esas manifestaciones, pero sin enterarme demasiado de que es lo que había ni nada ¿no?, pero yo ya estaba allí, y el SDEUB se funda el 9 de marzo del 66, y fue…, fue tan conocido que yo entonces ya trabajaba, bueno, me había cambiado y trabajaba en Radio Nacional de España y…, o sea, había dejado Radio España de Barcelona  y trabajaba en Radio Nacional de España y estando trabajando, llega un equipo de cámaras japonés con una cámara, un equipo de periodistas japoneses con una cámara de la televisión japonesa, hablaban francés y un poco español y, entre una cosa y otra nos entendimos, porque el conserje les dijo que esperaran un momento que iba a buscar a uno que era estudiante, porque ellos preguntaron por un acto de los estudiantes al parecer, y me vino a buscar que estaba yo allí grabando (riendo) y me viene a buscar y me dice que si puedo salir a la conserjería porque hay unos periodistas japoneses que quieren saber de un acto de estudiantes, que él no sabe de qué va eso, y fui para allá y les expliqué dónde estaba el Convento de Capuchinos, se lo puse en el mapa, así que la anécdota es que ese día colaboré muchísimo en que la “Caputxinada” fuera conocida también en Japón.

Pero…, pero sí, yo creo que fue muy conocida, fue un…, y fue el primer Sindicato Democrático de Estudiantes que se hizo en España, después hubo ya Madrid, Zaragoza, Valencia, Sevilla, ¡bueno!, se expandió aquello de una forma tremenda y ¡claro! hubo represión, hubo una represión tremenda porque a los que habían…, bueno, la “Caputxinada” acabó, porque la gente no se quiso marchar, acabó a los tres días, estuvieron allí encerrados tres días y entre ellos además había como unos cuarenta profesores no numerarios, doscientos cincuenta estudiantes que eran representantes de todas las facultades de…, bueno facultades y escuelas de la Universidad de Barcelona, y pues, intelectuales  prestigiosos de Manuel Sacristán, de…, de…, caray del poeta Salvador Espriu, o…, bueno gente de esa categoría ¿no?, de intelectuales, en aquel momento eran las grandes figuras de la intelectualidad catalana, ¡bueno!, estuvo Narcís Serra como profesor no numerario, o Ernest Lluch, como profesor no numerario, yo no fui porque tenía que trabajar pero bueno, colaboré indirectamente.

P: Y las protestas ¿qué eran?, ¿por qué se protestaba?

PBR:  Allí hicieron, allí se hizo el “Manifiesto por una Universidad Democrática”, que redactó en gran medida Manolo Sacristán, y se aprobó, quedó aprobado el “Manifiesto por una Universidad Democrática” y se fundó el Sindicato como tal.

P: Y usted pasa a militar al Sindicato ¿no?

PBR: Yo, yo, en ese momento no, porque no había elecciones entonces, las elecciones habían sido al inicio del curso ese del 66, que era en realidad octubre del 65, era el curso 65-66. Yo me presento a las elecciones al sindicato al año, bueno en ese mismo año 66, pero ya en octubre del 66, el sindicato se había fundado en marzo del 66, y me presento, eran diez representantes por curso, yo me presento y nos teníamos que presentar, y yo me presenté muy mal, porque a pesar de haber hablado por la radio y de no sé qué, me costaba mucho hablar en público, me entraba una timidez tremenda y me tuvieron que sentar (riendo): “te acompaño, siéntate aquí porque te caes”, porque me temblaban las piernas, pero…, bueno, pero me eligieron los compañeros, me eligieron entre los diez que salimos, y sí ya entonces empecé a militar como representante del sindicato en mi curso y en los cursos posteriores ¿no?

PARTIDOS POLÍTICOS – Mayo del 68: 

P: Y siendo usted representante del Sindicato Democrático de Estudiantes llega “Mayo del 68”, Francia, proximidad, ¿hay alguna…, hay algún reflejo dentro de la Universidad Central de Barcelona de ese “Mayo del 68”?

PBR: Sí, sí, sí.

P: ¿Cómo se vive?

PBR: Bueno, en ese momento yo ya, ya me había afiliado al PSUC, que es el Partido Socialista Unificado de Catalunya, en enero del 67, yo me entero entonces de que hay partidos cuando me hago del sindicato en octubre del 66, me entero de que hay partidos de oposición y organizados en este país, y entonces digo, pues yo aquí me, me…, bueno me respaldo con los partidos y tal, y el que más estaba activo y hacía algunas cosas y tal, aparte de ser mayoría en el sindicato era el PSUC, el Partido Socialista Unificado de Catalunya, que es el partido hermano en Cataluña del PC del Partido Comunista de España. Y me afilié yo en enero, no me afilié antes, porque me empezaron a hablar y a decir, y cuando me dicen cuáles son las medidas de seguridad y lo que pasa, y leo en la prensa que han detenido una célula de trabajadores del Partido Comunista, ya entonces empezaban a  intentar los periodistas a sacar cosas, aunque fueran pequeñas, pequeñas cosillas, pero las sacaban, me entero que les habían metido siete años de cárcel y tal, ya la cosa se me, se me pasaron un poco las ganas y tardé desde que me lo propusieron hasta…, pues tardé como dos meses, al final dije: “bueno, si en lo que crees no lo llevas a cabo, y yo creo en el sindicato y creo que España tiene que ser un país democrático y tal, pues vas a ser un fracasado toda tu vida”, bueno, vas a ser un fracasado no, un arrepentido, un arrepentido, pues me tengo que afiliar, y en enero me afilio, y en el 68, bueno, participo en las tiradas de propaganda, en las manifestaciones, en todas esas cosas ¿no?

P: ¿Lo llegan a detener alguna vez Pedro?

PBR: No

P: ¿No?

PBR: No. Cosa extraña. Dos veces no me han detenido porque no han querido (riendo). La primera, bueno, me pegan una paliza tremenda dos personas, pero se agolpa en la Rambla de Cataluña era la manifestación y se agolpa un montón, yo como estaba en el sueño recibiendo golpes no recuerdo ni la cara, pero sí una voz de una mujer que gritaba: “¡dejadlo pobre!, ¡dejadlo pobre!” y tal, y se cogieron y se largaron, y yo creo que es que no eran policías, que eran de la Guardia de Franco que a veces participaban en manifestaciones y si uno se despistaba un poco, se rezagaba y tal, le cascaban, me parece, eso ya no lo puedo asegurar seguro, pero ¿qué me dejaran?, me apalizaran y me dejaran no era lo habitual, no era ni mucho menos lo habitual. Y la otra es que en una carrera me, me, metí el pie en un alcorque y entonces “los grises” me dieron también otra, otra buena, otra buena paliza ¿no?, porque metí el pie en el alcorque y ¡puf!, y me caí con la carrera y ¡claro! me cogieron, pero tampoco me detuvieron. De todas formas, los, los…, la verdad es que la policía, ahora sería Policía Nacional, bueno “los grises”, no solían detener tanto, disolvían la manifestación y tal, pero no eran ellos los que, los que detenían en general, salvo que agredieras a uno ¡en fin! alguna cosa así ¿no?, eran los que iban con ellos, la Brigada Política los que seleccionaban, porque además conocían a la gente y todo eso, los que seleccionaban los que había que detener.

Y eso, el “Mayo del 68” tuvo influencia en la universidad, yo creo que en la de Barcelona mucho, porque el “Mayo del 68” en el que, bueno a diferencia de multitud de progresistas españoles, yo no tuve el honor de estar allí (riendo), no coincidí, parece que no hubo estudiantes franceses, que todos los que participaron en el “Mayo del 68” en París, fueron españoles porque ¡vamos!, todo el mundo dice que estuvo, pero no estuve en el “Mayo”, pero sí me lo he estudiado algo, y a mí me parece que hubo mucha fantasía que…, también tiene aspectos positivos, pero que hubo mucha fantasía y mucha incoherencia por un lado.

FEMINISMO: 

En cambio, abrió dos o tres caminos, por ejemplo, el feminismo, el feminismo le debe mucho al “Mayo del 68” pero muchísimo, muchísimo, muchísimo ¿no? El sistema de funcionamiento con participación en asambleas y tal, le debe mucho al “Mayo del 68”, es decir, que eso es indiscutible, pero al mismo tiempo un cierto izquierdismo, un cierto…, fuera de la realidad, de decir, bueno: “fundamos la Universidad Crítica, o la Facultad Crítica de Medicina ¿no? hubo quien se empeñó en Medicina, y fundaron la facultad …, pero ¡claro! aquello era inviable, no teníamos posibilidades de fundar una…, la universidad, la Facultad Crítica de Medicina de Barcelona ¿no?, y ¡claro! no hubo más que una ocupación dos horas, durante dos horas en la facultad y salir a palos, no hubo otra posibilidad ¿no? Era un poco fantasioso el tema ¿no? en esas cosas, porque ¡claro! “La imaginación al poder”, pues bueno, muy bonito, pero ¿qué quiere decir?, que solo la imaginación, será el conocimiento al poder, en todo caso, y la gran voluntad de cambios al poder, pues muy bien, eso sí, pero, pero lo de la imaginación podía ser hasta perverso ¿no?

P: ¿Y en qué año termina la carrera Pedro?

UNIVERSIDAD: 

PBR: Yo, a mí me vienen a buscar antes a casa, a mi casa, la policía antes de acabar la carrera. En él, en el 69, en enero del 69 hay una asamblea en la facultad de…, en la universidad, una asamblea de distrito, no de facultad, sino de distrito, que se convoca en el paraninfo de la Universidad Central donde estaba Ciencias y Filosofía y Letras que es en la plaza Universidad de Barcelona, en el centro de Barcelona, y allí ya, parece que había preparado un tinglado que nos desbordó ¿no?, porque al mismo tiempo había convocada una…, o al finalizar había convocada una manifestación fuera, y…, pero aquello se desbordaba, la gente empezaba, algunos, algún grupo empezaba a gritar: “¡al rectorado!, ¡al rectorado!”, yo intenté, yo hablé en esa asamblea intentando que lo importante era que se nos viera en la calle como una gran manifestación, protestando por el tipo de universidad que teníamos, etcétera, pero no ir al rectorado que no íbamos a obtener más que algún lío y tal. No se me hizo caso, al grito de…, bueno yo ya me bajé del estrado, porque ya estaba un grupo gritando (inaudible 00:42:35), rompiendo sillas de allí, y yo dije: “yo aquí esto a mí esto no me gusta, me voy, me voy de aquí porque no me gusta nada” y conmigo muchísima gente de Medicina ¿eh?, compañeros de Medicina yo creo que se fueron casi todos prácticamente ¿no?. Pero allí se quedó un grupo, asaltó el rectorado, rompió algún mueble, dicen que hubo un empujón al rector, yo no…, eso no podría asegurarlo, que tiraron una bandera por la ventana y un busto de Franco por la ventana, y al cabo de un día o dos pues, pusieron el estado de excepción, que fue el primer estado de excepción a escala nacional. Aquello sirvió para otra cosa que querían hacer, pero bueno, al cabo de un par de días, yo creo que fue el 22, 23, o 24 de enero del 69, 69 exacto sí, y allí hubo una represión tremenda. Comisiones Obreras que en Cataluña era muy importante la desmantelaron prácticamente toda, cayeron todos los dirigentes, la…, en la, en la universidad pues fueron detenidos como unos doscientos estudiantes, a mí me vinieron a buscar una noche, bueno una noche no, una madrugada, porque era de madrugada que venían, y…, pero yo no dormía en casa de mis padres ya, me había ido, bueno me había ido con unos, con unos amigos y estaba durmiendo en otra casa, afortunadamente ¿no? y no me…, no me pillaron.

DICTADURA - CLANDESTINIDAD:  

P: ¿Estuvo en la clandestinidad Pedro?

PBR: ¿Eh?

P: ¿Estuvo en la clandestinidad?, ¿tuvo que vivir en la clandestinidad?

PBR:      Sí, ¡claro!, y entonces tuve que pasar a la clandestinidad, exacto. Entonces, bueno a la facultad no podía ir ¡claro!, estaba claro porque me habían ido a buscar ¿no?, porque me conocían, y me tuve que clandestinizar, no había otra, eso. Así que el mismo primer día de que me habían ido a buscar yo me fui rápidamente para Barcelona con el autobús, el primer autobús de la mañana lo cogí para Barcelona,  porque me habían ido a buscar ahí a San Justo ¡claro!, pues…, pero yo estaba en San Justo, pero no en casa de mis padres ¡claro!, y me fui para allá y me puse en contacto con un compañero, y le dije que pasara la comunicación de que me habían ido a buscar y que necesitaba algún sitio donde esconderme, no podía…, y sí, sí, me buscaron un sitio, por la tarde me entrevisté porque habíamos quedado con el compañero que había llamado que era el responsable de célula en aquel momento de Medicina había quedado con él, y me dice: “ya tenemos un sitio donde puedes ir a dormir y tal”, y me dio la dirección y me fui a dormir allí.

P: Y ¿cuánto tiempo estuvo?

PBR: Allí, allí tres días. Es que el problema es que, que…, yo creo que eran arquitectos, yo ni pregunté el nombre ni quise saber, pero me daba la impresión que fueran arquitectos, que se iban a trabajar a las 8, pero que antes de las 8 tenía que salir yo, porque venía una asistenta y no se fiaban demasiado de la asistenta, y entonces, y que no podía volver hasta las 10 de la noche que se iba la asistenta, y ¡claro! ya al tercer día…, me vi tres veces (riendo) ¿cómo se llamaba la película? “Arde París” , porque era una peli que la hacían por la mañana y duraba dos horas y media o tres horas y tal, y cuando, cuando ya salía yo ya había consumidos tres horas del día en el cine.

Bueno y así, y bueno ¡claro! dejé de ir a trabajar, ese mismo día dejé mi trabajo, no fui a trabajar simplemente, no es que me despidieran ni nada, sino simplemente no fui a trabajar, y en esos tres días estuve buscando en casa de un compañero de mi pueblo que vivía en Barcelona, un sitio, si me podía alojar y tal, porque ellos, bueno había estado en su casa ¡vamos!, que vivía él allí solo, y digo: “pero esto, mejor ocasión, mejor sitio donde…”, y sí, sí, enseguida me dijo que sí, que podía estar allí lo que quisiera y tal, y que estaba ahí, y que podía estar ahí.

Y entonces la clandestinidad consistía, bueno, podía estar tiempo allí leyendo y haciendo cosas y tal, pero no podía salir demasiado, y si salía pues era para ir al cine, que era un lugar oscuro y tal y eso que no te localizaran, porque a veces se daban casualidades de que resulta que ibas por la calle y te reconocía algún, alguno de la Brigada Político y Social y tal, y caías como un tonto.    Hacíamos una cita de seguridad, digo hacíamos porque el mismo día que me fueron a buscar a mí, habían ido a buscar a otro compañero de la Facultad de Medicina, pero que lo habían ido a buscar a su pueblo, a Tarragona, él vivía en Tarragona, pero lo lógico en pleno curso estaba en Barcelona, en…, tenían alquilada a una señora mayor una habitación, y estaba allí, y ¡claro! cuando se enteró también se largó de la habitación y todo y cambió. Y entonces teníamos una cita de seguridad todos los días a las 2 por si habíamos caído o nos había pasado algo y tal, poder avisar al resto de gente que no había sido cogida, porque de cogidos había habido a mansalva ¿no?, y sí pues cada día a las 2 nos, nos pasaba un compañero que nos miraba que estuviéramos bien y si estábamos bien pues se iba sin más y ya está, y la cita era eso…,

P: ¿Y cuánto tiempo?...

PBR: …él pasaba por delante.

P:  ¿Cuánto tiempo estuvieron así?

PBR: Pues eso, eso…

P: Y, ¿cómo acabó la situación de la clandestinidad?, ¿cómo termina?

PBR: Yo para mí como…, duró dos meses y medio tres, una cosa así, porque vamos a ver…, enero…marzo…, sí, a finales de abril, yo empecé a ir a la facultad, con mucha precaución, entrando por un…, sin hacer nada, durante un tiempo estuve sin, sin hacer ninguna reunión, ni ninguna cosa y tal, entrando y saliendo por distintas…, la ventaja de una Facultad de Medicina con hospital integrado, es que tienes cantidad de entradas y salidas distintas ¿no?, entonces yo entraba y salía siempre por distintos sitios y tal, y no, no me pasó nada, no, tuve… Ese tiempo a finales de abril o quizá primeros de mayo, una cosa así, pues empecé otra vez a ir

SERVICIO MILITAR: 

la facultad, y después ya, se me llevaron a la mili, yo creo que fue en junio que empecé, no…, no me acuerdo cuando se me llevaron a la mili, pero debió ser junio, julio, agosto una cosa así porque hacía mucho calor, se me llevaron a Zaragoza, porque me habían quitado las, las milicias ¡claro!, las milicias se hacían…, yo no sé ahora cómo…, bueno ¡claro! si ahora no hay servicio militar, como va a haber milicias…, (riendo), bueno, las milicias se hacían los dos últimos cursos, en el verano de los dos últimos cursos, no, los dos penúltimos, se hacía tres meses y tres meses, y entonces al otro cuando acabas te ibas ya o de sargento o de alférez, a…, cuatro meses a un cuartel a hacer de sargento o de alférez y los otros dos primeros eran de formación diríamos, de formación militar ¿no?, y pero ¡claro! a los rebeldes nos la habían quitado ya ¡bueno!, a mí me la habían quitado en una huelga ya, porque me negué a escribir de que, de que yo no había estado en la huelga, era una huelga de distrito, dijimos muchos que, que no, que no, que habíamos estado, que no era verdad, porque nos quitaron la matrícula y solo los que escribían un texto que ellos pasaban y tal, los…, el rector y los decanos y tal,  si hacías ese descargo, no perdías la matrícula porque tú no habías estado en la huelga, ahí cayó mucha gente que sí que…, que por dificultades económicas, por no comunicárselo a la familia, que le habían quitado la matrícula, por muchas cosas no…, se disculparon y…, pero bueno, yo tenía la ventaja de que ganaba dinero, y no, no un sueldo malo en aquel momento, era prácticamente el sueldo de un padre de familia, ¡vamos! el que ganaba, y por lo tanto que me pagaba yo la matrícula que no tenía ningún problema de ningún tipo ¿no?

P: ¿Y en qué año termina la carrera?

PBR: Pues yo, ¡uy!, ya en el 70, eso es el 69, se me llevan a la mili en el 69, pues debió, debió ser en el 71 o 72, no 72 estaba yo ya de residente, pues en el 71, en el 71.

PROFESIÓN - Médico: 

P: ¿Y cómo es que llega a Albacete Pedro?, ¿cómo llega de Barcelona a Albacete?, ¿por trabajo?

PBR: Sí, bueno, yo, sí, sí, sí ¡claro! yo en el 72 entró en el Hospital de la Santa Cruz y de San Pablo, o sea que sí que había acabado en el 71 seguro, en el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, como residente, como…, para hacer el MIR, el médico interno residente, y estuve allí cuatro años, cuatro años que para mí son de los más maravillosos de mi vida, pero bueno, aparte de eso, es que se aprendía mucho, el día cundía cantidad, era un horario muy bueno, comías allí mismo y todo, bueno desayunabas, comías allí mismo y todo, y cuando salías es que ya estabas hasta estudiado, no solo habías cumplido tu trabajo, habías visto los enfermos, habías comentado los casos, sino que habías comentado las revistas médicas, las…, bueno todo. Allí hice la especialidad de neumólogo en el Hospital de Santa Cruz y San Pablo, y…, y me vine aquí cuando acabé la residencia, cuatro años, me vine porque no había muchas plazas, es que estaban empezando a crearse los, los, las residencias, los centros hospitalarios mayores, etcétera y tal, pero todavía no en cantidad, o sea, que si es verdad que había residencia que había tal, pero no en una gran cantidad, por lo tanto muchas plazas nuevas, no había ¿no?, y entonces la primera que yo vi era la de Albacete, y yo no dudé un momento en decir, yo lo que necesito es trabajar, y me voy, me, me, me miro a ver que es Albacete porque  sabía que era parte de Castilla La Nueva, ¡no! de Murcia, que era parte de Albacete y Murcia, ¡en fin! algunas, algunas cosas, pero no conocía mucho de Albacete, y me estuve informando, pues esto es una ciudad que puede ser muy atractivo, vivir en una ciudad que debía tener entonces sesenta mil habitantes, quizá ochenta mil, pero ¡vamos!...

P: ¿Y en qué año era?

PBR: …que tenía cines, que tenía no sé qué…

P: ¿En qué año era Pedro?

PBR: Eso era 19…, 1977 ¡claro!, 1977.

P: ¿Ya había muerto Franco?

PBR: Sí, sí. Las primeras elecciones fueron en ¿verdad? 1977, junio del 77, bueno pues entonces en julio yo vine aquí a tomar posesión, no en agosto vine a tomar posesión de la plaza en el Perpetuo Socorro.

P: ¿Y qué encuentra en Albacete?

PBR: Pues encuentro muchas cosas, encuentro muchas cosas que no desconocía, que, que desconocía. Primero es una ciudad muy…, que puedes pasearla, o podías, cada vez menos, pero bueno, porque cada vez se hace más grande, pero que podías pasearla muy bien. La gente, en cuanto decías que venías a trabajar y que no sé qué, te atendía perfectamente en todo, o sea, de una amabilidad que probablemente no había conocido en ningún sitio, muy amable, muy dispuesta a ayudar, etcétera. La casa que alquilé era una casa espaciosa y bueno que estaba muy bien, y el

HOSPITAL: 

trabajo estaba muy bien, y además había gente muy competente en el Perpetuo Socorro.

P: ¿Qué entonces era la Residencia?, le llamábamos ¿no?

PBR: Que era la Residencia del Perpetuo Socorro, la Residencia sí, sí, sí. Había gente muy competente, yo recuerdo el jefe del, del servicio en aquel momento era el doctor Reolid, que…, supongo que…, bueno era muy conocido, estaban bueno, pues neurólogo, reumatólogo, bueno, yo como neumólogo, pero gente muy competente, algunos venidos de fuera, como el neurólogo era asturiano, el reumatólogo de Aragón era aragonés, bueno, que algunos habían venido de fuera, pero otros eran de aquí. El jefe del servicio que eran tres médicos, el Servicio de Digestivo cuyo nombre no me acuerdo, era fundador del servicio, eran de una competencia extraordinaria, eran buenísimos. Bueno así, prácticamente todos, prácticamente todos. Yo estuve muy contento, trabajando en la Residencia ¿no? cinco años.

PARTIDOS POLÍTICOS: 

P: ¿Y durante todos estos años usted ha seguido con su militancia política?

PBR:  Sí, sí. Yo en cuanto llegué aquí…, allí ya un residente del Bellvitge me había hablado, que era de, de Villamalea, y me había hablado de aquí, y de donde…, y cuando me vine aquí le pregunté: “y allí, ¿cómo contacto y tal?  dice: “no, no allí ya tenemos sede”, ¿pero bueno? (riendo), si ya tenéis sede y todo, ¡perfecto! mejor, mejor que mejor ¿no?

P: ¿Por qué en 1977, cuando llega, el Partido Comunista ya está legalizado?

PBR: Sí, en cambio el PSUC, estuvo legalizado después, porque…, bueno que…, no quiero tampoco exagerar pero era realmente el alma de todos los partidos de oposición en Cataluña, era realmente el más numeroso, el más fuerte, el que tenía más prestigio, el que había logrado la unidad a través de la asamblea de Cataluña, que no es lo mismo que la asamblea de Cataluña actual, esa asamblea de Cataluña se disolvió cuando…, cuando Franco murió y hubo elecciones, el mismo día que hubo elecciones se disolvió la asamblea de Cataluña, esa que ahora hay de los independentistas, no es la verdad, la primitiva asamblea de Cataluña al menos ¿no? 

DEMOCRACIA – ELECCIONES: 

P: ¿Y cómo se vivieron las primeras elecciones democráticas?

PBR: Pues yo creo que con, con mucha esperanza, pero con alguna decepción, con mucha esperanza, pero con alguna decepción, porque nosotros pensábamos que en, en…, yo las viví en Barcelona ¡claro!, me vine después, justo después de las elecciones ¿no? Nosotros pensábamos que podíamos quedar en tercer lugar, pero con un score próximo, muy próximo a los otros partidos que concurrían de los cuales los más importantes eran UCD y PSOE, en el caso de Cataluña, la Federación Catalana del PSOE ¿no?, y no quedamos demasiado bien, yo creo que fue el 14 o el 17% no me acuerdo bien, fue importante el resultado, pero los otros se llevaron el 20 y pico o cifras así ¿no?, y nosotros yo creo que fue o el 15, o el 17 o algo así, el 14% una cosa así.

P: ¿Qué ambiente había en el país?

PBR: En el país había un espíritu de, de victoria, de alcanzar la democracia, de haber conseguido la democracia, tremendo quiero decir ¡claro! el que, bueno, por primera vez se pudiera votar libremente, con participación de partidos políticos, con mítines de todos los partidos, con…, bueno era realmente eufórico ¿no?, era realmente un logro, un logro yo creo que de muchísima gente, porque al final dicen bueno fue Suárez y tal, hombre, sí también, y si no, y si no hubiera habido probablemente mucho más conflicto en este país y tal, hubiera sido una cosa peor, pero aquí las manifestaciones de antes de la muerte de Franco y tal, fueron numerosísimas, las huelgas numerosísimas, las movilización poblacional era ya tremenda, muy grande, muy grande, o sea…, pero lo más sintomático, es que había gentes ligadas al poder económico, que estaban en contacto con la oposición democrática, yo sé gente de mucho peso del ámbito, del ámbito económico, que ya se había puesto en contacto con la oposición democrática, por una razón, porque no veía una salida muy clara en primer lugar y dos porque ellos querían pertenecer a la Unión Europea, a lo que en aquel momento era el Mercado Común, y lo más dinámico del capitalismo español quería estar en el Mercado Común, y por lo tanto aquello era bastante reversible, lo que pasa es que podía haber sucedido con una sangría e incidentes medio…, o como sucedió, que hubo muchos incidentes y hubo mucha sangría…, en el periodo ese hay quien dice que seiscientos, pero hay quien dice que novecientos muertos hubo, contando los de ETA y todo ¡claro!

TRANSICIÓN: 

P: En el periodo de la Transición ¿me está hablando?

PBR: En el periodo de la Transición, entre seiscientos que dicen unos …

P: y novecientos…

PBR: y novecientos que dicen otros…, o sea, que allí hubo muertos por todos los sitios. Desde los de Almería que eran unos que venían de trabajar en un coche y la policía, la Guardia Civil en este caso, se confundió, pensó que eran etarras y tal, hasta los que, los que, bueno hasta, hasta los abogados de Madrid, pasando por cantidad de gente, hubo muchos fallecidos.

P: ¿Y hubo fusilados?

PBR:  Sí, bueno y fusilados, pues un mes antes de que muriera Franco, yo había obtenido por primera vez el pasaporte, con eso de que ya era médico y tal, me decidí a volverlo a pedir el pasaporte y me lo dieron, y me dieron el pasaporte, me lo habían denegado dos veces ya, pero esa vez me lo dieron, y yo estaba en Francia el día que fusilaron a los cinco…, el 27 de septiembre, 27 de septiembre del 65, el mismo año que murió Franco,

P: Del 75.

PBR: en septiembre los fusilaron, hubo un fusilamiento, 27 de septiembre y el 20 de noviembre moría, o sea que, dos años después moría Franco fusilando prácticamente, en la práctica, fusilando hasta el final. Pero después hubo más, y ETA continuó matando, ETA, por desgracia continuó mucho, mucho tiempo matando no fue solo aquella época, pero aquella época fue de las más crueles de ETA, de las más crueles y ahí en los novecientos, seiscientos, cuento también los muertos que mató ETA ¡claro!, o sea, que ahí hubo, hubo momentos incluso además difíciles, momentos difíciles ¿no?, donde se hablaba de reunión de capitanes generales en Gandía, que se decía que si iba a haber, intentaban aglutinar para un golpe de estado, que si no sé qué, muchas, muchas cosas ¿no?, pero bueno salió más o menos adelante y salió la democracia que se pudo, porque ahora con eso de que se dice que la Constitución y tal, salió la Constitución que se podía en ese momento, y que no es mala del todo para entendernos.

Otra cosa, es que ahora digas, bueno algunas cosas hay que cambiar, como han pasado ¡claro! cuarenta y pico de años, las constituciones que más sobreviven son las que se cambian a sí misma, claro que alguna cosa hay que cambiar, por el procedimiento que marca la Constitución, ¡claro! eso es, favorecer el que pueda permanecer. Bueno, hay que cambiar lo de…, lo del rey, si quieren seguir siendo monarcas, porque no tiene hijos, tiene hijas, como no cambien de una vez lo de la monarquía hereditaria solo en varones, tendrán que mirar a ver qué pasa, pero bueno, eso es una anécdota porque lo cambiarán, ¡está claro!, pero hay otras cosas que sí, por ejemplo, sobre la mujer todavía hay cosas que desentonan un poco, sobre muchas cosas, ¡bueno!, lo de las autonomías, todos los párrafos dedicados a como se hacen las autonomías, como se constituyen, como no sé qué, pues ya  pueden ser eliminados de la Constitución, porque lo único que hace es que los alumnos que se la estudian se enreden en algo que ya no tiene ninguna utilidad, porque todo lo que tenía que autonomizarse, ya está autonomizado, lo malo es que sea otra cosa lo que quieran, pero lo autonomizable si está autonomizado.

ELECCIONES: 

P: Pedro y háblenos de las elecciones, ¿qué recuerda en Albacete de las primeras elecciones democráticas municipales?

PBR: ¡Ah! Las municipales.

P: ¿Qué partidos había?, ¿qué ambiente había en Albacete? Cuéntenos. 

PBR: Yo creo que muy bueno, muy bueno, yo creo que el ambiente era muy bueno. Nuestra candidatura, la candidatura del, del PC, era muy buena, pero muy buena, muy buena, y la del PSOE tenía un líder encabezando el Partido Socialista en Albacete capital, en Albacete, bueno, que yo creo que es un prestigio que todavía lo sigue teniendo ¿eh?, que todavía sigue teniendo el prestigio, no me acuerdo del nombre.

P: ¿El alcalde?

PBR: El alcalde, el alcalde que salió en las primeras elecciones.

P: ¿El que fue el primer alcalde democrático? Salvador Jiménez.   

PBR: Salvador Jiménez. Dios sí, parece mentira, pero bueno.

P: Primer alcalde democrático de Albacete.

PBR:  El primer alcalde. Es un hombre que todavía conserva su gran prestigio ¿no? Y nuestra candidatura era una candidatura, es que era José María López Ariza…, este…,

P: Jesús Alemán.

PBR: Jesús Alemán…, vamos a ver…,

P: Luis Collado también estaba ¿no?

PBR: Luis, Luis Collado, bueno, era una candidatura que eran muy buenos. Era gente combativa, que además era conocida por haber combatido, por haber estado al frente de la organización del PCE, y de las reivindicaciones de trabajadores y de Comisiones, estaba también de Comisiones Marfil, Mata Marfil, ¿quién más?, bueno, era una candidatura realmente, muy buena, muy buena la que salió.

P: Estuvo José Vicente Jiménez, pero luego fue sustituido por José Calderón. 

PBR: Calderón que era un hombre, yo creo que era excelente como persona, o sea, que era una buenísima persona, y además también con prestigio, también. Había sido capitán del ejército republicano, no, no, había sido capitán del ejército, lo que pasa es que pasó a la República, o sea, que se mantuvo fiel a la República ¡vamos!, y, y nada, yo creo que también cumplió un papel muy bueno, y además era un poco la continuidad del mundo progresista, bueno pues un señor muy mayor, o bastante mayor entonces ya, y estos jóvenes que están aquí abriendo camino otra vez.

P: ¿Y cómo era la campaña electoral, entonces?, ¿Cómo eran las campañas?

PBR: ¡Puf! Sobre todo, pegábamos carteles, pegábamos carteles por todos los sitios, por todos los sitios. Teníamos también los espacios radiofónicos y televisivos, pero televisivos a nivel nacional, porque entonces no había emisoras de televisión regionales o eso, radio sí, radio sí hacía programas de eso locales, y entonces bueno pues en todo eso se hacía campaña. Pero después era patear las calles, por un lado, poner muchos carteles, por otro y hacer muchos mítines. Y en eso consistía casi exclusivamente la campaña ¿no?, y ese sistema duró durante bastante tiempo, fueron años, lo único que cambió bueno fue la incorporación de los espacios gratuitos de televisión, ¡en fin! alguna modificación, pero fue durante mucho tiempo.

P: Y aquí a nivel local, la convivencia entre los distintos grupos que se presentaron a las elecciones ¿cómo fue? Porque creo que en votos ganó UCD.

PBR: Ganó UCD, sí.

P: Pero ¿qué ocurrió?

PBR: Que el resultado que se obtuvo en Albacete capital, fue muy buen resultado del PSOE, pero un bastante buen resultado, nosotros sacamos 5 concejales, y entonces entre PSOE y nosotros formábamos mayoría, y entonces se dijo: “bueno, aquí lo que hay que hacer…”, porque además eso, sucedió en muchos otros pueblos de España, hubo entonces una reunión a nivel estatal entre Guerra y Santiago Carrillo, y se acordó que hubiera conversaciones en todos los ayuntamientos, que no se podía desperdiciar la posibilidad de formar ayuntamiento. El PSOE, además, en ese momento estaba muy interesado porque se había dado cuenta de que no podía desplazar a UCD, si no conseguía tener representación en muchos ayuntamientos, si no, si no conseguía una estructura también de poder dentro de muchos ayuntamientos etcétera, no iba a ganar las siguientes elecciones generales ¿no?,  y entonces estaba muy interesado en tener alcaldía en tener una base social política, realmente importante, y yo creo que eso hizo que la coincidencia fuera muy importante ¿no?, y sucedió en muchísimos sitios, ese reparto de puestos, en realidad y acuerdo de gobierno que de todas formas era muy fácil de hacer, porque ¡claro! es que teníamos que organizar ayuntamientos democráticos de algo que no lo era en absoluto, por lo tanto, democratizar el ayuntamiento, es que estábamos todos de acuerdo, hablamos…, en realidad también lo estaban en democratizar estos ayuntamientos ¡claro!

P: ¿Qué representación política tuvo el PC en los pueblos de la provincia?

PBR: Bueno fue bastante, bastante importante. Nosotros alcanzamos la alcaldía de Villamalea, de Tarazona, de Madrigueras.

PARTIDOS POLÍTICOS: 

Aquí hubo una crisis, una crisis en el PC, import… bueno, importada iba a decir, pero en realidad, en realidad sucedió en toda, en toda España, pero no puedo decir que sea importada, sino que tenía sus raíces en todos, en todos sitios ¿no? El problema se había planteado ya…, en el Ayuntamiento de Madrid fue el primero dónde hubo algún problema que no recuerdo bien a qué se debió y tal, pero sí se separó la mayoría de los concejales que gobernaban además con el PSOE, el Ayuntamiento de Madrid, se separaron del PC la mayoría, se marcharon del partido, alguno ingresó en el PSOE, pero la mayoría simplemente se marcharon del partido, y eso se transmitió a muchos sitios y yo creo que fue a raíz de las segundas elecciones generales, que fue a partir de las segundas elecciones generales que hubo un problema gordo.

El tema más importante era que había que cambiar la dirección y el grupo parlamentario, yo creo que, en parte, yo no estuve en esa tesitura, en esa postura, pero después, digo que probablemente tenían una gran parte de razón, quiero decir, porque, quienes habían venido de fuera, que no habían participado en la lucha, bueno, pero tenían una experiencia de política tremenda, eran gente que se habían curtido en la política durante años y años y ¡claro! habían ocupado los cargos de dirección y tal, y vinieron como dirección ya, otra cosa es que hubiera habido que cambiar quizá un poco más esa dirección, y ocuparon, quizá demasiado, los sitios de salida de representación política en el parlamento y tal ¿no?, y eso tenía un defecto que no calibramos quizá demasiado bien ¿no?, y es que enraizaba algo, la presencia de los comunistas con la Guerra Civil, porque eran gente que habían estado, pues Santiago Carrillo, Ignacio Gallego, pues muchos habían…, venían de aquel tiempo, aunque fueran entonces unos jovenzuelos que no representaran nada ¿no?, y…, Dolores, por supuesto. Y yo creo que eso no nos hizo, esa presencia tan destacada tan…, porque yo creo, yo me siento unido a ellos, y yo creo que lo hicieron muy bien desde, desde  el exilio, su trabajo fue excelente, reconstruyeron el partido etcétera, pero para el elector era rememorar cosas que ya, que ya querían olvidar, que en parte tenían razón en querer olvidarlo, tampoco quitarlo de la historia porque las cosas son como son y la historia hay que conocerla, pero sí como sociedad, pues olvidarlo y tal ¿no?, y era un poco esa la representación que se estaba dando ¿no?, y eso creó una disputa entre dos sectores importantes ¿no?, y hubo incluso dimisiones, pérdidas de, bueno, de militantes por muchos sitios, etcétera ¿no?, y por lo tanto ya, a esas segundas elecciones municipales, ya fuimos con hándicaps importantes ¿no?. Por ejemplo, de los concejales de Albacete, se habían marchado varios ¿no?, entre ellos, Jesús Alemán qué pasó al PSOE ¿no?, otros no pasaron al PSOE todo sea dicho, pero sí ¡claro! que son cosas que se notan ¿no?, si el que es tu máximo representante en la ciudad de Albacete, se pasa, se pasa además, el último día, quiero decir no antes, sino cuando acaba el mandato, se pasa al otro partido y se presenta a las elecciones en otro, pues todo eso hace daño ¿no?, y además se separó pues una parte importante de, del núcleo yo creo que más importante y definitivo aquí en Albacete ¿no?.

ELECCIONES: 

Bueno en eso se producen elecciones municipales, y las elecciones municipales las tiene que encabezar alguien, aunque no sea ni conocido porque yo entonces era relativamente poco conocido en Albacete ¿no?, no, relativamente no, era poco, era poco conocido en Albacete, y entonces me toca meterme en esas labores. Solo sacamos un concejal aquí en Albacete, o sea, que nada más estuve yo de concejal y no hay más, y nadie más.

Bueno, yo lo dejé por un profesor, que no recuerdo ahora el nombre, pero bueno, que era un profesor conocido aquí en Albacete, porque entre otras cosas pensé que haría un mejor papel que yo, que me habían nombrado miembro del Comité Central y que estaba…, y seguía trabajando, porque no he dejado de trabajar más que en periodos electorales aprovechando que te, que te dan permiso en el periodo electoral, pero seguía trabajando y como miembro del Comité Central pues ya, y además concejal ya era demasiado ¿no?, y entonces se pasó a un compañero que fue el concejal entonces.

P: ¿Y quién era el alcalde cuando fue usted concejal del Ayuntamiento de Albacete?

PBR: José Jerez, sí, José Jerez, exacto, es la legislatura de José Jerez.

GOLPE DE ESTADO 23-F: 

P: Quería yo volver a otro tema, que se dio, el acontecimiento terrible que se dio durante el primer Ayuntamiento democrático que fue el Golpe del 23-F.

PBR: Claro, claro, sí.

P: ¿Dónde estaba usted Pedro?, ¿cómo lo vivió? ¿qué ocurrió?

PBR: Yo estaba en la sede del PC junto con el Responsable de Organización que era Asterio Leal y José Vicente Jiménez que ya había dejado de ser concejal, y estaba también en la sede, y entonces, bueno yo estaba en mi despacho, y tenía puesta la radio porque ¡claro! estaban votando en ese momento la candidatura a presidente del gobierno ¡claro! de Calvo Sotelo, y bueno, de pronto aquello se corta, oigo un ruido raro ¡bang!, ¡pum!, no sé qué, como si hubieran roto una madera, yo que sé, una cosa eso…,  y nada más, la verdad es que se cortó muy rápido y no…, y no me enteré de mucho, pero viendo que no empezaba, me acerco a otra radio, yo no sé cuál era una y cual era otra, no me acuerdo, y esa todavía seguía emitiendo, había una que todavía seguía diciendo algo ¿no?.

P: Pero ustedes ¿cómo se enteraron, allí en la sede del PC?  

PBR:  Por eso.

P: ¿Por la radio?  

PBR: Sí, por eso, por la radio. Y la radio dice que…, y entonces, intentamos llamar a Madrid al Comité Central a Madrid, a ver qué pasaba y a ver qué hacíamos. ¡Imposible! Nos pasamos como media hora, tres cuartos, aquello era imposible de llamar ¿no? Al mismo tiempo nos enteramos de que la región militar está en Estado de Sitio, aquí en…, que la región militar es golpista ¡vamos! porque el capitán general, el Milans del Bosch dice que el golpe de estado…, empieza a oírse música militar por las, por las emisoras de radio y tal, y ya vemos que hay que hacer algo rápido, y que si logramos hablar con la dirección hablaremos, pero que si no, es igual ¿no?, y lo que decidimos yo creo que en mucho acierto, la verdad es que estoy orgulloso de la decisión que tuvimos en la sede, y era, primero, bueno primero, no por orden sino hacer al mismo tiempo todo, coger todos los documentos que teníamos, carnets de afiliaciones etcétera, y esconderlos en un sitio seguro que nadie supiera donde, yo no sé, no he sabido nunca donde era, porque se encargó otro: “tú, ¿sabes dónde es?”, “sí, yo sé dónde es”, (riendo) “pues tú ve y no me lo digas, ni se lo digas a nadie donde estará esto”, eso por un lado. Por otro, llamar a todos nuestros concejales, etcétera, a reunirse en los ayuntamientos, para poner telegramas del pleno del ayuntamiento al Rey, pidiendo…, bueno, pidiendo la salvación de la democracia, telegramas al Rey, que fue un acierto porque después resulta que el que salió fue el Rey, pero a nosotros no nos lo dijo nadie, la ocurr…, bueno la ocurrencia no, lo que supimos que podía mover a gente y tal, y llamar a todas las agrupaciones, aunque no tuvieran concejales y tal, para advertirles de que se refugiaran en sus casas, que llevaran cuidado, porque a nosotros los que más nos preocupaba, porque estábamos convencidos que era muy difícil que triunfara el golpe, pero al mismo tiempo muy convencidos que podía haber grandes, grandes masacres, y entonces que se refugiaran, que se escondieran, y que…, y que, excepto los concejales para pedir a su alcalde o a quien fuera, que convocara el pleno del ayuntamiento. Y aquí se convocó el pleno del ayuntamiento rápidamente, muy, muy rápido en Albacete muy rápido. A mí, me tocó sustituir al alcalde que estaba esperando a que lo recibiera el gobernador civil, en la puerta del Gobierno Civil, o sea, el alcalde…, ¡caray!

P: Salvador Jiménez

PBR: Salvador Jiménez, pobre, estuvo allí, lo mismo una hora, una hora y media sin que lo recibiera el…, porque la Guardia Civil y tal, estaban allí, y parece que no se aclaraba la cosa del todo, de donde estaba cada uno, y estaban dando largas, supongo, o algo así, pero no recibían, no recibían a nadie ¿no? Y a mí me tocó junto con el que entonces era secretario provincial del PSOE, de sustituir al alcalde porque tenía que ir a convocar el pleno, ya nuestros concejales le habían dicho: “oye, que convocamos el pleno, que tienes que venir a convocarlo”, que no sé qué, y tal, y ¡claro! se marchó a convocar el pleno del ayuntamiento, y nos encargaron que nos quedáramos allí, porque los concejales ¡claro! tampoco se podían quedar, y nos quedamos allí, el secretario del PSOE y yo, con una calle solitaria, con un Guardia Civil al lado, en la puerta del Gobierno Civil, que por supuesto, no nos hacía nada, ni nada, sino todo lo contrario, se mostraba muy amable con nosotros, y sin pasar nadie por allí, excepto una vez o dos que pasó un Jeep del Ejército, pero nadie más. Y ya cuando había pasado otra hora, hora y media aquí no hacemos nada de nada, el gobernador no nos recibe, y por lo tanto aquí no…, nos vamos al ayuntamiento y al menos allí ayudaremos a nuestros concejales a lo que sea, y sí, sí, estuvimos en el ayuntamiento, además se redactó allí un documento, una octavilla, se…, y yo me fui a dormir porque al otro día tenía que trabajar ¡claro! a la…, en cuanto el Rey hizo su alocución, en cuanto el Rey, no me esperé, digo: “esto está solucionado”, está más claro que el agua, aquí nadie va ahora, no se va a atrever ningún militar a organizar nada, en contra además del Rey también, ya hubiera sido el suicidarse: “me pego un tiro”, “pues vale” y me fui a dormir, sí, y ahí acabo mi noche mala del 23-F.

PARTIDOS POLÍTICOS: 

P: Y Pedro, volviendo otra vez al proceso político del Partido Comunista.   

PBR: Sí.

P: Cuando el Partido Comunista se escinde, o existe una crisis y se forma la coalición de Izquierda Unida,

PBR: Sí

P: ¿Usted fue concejal como militante de Izquierda Unida?

PBR: No

P: ¿Fue concejal como militante del Partido Comunista?

PBR: Sí, sí. No como de Izquierda Unida, no, no, no.

P: Pero luego se integró en Izquierda Unida.

PBR: Sí, sí, mi historia ahí es un poco... Vamos a ver, en el, ¿en el 82?, en el 81 es el intento del golpe de estado, en el 82 ¡claro! hay unas elecciones, hubo unas elecciones que gana el PSOE con una mayoría no absoluta, sino absolutísima, 202, 202 diputados, bueno, y nosotros nos quedamos con 4, nos quedamos con 4. Santiago Carrillo dimite, lo sustituye Gerardo Iglesias, eso es el 82 y yo estaba en el Comité Central ¡claro! en la dirección del PC, y elegimos a Gerardo Iglesias, pero Gerardo Iglesias, al cabo de un año, quizá, una cosa así, empieza a decir cosas realmente extrañas, porque no, no, no dice que hay que hacer Izquierda Unida, ¡ojalá! sino que ya…, ¡ah, claro! se prepara un nuevo congreso, y ese nuevo congreso se prepara con unos documentos en los que, bueno, pues eso, verdaderas barbaridades, que el partido no tiene que tener ideología, que no sé qué, bueno, lo de la ideología es que me dejó estupefacto, porque ¡claro! un partido que no tiene  una concepción del mundo determinada, por discutible que sea esa concepción del mundo, por discutida que sea entre los militantes, esta parte y aquella parte porque no hay nadie, no hay un ser que tenga una concepción del mundo exactamente igual que otro, pero ¡bueno!, un mínimo de coherencia, de que piensa del mundo, pues tiene que tener…, bueno pues no, es la falta de ideología, es un partido sin ideología, partido laico le llaman, laicos ya lo éramos porque no habíamos sido católicos nunca, pero éramos laicos admitiendo el catolicismo ¡encima!, o sea, que no, no éramos ni laicos, ni anti laicos, ni laicos en el sentido ese extraño de …, sin ideología, y a mí eso me pareció una aberración tremenda ¿no?, porque hoy mismo, hoy en este día, hoy, sin ideología no se avanza, y las elecciones de Ayuso las ha ganado con ideología, que es curioso que se gane con una ideología neoliberal, pero ha sido puro neoliberalismo lo que ha dicho, no ha dicho nada que no sea puro neoliberalismo, o sea, con ideología sí se llega a la gente y ¿nosotros no vamos a tener ninguna? A mí me pareció una barbaridad, y junto con unos cien, de ellos ocho o diez miembros del Comité Central y tal, nos fuimos del partido, se había fundado el PCP por parte de Ignacio Gallego y nos integramos en la dirección del PCP. Eso fue 82 ¡claro! y estuve en la dirección del PCP pues hasta que se funda Izquierda Unida, porque…, y me fui además del PCP, porque Ignacio Gallego me hizo lo siguiente, y digo me hizo porque me hizo, no por…, me hizo lo siguiente: cuando se propone por parte de Iglesias, Izquierda Unida, que a mí me parece una gran propuesta, porque no es que el partido no sea ideológico, es que habrá otras ideologías, ¡ah! estupendo, ellos que tengan la suya, y que la defiendan dentro de la organización amplia con mucha gente; que son católicos, son católicos, que son cristianos mahoritas (maronitas), que no hay aquí en España pero bueno, pues cristianos mahoritas (maronitas), si a mí me da igual, yo lo que quiero es conservar el partido que tiene una serie de características, y otros, tienen otras, me parecía estupendo, y cuando sale y se discute en el comité central del PCP, yo doy mi opinión muy clara de porque teníamos que integrarnos en Izquierda Unida, porque Gerardo Iglesias lo había, lo había pedido, porque me parecía estupendo ¿no?, es decir que…, y bueno, y la intervención del secretario general Ignacio Gallego, bueno es, coger y tirarme por el suelo todos los argumentos ¡vamos!, no dejó, no dejó nada de nada en la intervención final, fui el chivo expiatorio en contra de integrarse en Izquierda Unida, ¡claro! a mi aquello ya, me supo mal, pero me supo peor todavía, que nos convocaran nuevamente a la dirección, porque salió que no a Izquierda Unida, pero se nos convoca otra vez a la dirección a la semana siguiente y la propuesta de la dirección, la propuesta de Ignacio Gallego en concreto, es que nos integremos en Izquierda Unida, y hace el canto a la necesidad de estar en Izquierda Unida, y ¡claro!, aquello me pareció…, porque ya había rumores de que Ignacio Gallego era demasiado pro soviético, pero aquello me confirma esto, y esto es porque él que ahora es dirigente del PCUS en Moscú le ha dicho que no, que hay que estar en Izquierda Unida, y ha pegado el cambio de 90 grados, de 180, costó a la inversa continuamente, me pareció…, y así que me fui de los dos, me fui del PCP y me fui…, exacto me fui a Izquierda Unida y del PCP y de Ignacio Gallego no quise saber nada, porque me pareció una tomadura de pelo, muy poco…, muy poco…

Yo nunca he sido pro soviético, yo cuando en el 68 en la invasión de Checoslovaquia, estuve llorando ante el televisor, a las 3 en punto de no sé qué día de agosto, me puse a llorar como un loco y llamé, afortunadamente tenía el teléfono de un miembro del comité de Barcelona del partido, y me dice: “no te preocupes que hacemos un comunicado en contra, ahora lo estamos haciendo, y va a salir esta misma tarde. Como no nos lo publicarán”, dice: “va a salir por Radio España Independiente, por la eso, y en el próximo número que repartamos de Mundo Obrero o de Treball que es el organismo de allí de periódico del PSUC, sale el comunicado en contra”. Bueno, eso me, me quitó un poco la pesadumbre de la bestialidad que había visto, fue…, me dejó absolutamente anonadado ¿no?, no tenía ninguna lógica de ningún tipo, además el país, es el país que estaba, excepto Alemania ¡claro!, Alemania del Este, era el país con mayor tradición proletaria, con más industria, industria de todo tipo, porque la tenía antes de la guerra ya, el Skoda ya se fabricaba antes de la guerra y tenía sus técnicos, su preparación, o sea, una industria próspera, pues ¡déjalos!, que haga lo que quieran si ellos pueden porque tienen gente formada, y que sabe, y que…, pues nada.       

REFERÉNDUM:     

P: Hay otro hito histórico en este país que quería también que me comentara Pedro, en 1986 el referéndum sobre la permanencia o no de España en la OTAN. ¿Cómo se vivió aquello?

PBR: Yo lo viví muy mal (sonriendo), sí, lo viví muy mal porque fue el principio de algo muy, muy desagradable porque ¡claro! gana las elecciones Felipe González con un programa en el que el “NO” a la OTAN aparece, además, aparece en la cartelería incluso, pero, que ya me hizo sospechar, bueno, nos hizo sospechar a mucha gente ¿no?, “OTAN de entrada, NO”, eran los carteles que aparecían, lo cual ya era preocupante ¿no? de decir bueno, “OTAN de entrada, NO”, pero no decía más, o sea, que es que…

P: Y hubo una gran movilización ciudadana, ¿no?

PBR: Y hubo una movilización grandiosa donde hubo muchísima gente, donde, además, la intelectualidad española se volcó en pro de estar en contra de la OTAN y tal, y además eso, ganó las elecciones con un…, con un score de 202 diputados, ya más no puedes pretender, salvo dictadura, algo que (riendo)…, fue una cosa tremenda ¿no?

P: ¿Y qué consecuencias sociales piensa que hubo a raíz del NO?

PBR: Yo creo que desilusionó a…, desilusionó a bastante gente, entre ellos a muchos intelectuales y tal ¿no?, de todas formas, lo compensaba la adscripción al Mercado Común, porque ¡claro! eso era uno de los ejercicios que permitió que se, que se hiciera el referéndum, referéndum que gana, bueno, gracias a la habilidad de, del Partido Socialista, en concreto de Felipe González.

Felipe González el día anterior, en la noche anterior hace una intervención de una hora, o un poco más, en la que pone sobre la mesa algo que a todo el mundo le asusta, su dimisión, ya lo dice con claridad: “otro gestionará, si sale el “NO”, otro gestionará” tendrá que gestionar eso ¿no?, o sea, yo me voy, y ahí os dejo y tal y eso la gente, aparte que lo había votado mucha gente, y había mucha gente próxima a él, pero que había estado en contra de la OTAN, porque ¡claro! ellos mismos habían hecho la propaganda contra la OTAN, y eso, y eso les aparcó mucho, entre los que preferían permanecer fieles al voto, a su voto y militancia en el PSOE, y los que se asustan porque a ver “aquí a ver que va a pasar, ahora este se va de golpe” y no sé qué, a ver, pues se perdió el referéndum ¿no?. Bueno, y había un sector, por supuesto, que apostaba a favor, aunque no lo explicitara mucho, que era Alianza Popular ¿no?, ¿se llamaba todavía Alianza Popular?, creo que sí, que se llamaba todavía Alianza Popular, y no lo explicitaba mucho, porque ¡bueno!, que se moje el otro, como nos hace el trabajo, a nosotros no nos hace falta hacerlo, y…, bueno, así nos salió el referéndum.

POLÍTICA: 

Yo estoy cinco años trabajando en el hospital que eso…, en la residencia, pero a los cinco años pido una plaza en Almansa, en el Centro de Urgencias de Almansa, renuncio… En concreto, cuando me hacen del Comité Central del PCE, como no había mucho dinero, y no había medios para liberar porque…, para liberar a más gente y tal, pues yo lo que hago es procurarme mi liberación, y entonces lo que hago es que me voy a Almansa, optó al servicio de Urgencias de Almansa, me lo dan, y entonces ¡claro! trabajo cada, un día, cada tres o cada cinco se trabaja, con lo cual a mí me quedaba libre para hacer, para hacer muchas más cosas, muchísimo tiempo, muchísimo tiempo, y eso es cuando me voy…, pero sigo viniendo aquí, no sigo, no eso …, y después ya en el 91 me voy a…, no, antes me voy a Hellín, pero en …, la plaza de corazón y pulmón de Hellín, del ambulatorio de Hellín, ya cuando en el 91 se inaugura el hospital, ya me voy al hospital con la plaza de aparato respiratorio, bueno que era mi especialidad realmente de neumólogo. Yo creo que es así, sí, no me equivocó, me parece en absoluto.

P: ¿Y cómo llega a la concejalía en Hellín?   PBR: Y allí, ¡claro! allí, la gente de Izquierda Unida de allí, me empieza a hablar de que: “venga, que tienes que presentarte que no sé qué” y tal, pues yo la verdad es que tampoco era conocido ni nada, no sé qué: “bueno nosotros ya te daremos a conocer que esto no es Albacete” no sé qué, bueno, pues esas cosas, y al final digo, bueno, pues me presento, y me presenté y sacamos tres concejales, allí en Hellín, sí, sí, sí. Y yo creo que fue un periodo no demasiado malo, pero bueno la alcaldía sí que se la había llevado…, a ver, sí se la había llevado el PP, se la llevó, le estuvimos haciendo oposición al PP, sí.

P: Y actualmente Pedro, ¿sigue militando?

PBR: Sí, sí, sí.

P: Sigue militando en Izquierda Unida.

PBR: Bueno, sí, lo que pasa…, sí, lo que pasa es que primero: me niego a salir determinadas noches a partir…, bueno, a partir de las 10 que no cuenten conmigo, me niego a ocupar ningún puesto que tenga responsabilidad de ningún tipo, ni orgánica, ni fuera de la orgánica, y así sí, voy llevando, y… ¡ah! no, y que si hacen cosas por los medios de comunicación ahora tan en boga que son, que son,

P: Las redes.

PBR: que yo no voy a participar porque …, de las redes sí, que yo no voy a participar, porque no me aclaro en la mayoría de las cosas que ellos proponen, y que por lo tanto no participaré, y así sí voy militando sí, pero un poco, un poco menos.

SANIDAD: 

P: Y el otro ámbito tan importante de su vida, estamos hablando todo el tiempo de la política, pero también su ámbito sanitario. Tantos años en la profesión, la sanidad pública, la sanidad privada, ¿qué piensa de todo esto? y de toda la evolución que ha habido en este país.

PBR: Sí, sí. Yo podría contar que ya, cuando estudiaba, de estudiante, ya habíamos elaborado un programa de lo que debía ser la sanidad en el futuro, inspirándonos…, habíamos copiado mucho ¡claro! porque no es que fuéramos unos sabios, pero sí habíamos asistido a alguna conferencia de sabios, de gente que sí sabía mucho sobre sanidad y tal y eso, y ya se había elaborado un documento sobre cómo debía ser la sanidad, basada en los centros de salud, atención primaria, hospitales de zona, ¡en fin! todo como debía funcionar y sobre todo como debía ser sostenida: pública, universal, pública, sufragada con los presupuestos del Estado, que fuera integrada e integradora y de calidad, es decir, que fuera un sistema realmente bueno de sanidad, y ya incluso ya habíamos tenido alguna reunión con representantes de sanidad privada, que tenían temor a ver qué pensábamos y empezaban a temer algún…, no de la privada, sino allí en Cataluña se da mucho las mutuas, hay bastantes mutuas ¿no?, entonces el presidente, que era hermano de Espriu de Salvador Espriu del poeta catalán famoso, pues el hermano, nos pidió una vez que fuéramos a hablar con él para…, y le explicamos eso, como queríamos que fuera la sanidad futura, no le dijimos que íbamos a estar en contra de la privada porque no estábamos, ni, ni, ni yo creo que haya que estar contra  la privada, solo que la pública tiene que ser pública, y sufragada con los presupuestos del Estado y no que los presupuestos del Estado sufraguen la privada porque no tiene ningún sentido, que haga una buena y cada vez más buena sanidad pública, y yo estaba ilusionado con, he estado siempre ilusionado con la pública hasta hace muy poco, en muy poco se la han cargado, en muy poco tiempo se han cargado la sanidad pública pero de forma muy, muy, muy importante, sí.

P: ¿Y cómo ve el tema de la sanidad ahora ante la pandemia por Covid, que estamos padeciendo?

PBR: Han sido unos verdaderos héroes, todos. Yo no me incluyo, porque estoy jubilado desde hace un montón de años, y estoy que no sirvo ni para…, ni para ayudar, quiero decir que…, porque, bueno, la edad que tengo ya encima, cuando podía ayudar que era bueno, pues que solicitaban algunos pensionistas que fueran jóvenes, pensionistas jóvenes y tal y eso, pero ya estoy en una edad que lo único que, que, que sirvo es para contagiarme e irme al otro barrio en todo caso, pero no para otra cosa ¿no?. Pero han sido verdaderos héroes ¿eh?, pero todo el personal, quiero decir que ahí, el peligro de contagiarse estaba en todo, en todo el personal, porque te llegan voces de decir, es que ahora empiezan a vacunar a los que están al cargo de los sistemas informáticos, ¡pero bueno!, ¿pero no trabajan en el hospital?, ¿no se relacionan con el resto?, ¿no están también, por lo tanto, indirectamente relacionados con los enfermos y tal?, pues había que haberlos vacunado a todos, bueno o de la limpieza, que todavía están más en contacto con cosas, y dices: “¡pero bueno!, pero”, pues el otro día, hace dos meses a lo mejor, me entero que no estaban vacunadas, o dos meses quizá no tanto, un mes, un mes o tres cuartos de mes, pero ¡vamos! que te sorprende, pero ¿cómo que las limpiadoras no…?, pues no, pues suena rarísimo francamente, eso, porque se han portado todos perfectamente, es que han sido un ejemplo, que por otra parte no han dado mucha otra gente, que lo que han hecho es lo contrario  ¿no?, si yo me salvo pues estupendo ¿no?, como yo no soy de los que puede salir más perjudicado, piensan, lo peor es que lo piensan y no es cierto ¿no? Hay muchos, muchos casos de gente joven que no ha fallecido, porque son muy escasos los que han fallecido, de gente joven muy escasa, pero que han quedado con secuelas, aquí en Albacete mismo, yo conozco, gente que ha quedado con secuelas, y las que no sabemos que le aparecerán en el transcurso de su vida, gente joven ¿eh?, y no entran en razón, de que es lo que tienen que hacer ¿no?

P: ¿Y piensa que nuestro servicio de salud ha estado a la altura?

PBR: ¿Cómo?

P: ¿Piensa que nuestro servicio de salud ha estado a la altura?

PBR: Yo creo que en general sí, yo creo…, bueno, ha estado casi a la altura, es que el destrozo que hubo previo ha sido muy grande, quiero decir y entonces, eso, eso no se corrige, bueno se podría haber corregido más, todo sea dicho, yo creo que en concreto en Castilla La Mancha se podría haber corregido más de lo que se ha corregido, porque desde que está…, se ha hecho muy poco, porque en sanidad no es cuestión de tener muchos hospitales, no sé qué, no sé cuántos, es necesario, como es necesario el material médico, pero quien cura es la persona, son las personas las que curan, no los aparatos, no las no sé qué, no se cuántos ¿no?, y están obsesionados los directivos de la sanidad que no son sanitarios, los que no son sanitarios, los que son sanitarios se lo saben muy bien, pero los que no son sanitarios están obsesionados con lo que les cuesta la plantilla, y lo que no quieren es más plantilla, pues la plantilla es la que cura, la plantilla es la que cura a los enfermos y al decir plantilla me refiero limpiadoras, personal de los servicios de que sea, los comedores, la enfermería ¡por supuesto!, bueno todos, esos son los que curan, no, no, no las máquinas, no las máquinas y si no hay un buen médico que decide que es lo que hay que pedir de verdad, te puede fusilar a veinte mil pruebas y no sabrá nunca lo que tienes, lo que necesita es eso, profesionales, muchos profesionales, y eso se…, bueno se fue abajo con las políticas neoliberales, se ha ido…, es que la han casi hundido ¡vamos! no está hundida, pero es que casi la han hundido, pero no en un sitio no aquí porque…, no, no, en Madrid, en Cataluña no te digo, allí cuando ingresó el tripartito que después le, le decían barbaridades y tal, tuvo que comprar 200 ambulancias al mes, porque es que si no tenemos ambulancias, si no hay ambulancias, al mes compraban 200 ambulancias para abastecerse, porque resulta que no podían abastecer a la gente, o sea, una cosa tremenda ¿no?,

ECONOMÍA:  

pero bueno, pero después han hecho mucho peor todavía ¿no?, … me refiero a los neoliberales ¿no?, y además han impuesto su ideología, porque ahora todo el mundo, impuestos no, pero ¿impuestos?, depende a quien se lo cobren ¡claro!, si son impuestos que tienen que pagar igual todo el mundo, cuánto más bajen mejor, cuánto más bajen mejor, y los que tienen que pagar solo determinadas personas, y se puede escalar como se paga y quien paga, que por lo tanto son impuestos progresivos, pues esos sí, esos son los que hay que desarrollar. El IVA al final, es una…, yo no sé, es un mal impuesto ¡vamos!, es un mal impuesto, no tiene mucho, mucho sentido, en cambio el IRPF es un buen impuesto, y es verdad que tiene que, que, cambiar en que, en que cuánto más ganas de verdad, más pagas.

SANIDAD – Pandemia COVID 19:   

Nos ha cogido en mal momento el tema de la pandemia en cuanto a estructura sanitaria pública para hacer frente, a pesar de eso, se ha hecho frente y yo creo que habría que organizar una forma de explicar a la población, tranquilamente y bien, que el neoliberalismo…, que el sistema que implica el no tener espacios públicos para curar, para la docencia, para eso, bien dotados y buenos, ese sistema es nefasto para ellos mismos, para la gran mayoría de la población, que es nefasta para la población y que se está imponiendo, a mí lo que más me horroriza es que como ideología se impone y aquí bueno pues… Libertad, el otro día estaban gritando: ¡libertad!, ¡libertad! porque podían salir a la calle a hacer el “botellón” bueno no podían ¿no? porque estaba…, o sí, sí podían ¿no, ya?, sí podían, pero no el “botellón” porque están prohibidos en la mayoría de municipios, pero bueno, eso no es libertad, quiero decir:  ¿qué es la libertad?, es un poco más serio, es tan serio como que exige conocimiento, usted es libre ¿por qué?, porque sabe elegir las cosas, y por lo tanto intenta conocer las cosas, y entonces elige entre esto y entre lo otro, entre lo de más allá y lo otro, ¿por qué?, porque tiene conocimiento, eso sí sería libertad, lo otro es no se sabe ¿qué?, ¿qué se han inventado?, yo me voy a tomar cervezas y eso el libertad, ¡hombre!, na más faltaría que te prohibieran tomar cervezas, eso es que ni el franquismo, lo hace, lo hizo nunca, ni, ni creo que Hitler, ni nadie lo ha hecho, salen ¡claro! al revés, que salgan a tomar cerveza, sí, muy bien, pero la libertad verdadera esa, que es la que te lleva a pedir cosas, a exigir cosas también y a realizarte como persona y por lo tanto, elegir con conocimiento de causa las cosas y tal, eso es otra cosa que no tiene que ver con eso, nada.

P: Muy bien, pues muchas gracias, Pedro, por habernos aportado su testimonio al Instituto de Estudios Albacetenses.

PBR: Pues si me acuerdo de algo… (riendo)…

P: al Archivo de la Palabra del Instituto.

PBR: Bueno, vale.

P: Ha sido un placer.

PBR: Pues nada igualmente gracias.

P: Gracias   

Bookmark and Share

Arriba Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás

 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosCEDOBIProyectosNormasContactoEnlaces | Mapa Web | Aviso Legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación