Temas

Trabajo y Economía


Josefa Ramirez Verdejo

Josefa Ramirez Verdejo

Sus padres eran los dueños de la posada de Pétrola. Durante toda su vida se dedicó a trabajar,  limpiando y cuidando de sus padres y sus dos hijos. Falleció el 12 de enero de 2016. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:03:22 Ver Fragmento
¿A qué se dedicaban sus padres? Teníamos una posada. Venía gente a comprar azafrán, jamones, sacos de cebada…La tierra no la trabajaba porque no le gustaba. Mi madre ha trabajado como una negra, y darle a toda la gente. Entonces venían a cobrar la contribución a los pueblos y a lo mejor se pasaban ocho días.
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
¿Se pasó mucha hambre en Pétrola en la postguerra? Mucha. Había cuatro que vivían bien y tenían a la gente explotándola por cuatro perras. ¿Hasta cuándo fue usted a la escuela? Hasta que me echaron. A  los doce años. Yo quería ir a la escuela. Era muy amiga yo de las maestras. Tenía una de Madrid que nos traía caramelos de Madrid. De chompa, con la izquierda.
Instante: 00:08:23 Ver Fragmento
Y cuándo dejó la escuela ¿a qué se dedicó? Pues ahí en la casa, trabajando más que una negra. Porque la casa era muy vieja, pero como era pública había que limpiar. Me quedé de fregona. Todos mis hermanos se buscaron un enchufe menos yo, que estaba siempre allí con mi madre, hasta los 38 años.
Instante: 00:12:41 Ver Fragmento
Y volviendo a cuando se terminó la guerra, más hambre no se pudo pasar. ¿Se fue mucha gente? Uhhhh… A Barcelona. Se fue mucha gente. Todo el barrio aquel de las cuevas se quedó vacío. Luego hubo dos años de sequía porque no llovió y hubo un año de hambre… que emigro mucha gente.
Instante: 00:17:52 Ver Fragmento
Las mujeres en la casa, y a críar hijos. Hala! Siete u ocho… No teníamos lavadero por aquí cerca. Cuando había ropa grande, de sábanas y eso nos íbamos al campo que había una zona con muchas losas. Iba un hombre y cobraba 5 ó 10 céntimos a cada uno porque se encargaba de limpiar, era un poco marusango… de la acera de al lado… Pero vivíamos bien, dentro de todo, vivíamos bien.
Instante: 00:31:00 Ver Fragmento
Y nos pasó una cosa. Como mi padre se iba a jubilar, pues enntonces mi marido se hizo la matrícula de la posada para que le dieran la paga. Y un día vino uno de Hacienda con una citación. Fuímos allí, y mi marido callado porque era un miedoso. Nos dijo que teníamos una denuncia porque teníamos una fonda y  estábamos pagando como una posada.
 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosNormasContactoCEDOBIEnlaces |Mapa web | Aviso legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación