Temas

Educación


José Requena Requena

José Requena Requena

Ha sido agricultor y policía local de Caudete.Gran conocedor de la vida y costumbres de su pueblo. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:00:24 Ver Fragmento
¿Cuénteme qué recuerdos tiene de su infancia, de la vida en familia, de su casa...? En la infancia, estuve yendo al colegio unos cuatro o cinco años. Luego ya por circunstancias porque aquí en el pueblo no había mucha comida, y en mi casa éramos cinco hermanos y sólo mi padre traía un jornal a casa porque trabajaba de capataz fumigador, pero con ese sueldo teníamos que vivir  siete.
Instante: 00:12:21 Ver Fragmento
¿Le hubiera gustado seguir  yendo a la escuela? Yo me salí con 10 ó 11 años y entonces cuando tenía 17 ó 18 años  fui durante unos años de noche a un señor que se llamaba Damián Requena, que era ciego. Y así estuve yendo dos inviernos y cogí lo poco de cultura que pude coger.
Instante: 00:12:52 Ver Fragmento
Estábamos en las calles, las personas mayores sentadas en las puertas de su casa al fresco y los jóvenes jugando a marro… El marro nos juntábamos en una calle a lo mejor doce y hacíamos dos grupos de seis, cada uno en una acera. Consistía en que cuando cogía a uno del otro bando te lo traías a tu acera. Apoderarse un equipo del otro.
Rosario Requena Bordallo

Rosario Requena Bordallo

Mujer emprendedora,  abrió una librería y juguetería, de la que se ocupó hasta su jubilación,trabajando duro para sacar a sus hijos adelante.Actualmente participa en diversas actividades culturales,viaja y disfruta de la vida. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:00:28 Ver Fragmento
Hábleme de sus recuerdos de la infancia. ¿Fue usted a la escuela? La infancia fue bien. La escuela la empecé en la época de La República, íbamos todos juntos, los niños y las niñas. Luego, cuando acabó la guerra, tenía que firmar mi padre que era de la Falange porque si no no podía entrar. Y mi padre que era un socialista de raza digo que su hija no era falangista.
Instante: 00:01:30 Ver Fragmento
¿Cómo recuerda la vida familiar? Muy bien. He tenido una familia y una niñez muy buena. Entones corríamos mucho por la calle y jugábamos con mucha libertad, no era como ahora con tanto coche. ¿ A qué jugaban? A la comba, al truque, a las bolas… a lo que venía cada temporada. A tentetieso, a marro… ¿Empezó entonces siendo niña a trabajar? Empecé a los trece años.
Instante: 00:27:29 Ver Fragmento
Había unas escuelas. Estaban las monjas, estaba párvulos y tres escuelas donde estaba el ayuntamiento. Doña Isabel era muy buena mestra  y yo envidiaba mucho a sus alumnas porque todas las que salian de su clase eran las que más sabían del pueblo.
Andrés Juan Sáez

Andrés Juan Sáez

Natural de Corral Rubio. Agricultor de profesión. En la época de la Transición fue durante 12 años concejal de su pueblo. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:00:36 Ver Fragmento
Fui como unos dos años, pero a temporadas, no todo el año. Que había faena en mi casa, pues a hacer faena en mi casa, que no, pues a la escuela. Y entonces íbamos por la mañana y por la tarde. ¿Cuántos críos iban a la escuela? Pues allí iríamos unos 50. Un aula a tope. Y de las muchachas igual.
Consuelo Gandía Campos

Consuelo Gandía Campos

Empezó ayudando de chiquilla en la alpargateria de su padre y continuó trabajando toda su vida, limpiando, sirviendo,en la vendimia...etc.Ama de casa, madre de dos hijos y entusiasta de su pueblo. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:00:37 Ver Fragmento
¿Fue usted a la escuela? Fui poco al colegio, pero fui algo. Mi padre era alpargatero y como había poco y yo era la mayor... tenía que ayudarle. Mi padre quería que aprendiésemos  a leer  y que nos supiéramos defender. Y me decía: vete a la clase, que te den lección y te vienes. Iba pero en seguida me volvía para casa,  aprendimos poco. ¿Tenía más hermanos? Éramos cuatro.
Instante: 00:10:58 Ver Fragmento
¿Y usted cuántos hijos tuvo? Dos mi Pepe y mi Pepa. Mire usted tener dos hijos y ponerles José y Josefa.
Pedro Delegido Cantos

Pedro Delegido Cantos

Natural de Bonete. De profesión transportista.Emigró a Alicante por motivos de trabajo y vivió allí durante muchos años.En la actualidad está jubilado y vive en Bonete, que es dónde siempre ha querido vivir. Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:00:39 Ver Fragmento
Mi padre era agricultor y yo estuve yendo a la escuela hasta los 12 ó 13 años porque después ya tuve que ayudarle en el campo. Y entonces en el invierno, como durante el verano no podía ir al colegio, me iba por la noche porque había unos señores que daban clase un par de horas. Iba todas las noches.
Instante: 00:01:41 Ver Fragmento
La escuela es el mismo edifico que hay. Entonces nada más que había dos aulas: una para las chicas y otra para los chicos. Y había un maestro y una maestra. El maestro se llamaba Don Entropio y la maestra Doña Pilar. Que estuvieron los dos muchísimos años, por lo menos 20 ó 30 años. ¿Y cómo era la vida en la familia? Bien.
Instante: 00:19:10 Ver Fragmento
Lo que se dice personajes…Aquí los personajes siempre han sido el cura, el comandante de puesto y el alcalde. Los que mandaban. Y el alcalde era uno cualquiera ¿Quién tiene una calle con su nombre en el pueblo? Los dos maestros Don Entropio y Doña Pilar. Y Doña Nicereta, otra maestra, que tiene una plaza. Y el médico, Don Julián.
Juan Rubio Puertas

Juan Rubio Puertas

Nació en Montalvos  y se crió en una familia de diez hermanos que vivían de la agricultura. Fue poco a la escuela porque estalló la guerra cuando tenía 10 años, pero  en su familia siempre se potenció la lectura, su hermana Pilar escribía teatro y su hermano Rodrigo ganó varios premios literarios, entre otros, el Premio Plantea en 1965.
Instante: 00:00:46 Ver Fragmento
¿Eso era lo que había? Yo cogí la edad más mala porque tenía diez años cuando empezó la guerra. Hemos sido diez hermanos, uno ya murió en la guerra de África, que por eso hay calle de Juan Rubio no por mí, sino por el hermano que murió en la guerra de África.
Instante: 00:03:30 Ver Fragmento
Mi madre no sabía ni leer ni escribir, porque según me contaba mi madre su padre decía que a las hijas no las dejaba ir al colegio  porque con que supieran fregar y remendar que les bastaba. Como podían aguantar tantas humillaciones???? aún se quejan las jóvenes de ahora¡¡¡¡¡¡ Le  hicimos a mi madre que aprendiera a leer y usted se va a poner en el corro y va leer con nosotros.
Instante: 00:04:37 Ver Fragmento
¿Entonces usted fue a la escuela? Yo fui a la escuela hasta los diez años porque a los diez años vino la guerra y tres años, más de tres años sin colegio. ¿Y sus hermanas iban también a la escuela? Los hermanos estaban en el frente, que por cierto otro hermano  también quedó en la frontera, es decir, que ha dejado huella en la familia, las guerras.
Instante: 00:04:50 Ver Fragmento
¿Y sus hermanas iban también a la escuela? Los hermanos estaban en el frente, que por cierto otro hermano  también quedó en la frontera, es decir, que ha dejado huella en la familia, las guerras. Pero nosotros después de la guerra, teníamos viña, había que podar la viña, había que recoger los sarmientos.
Instante: 00:05:33 Ver Fragmento
Bueno vamos a volver a hablar de su infancia.
Instante: 00:06:55 Ver Fragmento
¿Y a qué jugaban ustedes? Jugar, jugar, cuando se lo cuento a mis nietos, dicen yayo tú has sido  feliz hasta la infancia.
Instante: 00:08:32 Ver Fragmento
Jugábamos y me acuerdo que estábamos jugando y decían han venido a quemar los santos a la iglesia y de aquello me acuerdo como si fuera ahora y  entonces había cumplido yo diez años. Y para no perder eso,  le he hecho los mismos juguetes que me hacía yo, se los he hecho a mis nietos y mi hija dice aunque no han roto ningún juguete, esto se va a quedar de recuerdo del yayo.
Instante: 00:09:08 Ver Fragmento
Pues entonces ¿tiene usted buen recuerdo de su infancia? Lo tengo hasta los diez años buenísimo, luego de los diez años empecé a trabajar y cuando se termina la guerra y como habían faltado dos hermanos, además es que en la escuela no admitían  más de doce a catorce años y como allí  no había instituto ya no pasabas a nada, pasabas al campo, pero viene un maestro, por suerte para ...
Josefa Ramirez Verdejo

Josefa Ramirez Verdejo

Sus padres eran los dueños de la posada de Pétrola. Durante toda su vida se dedicó a trabajar,  limpiando y cuidando de sus padres y sus dos hijos. Falleció el 12 de enero de 2016. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:00:48 Ver Fragmento
¿Fue usted a la escuela? Me gustaba mucho la escuela. Aunque... no te creas que no disfrutaban los maestros, menudos palmetazos te arrimaban en la mano. Cuando estabas hablando y te llamaban, ya sabías para qué ibas. ¿Iban muchos niños y niñas a la escuela? Pocos, pero en mi casa sí. Todos sabemos leer y escribir porque en mi casa la escuela era lo primero.
Instante: 00:03:04 Ver Fragmento
Mi padre no se enteraba de nada. Le teníamos mucho respeto.  Mi madre era una persona buenísima del tó, de lo que no se ve. ¿A qué se dedicaban sus padres? Teníamos una posada. Venía gente a comprar azafrán, jamones, sacos de cebada…La tierra no la trabajaba porque no le gustaba. Mi madre ha trabajado como una negra, y darle a toda la gente.
Instante: 00:07:02 Ver Fragmento
¿Hasta cuándo fue usted a la escuela? Hasta que me echaron. A  los doce años. Yo quería ir a la escuela. Era muy amiga yo de las maestras. Tenía una de Madrid que nos traía caramelos de Madrid. De chompa, con la izquierda. El primer día que fui a la escuela me vio y me ató el brazo y me puso a hacer palotes con la derecha.
Ramón Gómez López

Ramón Gómez López

Albañil,  cultivador de champiñón y otros oficios,trabajó también restaurando monumentos. Persona muy activa en la conservación y promoción de las tradiciones de Chinchilla. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:00:51 Ver Fragmento
¿Fue usted al colegio? Mi pobres padres no sabían leer ni escribir y él dijo: Tengo cuatro hijos y por lo menos van a aprender a leer y a escribir y así lo hizo. No tenemos carrera ninguno, pero los cuatro hemos sabido defendernos. ¿Cómo era la escuela a la que iba? Pues aún existe. Era diferente a lo que hay ahora porque yo ahora llevo a mis nietos y lo veo. Antes había otra disciplina.
Instante: 00:03:28 Ver Fragmento
¿Qué juegos recuerda de su infancia? Pues teníamos el látigo, el pié al hoyo, al burro…El pie al hoyo es que se hacían unos hoyicos y se tiraba la pelota y si caía en tu hoyo pues se la tenías que tirar al otro. Y la esconde correas, pues lo mismo, a esconderla y cuando la encontrabas pues a dar correazos a los demás.
Adela Arráez Silvestre

Adela Arráez Silvestre

Enfermera de profesión, se considera una mujer adelantada a su tiempo y que siempre ha hecho lo que ha querido. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:00:55 Ver Fragmento
Pues de bien pequeña, pero como era la guerra pues la escuela estaba en las calles, y ni siquiera eran maestras las que daban clases. Y luego me fui a las monjas, hasta 5º porque no hice Bachiller. Y de ahí me tuve que salir de las monjas y me fui a Don Venancio que era un profesor particular que preparaba a los chicos y a dos chicas.
Instante: 00:02:47 Ver Fragmento
Cuando terminé yo quería ser comadrona. Pero para eso tenía que hacer un Bachiller y,  os voy a ser muy franca, a mi me gusta leer pero estudiar no me gusta, repasar dos veces la misma cosa no. Entonces lo dejé e hice Enfermería. La decisión la tomé yo.
Instante: 00:07:22 Ver Fragmento
¿Dónde estudió Enfermería? La estudié libre en el hospital y me examiné de las primeras en la Facultad de Medicina de Valencia, que la inauguraron en el año 1953. Sólo estaba en la Universidad la Facultad de Ciencias y la de Medicina. Donde yo iba a trabajar que era el " 18 de Julio" en el momento en que te casabas tenías que salir de allí. Tenía ese reglamento.
Instante: 00:34:12 Ver Fragmento
¿Y del colegio que me puede contar? Íbamos a las monjas. Muy buenos recuerdos de las monjas y de mis compañeras. Menos una, el resto eran buenas. Jugábamos a las agujicas de colores, las teníamos que cruzar. Luego te castigaban y te ponían con los libritos en cruz. Había mucha disciplina, pero también éramos desobedientes porque nos castigaban y nos salíamos al jardín por la ventana.
Pedro Cantos Sáez

Pedro Cantos Sáez

Trabajador de la industria cerámica y sindicalista. Fundador de la UGT y del Partido Socialista en Almansa. Fue concejal en la primera Corporación democrática. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:01:18 Ver Fragmento
¿Fue usted a la escuela? Cuando vinimos aquí empecé a ir a a la escuela de párvulos, en la calle Felipe V, con un maestro particular Antonio Oliver Valiente y luego ya fui a las oficiales, a la pública. Estuve estudiando hasta los 13 años hasta que empecé a trabajar de aprendiz. Hice hasta EGB aunque posteriormente, como estaba en una oficina, empecé a estudiar en academia.
Instante: 00:24:59 Ver Fragmento
¿Cómo se notó en la ciudad la gestión de esos ayuntamientos? En Almansa lo único que había por ejemplo de deportes era un campo de fútbol, pues se hizo una piscina, un polideportivo… A  nivel cultural, aquí no había institutos y al poco se puso uno, luego dos y tres.
José Colmenero López

José Colmenero López

Maestro y director del colegio de Higueruela. Creador de la revista cultural Stizerola. Promotor y dinamizador de la vida cultural de su pueblo. Falleció el 10 de julio de 2015 Fecha de entrevista: 17/11/2014
Instante: 00:01:39 Ver Fragmento
Respecto al colegio, las aulas tenían diferentes ubicaciones e incluso se cambiaban de sitio con relativa frecuencia porque eran locales particulares que se alquilaban por parte del Ayuntamiento a diferentes personas del pueblo que disponían de algún local. Casi siempre eran insuficientes de capacidad, de luz, de condiciones higiénicas, y bueno, pedagógicas también.
Instante: 00:23:42 Ver Fragmento
A nivel de Educación, a partir de la Ley General de Educación de Villar  Palasí, de 1970, y que permitió que, allá por el año 1974 o 1975, se pudiera hacer Bachillerato en el pueblo y las familias lo acogieron con una gran ilusión Cuando yo estudiaba, a los nueve años los que queríamos seguir estudiando dejábamos la educación Primaria  a los 9 años, y los que aguantábamos hasta el ...
Instante: 00:24:49 Ver Fragmento
El ministerio, por aquella época, nos dignificó un poco, se nos subió el sueldo porque ya se nos encomendaban tareas mucho más elevadas. Fueron unos años dorados en cuanto a la enseñanza. Desde el punto de vista económico, para mí no hay ninguna duda de que el hito en la Higueruela moderna lo marca el parque eólico.
María Isabel González

María Isabel González

La música es su pasión. Fue profesora hasta los 70 años y sigue tocando el piano todos los días. Conoce y es conocida por infinidad de hellineros que pasaron por sus aulas. Participó en la película  “Amanece que no es poco” en el personaje de la pianista, y cuenta que fue una gran experiencia. Fecha de entrevista: 22/02/2017
Instante: 00:01:41 Ver Fragmento
Era sí…era el Colegio de la Compañía de María, que fui desde muy...que fueron mis padres, mi madre era, fue mi marido, un colegio muy emblemático aquí en Hellín y yo fui al Colegio de la Compañía de María.
Instante: 00:02:43 Ver Fragmento
Anda pues si supieras lo que pasaba, que fui a Murcia, que a lo mejor tenía catorce años  o los que tu…o quince o los que tuviera y fui a Jesús María, que es un colegio que había en Murcia y yo veía rarísimo que para la hora de música quedabas fuera del colegio porque aquello era una residencia, nada más que una residencia y allí no daban la música, iba al Conservatorio e iba a una ...
Instante: 00:05:25 Ver Fragmento
Yo me casé y nada no hacía nada, pero luego me dijo una amiga dice "oye si en los Institutos dan clase" digo "¡dices!" dice "si" digo "uy pues voy a ver" y me fui a Murcia con mi hermano que estaba aquí que quería comprarse una gabardina y voy a Murcia y digo "voy a ir al Conservatorio, a ver que dicen".
Instante: 00:07:16 Ver Fragmento
De Hellín he tenido alumnos que ahora son directores, he tenido que son médicos, he tenido buuuuh, ¡no sé si a este que hay aquí le di también! - ¿Y alguna diferencia así a destacar entre las generaciones de hace unos años y la generación de los jóvenes de ahora? - Hombre pues claro sí, al principio Doña Marisa, a mí me da igual que me digan Doña Marisa que me digan Marisa, pero ...
Instante: 00:12:02 Ver Fragmento
Pues eso, que se tienen, que se tienen unas cosas que por lo visto no se tienen en otro sitio y mi marido escribió un libro. Escribió muchas palabras y luego ponía al lado lo que era, muchos dichos de los que se hacen en Hellín. - ¿Como por ejemplo? Pónganos algún ejemplo.
Delirio Uribelarrea López

Delirio Uribelarrea López

Persona muy implicada socialmente durante toda su vida. Ha trabajado en el voluntariado de distintas asociaciones.Madre de familia y mujer comprometida con las causas de los más desfavorecidos. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:01:42 Ver Fragmento
¿Fue a la escuela? Fui a la escuela en Alpera: Primero a una señora mayor particular que daba clase y luego ya a las nacionales que eran como se llamaban. Mi maestra se llamaba Doña Llanos y el recuerdo más grande que tengo de ella es el tortazo que me pegó un día.
Instante: 00:01:43 Ver Fragmento
¿Fue a la escuela? Fui a la escuela en Alpera: Primero a una señora mayor particular que daba clase y luego ya a las nacionales que eran como se llamaban. Mi maestra se llamaba Doña Llanos y el recuerdo más grande que tengo de ella es el tortazo que me pegó un día.
Instante: 00:02:38 Ver Fragmento
Luego ya me vine a Almansa y fui a las monjas por las tardes, hacíamos labor y cultura general, te enseñaban las cuatro reglas. Hasta los 15 años estuve yendo a las monjas. Luego me casé con un hombre que era muy culto y ya me hice autodidacta.
Instante: 00:03:13 Ver Fragmento
¿A  qué jugaban cuando era pequeña? Jugábamos a pillar, que era el escondite; a las bolas para intentar meter el boliche en el agujero que hacíamos; a corta terrenos... le quitábamos a los padres las limas y en un círculo o triángulo que dibujabas en el suelo las tirábamos para clavarlas y desde ahí hacías una línea recta y así ibas robando terreno.
Instante: 00:04:14 Ver Fragmento
¿Ayudaba a su madre en la panadería? Si. Teníamos panadería pero no horno. Se amasaba y luego había que ir a uno de los dos hornos que había para cocerlo. Una hija de la hornera y yo me acuerdo que nos subíamos a jugar a la capilla, que es la parte alta del horno  donde se pone el pan para que fermente con el calor.
Instante: 00:17:47 Ver Fragmento
¿Cómo se ha transformado Almansa tanto económica como socialmente? ¿Cuáles son los cambios más notables que se han producido en la ciudad? En Almansa ha habido algo que aún arrastramos el lastre. Y es que, pasada la postguerra que fueron unos años muy duros, pero en el año 60 empezamos a despegar un poquito.
Instante: 00:27:21 Ver Fragmento
¿Cómo ves a la juventud hoy en día, qué consejo les darías? Yo soy una enamorada de la juventud. Me da rabia cuando la gente dice que la juventud hoy en día está… La juventud está estupendamente. Es culta y está preparada, menos los pobres que no han podido.
Santiago Nuñez Delicado

Santiago Nuñez Delicado

Natural de Hoya Gonzalo. De profesión albañil, agricultor y viticultor. Creador de la colección etnográfica de su pueblo. Autor del libro "Forja de un pueblo, historia y postguerra". Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:01:54 Ver Fragmento
Sí, fui en dos etapas: Empecé en parvulitos y salí a los 7 años; y después, casi a los 9 años, volví otra vez.. Los padres algunas veces tenían que soportar cosas como el tener que mandar a los hijos, me refiero a mis hermanos, a guardar los gorrinos a las aldeas sólo para que les dieran de comer Mi padre trabajaba y yo me tenía que quedar con mi madre porque no podía lavar.
Instante: 00:03:04 Ver Fragmento
La escuela fue una falta grave del franquismo. De ahí se desprende la cantera de gorrineros y de niñas que se iban a servir a los señoritos de aldeas cercanas de aquí. Salíamos analfabetos. Lo que aprendí lo aprendí en la escuela nocturna.
Antonio Moreno García

Antonio Moreno García

Nació en Hellín, ciudad de la que se siente enamorado y de la que ostenta, con orgullo merecido, el título de Cronista Oficial . Miembro fundador del Instituto de Estudios Albacetenses, es un infatigable e inquieto amante de su pueblo y de todo lo que sea potenciar y difundir la cultura de su tierra. Fecha de entrevista: 20/11/2015
Instante: 00:02:02 Ver Fragmento
¿No había escuela? Había escuela, había escuela pero era una escuela particular primero y después surge una oficial. Siempre se rumoreaba que en aquellos sitios, en mi familia también, que en escuelas particulares se aprendía más que en las escuelas públicas. No sé por qué razón esta, digamos característica negativa de lo público, pero bueno.
Instante: 00:02:41 Ver Fragmento
Y luego en el año cuarenta y... Si, en el año cuarenta y seis ya mi padre se destina o lo destinan, es que  periódicamente estos cuerpos no podían permanecer más de cinco años en la localidad  donde se destinaba , entonces estábamos sujetos a esta movilidad, por lo tanto, yo no tuve ningún ciclo escolar reglado.
Instante: 00:04:44 Ver Fragmento
Allí ante la insuficiencia económica me vi obligado a buscar trabajo a los trece años, es decir,  abandono el colegio prácticamente a los once y por estas circunstancias pues ya me voy a buscar un trabajo de niño a repartir por ahí  tal hacer faenas de crío y consigo después de pasar los sitios más céntricos de la población de Hellín que entonces estaba despertando la pujanza ...
Instante: 00:11:32 Ver Fragmento
¿A qué jugabais los críos? Jugábamos a las cuatro esquinas, jugábamos a las guerrillas por ahí por aquellos sitios inhóspitos de bancales y jugábamos con aros, con tirar una especie barrena, una especie de lima, el zompo, el juego de los rebatos, al gua, a la una la mula, blincando uno encima de otro para demostrar, para hacer ejercicio físico, había muchísimas cosas.
Instante: 00:14:05 Ver Fragmento
¿Y los jóvenes como se divertían? Pues los jóvenes se divertían, mucha gente había todavía ocupada en las tareas de  las faenas agrícolas porque Hellín ha sido también eminentemente, aparte de la fibra del esparto ha sido lo esencial en lo económico pues también tenía lo accesorio que era la ganadería y la agricultura, es decir, la cosa agropecuaria tenía también su atención y ...
Instante: 00:21:50 Ver Fragmento
¿Y me imagino que culturalmente también tendrían sus repercusiones? Si, enseguida sus cines en el año cuarenta y cinco uno y en cuarenta y siete otro, en el cuarenta y nueve perdón. Y ya hay tres cines, uno de verano, empiezan preciosas cafeterías a verse ya.
Instante: 00:25:52 Ver Fragmento
A raíz de todo eso y como allí no había Archivo, estaba destruido totalmente, lo tuvo, pero a veces la incuria de los tiempos, el poco interés de sus habitantes, la penuria y la insensibilidad de ciertos ediles, que daban preferencia a los espacios más que a la documentación que existía, pues quemaron muchas cosas y solamente dejaron  los libros de actas desde 1850 hasta nuestros días, ...
Enrique Armengol

Enrique Armengol

Se crió en Hellín con su abuelo, con el que por las noches escuchaba  Radio Pirenaica. Emigró a Madrid muy joven, dónde estudió y trabajó como funcionario de Correos, pero nunca se desvinculó de Hellín. Se casó con una hellinera y retornaron en cuanto tuvieron oportunidad. Hellinero cien por cien,  es conocedor de costumbres, tradiciones, parajes, etc. etc.
Instante: 00:02:27 Ver Fragmento
Si, la primera escuela que fui yo fue en el mismo edificio donde nací. Yo nací en la antigua Alfonso XII número trece que ahora es Arquitecto Justo Millán. Había allí una panificadora y enfrente de la panificadora ahí nací yo.
Instante: 00:03:16 Ver Fragmento
Jugábamos sobre todo…a todo, en aquel entonces el juego era totalmente distinto ahora, era simplemente hablar, yo que sé, subirte a las rejas, pegar saltos a ver quién saltaba más, a ver, a ver quién orinaba más lejos, a ver quién escupía más.
Instante: 00:09:09 Ver Fragmento
entonces mi primer colegio te he contado mi experiencia, pero yo después fui a más colegios, fui al colegio de Don José Bailez, que también era un institución aquí en Hellín en la Calle Barba Roja y después fui dos años creo al Colegio de los Capuchinos, al Colegio de los Padres Terciarios Capuchinos y sí allí la religión era, recuerdo, recuerdo que lo primero que hacía, la religión ...
Instante: 00:13:08 Ver Fragmento
Bueno pues eso también para mi fue muy atípico porque realmente salir a estudiar fuera de Hellín en aquel entonces se salía muy poco, salí muy poco porque no había y como no había pues no había, yo tuve la suerte de que un tío mío pues se empeñó en que estudiase en Madrid, tenía posibilidades y me mando a Madrid, me mandó interno a Madrid, años sesenta, a estudiar todo el ...
Instante: 00:13:49 Ver Fragmento
Una vez que termine el bachillerato pues como ya no había más "money" pues me tuve que poner a trabajar, me puse a trabajar en Correos, seguía viniendo aquí en vacaciones, conocía a mi mujer, nos hicimos novios, nos casamos; en aquel entonces la mujer automáticamente en el 99% dejaba de trabajar y acompañaba al marido a donde tuviera él trabajo, pues nos fuimos a Madrid, vivimos 9 años ...
Instante: 00:24:00 Ver Fragmento
yo me acuerdo que era un crio que tendría seis o siete años, vivía en el Barrio del Pino, en la Casa del Pino, y a lo mejor me subía siete veces el cerro arriba y siete veces el cerro abajo, cazando grillos, cogiendo piedras, de todo, en cambio cuando vine, salía un crío de esa edad de seis, siete, ocho, nueve años y te decía "Papá que me voy a ir a la calle" y se te abrían las carnes, ...
Instante: 00:24:38 Ver Fragmento
Es que tienen una manera de…es totalmente distinto.
Antonia Rubio Correoso

Antonia Rubio Correoso

Antonia ha pasado toda su vida trabajando. Empezó de niña siendo criada y niñera hasta que, junto a su marido, empezó a llevar su propio bar. Y siempre compaginando el trabajo fuera de casa con el trabajo doméstico, criando a ocho hijos. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:02:29 Ver Fragmento
¿Fue usted a la escuela? Yo leer no sé, sé más escribir.  Íbamos a la escuela que había una maestra que se llamaba Margarita, de aquí de Chinchilla. Íbamos a la escuela a la casa de Noé, las señoritas a un lado y las pobres a otro. ¿Y hasta cuándo fue usted a la escuela? Hasta que explotó la guerra. Yo me sabía la primera, la segunda y la tercera cartilla.
Tomás Arnedo Gil

Tomás Arnedo Gil

Natural de Alpera. Licenciado en Derecho, se ha dedicado profesionalmente a la agricultura. Fue juez de paz y presidente de la Cámara Agraria. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:02:59 Ver Fragmento
No fui a la escuela en la guerra pero  me enseñó todo mi abuelo, prácticamente todo lo fundamental: leer, escribir y las reglas. Porque había maestros rurales pero sin titulación ninguna, luego esos maestros fueron poco a poco sustituyéndose. En esa época sí había distinción entre chicos y chicas. A lo mejor íbamos   30 chicos y 10 chicas.
Instante: 00:05:33 Ver Fragmento
Mis padres aunque no hubieran tenido dinero me hubieran hecho estudiar. En Alpera muchos de los que estudiaban no lo hacían porque fueran pudientes, sino porque había mucha afición a la enseñanza y a la cultura. Cuando veníamos a examinarnos en el Changai, que era un tren muy típico y muy célebre, veníamos 15 ó 20 de Montealegre, 15 ó  20 de Alpera y 8 ó 9 de Almansa.
Instante: 00:20:51 Ver Fragmento
Estuve en Madrid haciendo oposiciones a abogado de Estado. Y llegué incluso a hacer silla, aguanté hora y media en el tribunal. Pero se puso mi padre enfermo y como la finca tenía cierta categoría como para poder vivir de ella me volví. Y una vez en Alpera pues ya me desambienté un poco.
 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosNormasContactoCEDOBIEnlaces |Mapa web | Aviso legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación