Temas

Trabajo y Economía


Pedro Cantos Sáez

Pedro Cantos Sáez

Trabajador de la industria cerámica y sindicalista. Fundador de la UGT y del Partido Socialista en Almansa. Fue concejal en la primera Corporación democrática. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:00:07 Ver Fragmento
¿Sus padres eran de aquí? Mis padres eran de Almansa. Lo que pasa es que mi padre era ferroviario y en esa época estaba en Arcos de Jalón, en la provincia de Soria, de la MCTA. Mi madre vino a dar a luz a Almansa. Por los recuerdos que tengo, ya empezada la guerra civil.
Instante: 00:04:34 Ver Fragmento
¿Cuándo empezó usted a trabajar? Formalmente, cuando me dieron de alta,  en el 46,  con 15 años, en Cerámica Collado. Y estuve hasta el 92 que hicieron un ERE y ya me despidieron. En total, 46 años en las oficinas. ¿Y qué recuerda de cuando empezó usted a trabajar, cómo eran las condiciones laborales? Pues muy precarias, pero posteriormente se fueron mejorando allá por los años 50.
Instante: 00:05:54 Ver Fragmento
¿ Por qué nació en usted esa inquietud de ser sindicalista? Ese es un tema crucial en mi vida. Como he dicho antes a mi padre lo detuvieron al terminar la guerra civil, Cuando salió de la cárcel intentó reincorporarse a Renfe pero no lo readmitieron hasta varios años después.
Instante: 00:09:41 Ver Fragmento
¿Cómo eran las condiciones laborales entonces y cuáles fueron las primeras conquistas que lograron? Entonces eran muy precarias. Antes no había las máquinas que hay ahora y en cerámica casi todo el trabajo era manual. Se trabajaba  de sol a sol. Participé en la negociación y fuimos mejorando las condiciones económicas y laborales.
Instante: 00:12:09 Ver Fragmento
¿Usted fue concejal en 1979. ¿Cómo vivió el paso de la dictadura a la democracia? Antes de eso ya estuve del 63 al 69 con el sindicato vertical. Los trabajadores criticábamos el funcionamiento de los ayuntamientos.
Instante: 00:16:51 Ver Fragmento
¿Y cuándo decidieron crear la UGT y quiénes? A finales de los 70, cuando ya se veía que Franco estaba a punto de desaparecer. Vinieron de Albacete representantes de los sidnicatos(UGT, CNT, USO..). y de los partidos políticos para captar militantes. En aquel entonces nos reuníamos en los locales de la Iglesia, aprovechando que la HOAC tenía permiso.
Instante: 00:21:01 Ver Fragmento
¿Cómo fue la experiencia en ese primer ayuntamiento democrático? Al hilo de lo que ha pasado en las últimas elecciones de nuestro país, a iniciativa de UGT pretendimos hacer una candidatura unitaria de la izquierda. Nos reunimos con partidos, con sindicatos… Al principio hubo buenas impresiones pero luego, tanto de CCOO como del PCE a nivel nacional les dijeron que de pactos nada.
Instante: 00:26:03 Ver Fragmento
Aunque Almansa siempre ha sido una ciudad industrial, ¿hubo emigración ? En Almansa ha habido varios momentos de emigración. En los años 60 cuando cerró la fábrica de calzado más emblemática de aquí, Calzados Coloma, donde estaban mil y pico trabajadores, se fue mucha gente a Elda, Villena, Elche.
Instante: 00:27:54 Ver Fragmento
La economía sumergida aquí siempre ha sido un problema que se ha intentado solucionar o mitigar, pero nunca se ha conseguido porque las diferentes partes que se tienen que poner de acuerdo no lo han logrado.
Instante: 00:29:49 Ver Fragmento
¿Qué consejo daría a los jóvenes en base a su experiencia? Se están formando. Los jóvenes de ahora tienen más formación que teníamos nosotros pero desgraciadamente se tienen que ir fuera a trabajar. Mi consejo es que se formen que luchen para conseguir un puesto de trabajo.
José Requena Requena

José Requena Requena

Ha sido agricultor y policía local de Caudete.Gran conocedor de la vida y costumbres de su pueblo. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:00:24 Ver Fragmento
¿Cuénteme qué recuerdos tiene de su infancia, de la vida en familia, de su casa...? En la infancia, estuve yendo al colegio unos cuatro o cinco años. Luego ya por circunstancias porque aquí en el pueblo no había mucha comida, y en mi casa éramos cinco hermanos y sólo mi padre traía un jornal a casa porque trabajaba de capataz fumigador, pero con ese sueldo teníamos que vivir  siete.
Instante: 00:01:37 Ver Fragmento
Luego ya dejé la escuela y tenía que ir a coger oliva en lo inviernos más que nada porque nos daban de comer y si nos daban algo más pues eso que íbamos ayudando en casa. Luego ya mi abuelo tenía algunos bienes y nos dieron un pequeño trozo de tierra donde podíamos sembrar patata, ajos… y así pasamos unos años.
Instante: 00:03:02 Ver Fragmento
Luego ya por los 50 o 55 se empezó a modernizar la agricultura y aquí se puso una plantación muy extensa de manzanos que sí que daba al pueblo bastante economía, porque rara era la casa que no tenía plantado algún manzano.
Instante: 00:07:37 Ver Fragmento
Usted trabajó ese tiempo en la agricultura y luego ¿a qué se dedicó? Cuando tengo 33 años entro en el Ayuntamiento de policía municipal y lo seguí compaginando con la agricultura porque de policía ganaba 19.000 pesetas al mes y tenía 8 hijos y eso solo me daba para la primera semana por eso tenía que seguir subido al tractor, fumigando, haciendo lo que fuera.
Instante: 00:08:25 Ver Fragmento
¿Cuándo se casó usted y cuándo se fue de casa de sus padres? Me fui de  casa de mis padres cuando me casé. Entonces tenía 28 años. Como mis padres no tenían bienes pues yo no pude llevarme bienes. Un año o dos antes de casarme tuve que buscarme la vida y un señor me propuso llevarle dos o tres fincas "a terraje".
Instante: 00:29:35 Ver Fragmento
En calzado lo que ha habido ha sido todo economía sumergida. Trabajaban en almacenes a puerta cerrada. De Villena y de Elda venían con el material y lo entregaban. Había 10 ó 12 puntos sumergidos.
Instante: 00:30:24 Ver Fragmento
¿Ha habido emigración en Caudete? Como en todos los sitios, se ha ido gente, pero yo creo que ha sido más la que ha venido que la que se ha ido porque aquí ha habido un sector de la construcción muy fuerte. Aquí ha habido por lo menos  800 ó 1.
Ramón Gómez López

Ramón Gómez López

Albañil,  cultivador de champiñón y otros oficios,trabajó también restaurando monumentos. Persona muy activa en la conservación y promoción de las tradiciones de Chinchilla. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:00:29 Ver Fragmento
¿A qué se dedicaban sus padres? Mi padre se jubiló en una calera que había aquí y previamente había trabajado en el campo de mulero. ¿Fue usted al colegio? Mi pobres padres no sabían leer ni escribir y él dijo: Tengo cuatro hijos y por lo menos van a aprender a leer y a escribir y así lo hizo. No tenemos carrera ninguno, pero los cuatro hemos sabido defendernos.
Instante: 00:01:55 Ver Fragmento
Yo estando en la escuela yo ya empecé a trabajar de carpintero y desde entonces no he dejado de trabajar. ¿Por qué se puso a trabajar tan joven? Porque necesitábamos que entrara una peseta y eso era lo que ganaba al día. Y luego mi padre me llevó a trabajar a la calera y me daban 10 pesetas al día.
Instante: 00:02:27 Ver Fragmento
¿En qué consistía el trabajo en la calera? Pues en picar la piedra, echarla al horno, luego se sacaba la cal y se embolsaba. Y con unos carros se llevaban a la estación de Chinchilla y allí se facturaban a Cartagena, Alicante…para obras. Porque ahora se utiliza cemento pero antes se usaba mucha cal.
Instante: 00:04:58 Ver Fragmento
¿Y cuándo se hizo usted albañil? Empecé de carpintero y luego me fui a la calera, pero la carpintería me gustaba muchísimo. De albañil empecé a los 17 años. Fui una persona un poco lanzada porque a los 19 años me puse a trabajar por mi cuenta. ¿ Cuándo se demolió el penal de Chinchilla? Pues en el 73 ó 74 porque lo demolí yo.
Instante: 00:09:59 Ver Fragmento
¿Qué se cultivaba? Pues trigo y cebada. Y había mucha viña, y dos o tres bodegas. La de la Gaspara, la de Pedro Ruesca y la de Pelendegue, que se ha hundido pero aún se ven las tinajas. La gente vivía de la agricultura ,pero cuando vinieron las cerámicas fuertes pues toda la gente joven que no quería vivir en el campo se colocó en las factorías. Porque el campo es muy duro.
Pedro Delegido Cantos

Pedro Delegido Cantos

Natural de Bonete. De profesión transportista.Emigró a Alicante por motivos de trabajo y vivió allí durante muchos años.En la actualidad está jubilado y vive en Bonete, que es dónde siempre ha querido vivir. Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:00:39 Ver Fragmento
Mi padre era agricultor y yo estuve yendo a la escuela hasta los 12 ó 13 años porque después ya tuve que ayudarle en el campo. Y entonces en el invierno, como durante el verano no podía ir al colegio, me iba por la noche porque había unos señores que daban clase un par de horas. Iba todas las noches.
Instante: 00:03:29 Ver Fragmento
No, trabajaba a renta. Ya cuando tendría yo quince años pusimos una viña. Que para plantar viñas hay que hacer hoyos y eso es muy costoso. Y mi padre iba un día a hacer hoyos y yo me iba con la mula a labrar, y al día siguiente, se iba él con la mula yo hacía hoyos. Nos turnábamos porque hacer hoyos era mucho más cansado. Y así pusimos 12.000 cepas.
Instante: 00:04:13 Ver Fragmento
Noo, nada, nada, nada. Yo estuve con mi padre en mi casa hasta que me fui e la mili, pero de jornal nada. Cuando me fui a la mili, al volver, como yo tenía dos tíos que vivían en Alicante que eran conductores, me fui a Alicante, me saqué el carnet y me metí de chófer. ¿Le sirvió para algo la mili? Pues no, lo que se dice valer, pues no.
Instante: 00:05:54 Ver Fragmento
A lo que podían. En Elda sobre todo a los zapatos. A las fábricas. Cuando usted se fue a Alicante y se instaló allí, ¿usted siguió manteniendo el vínculo con su pueblo? Claro! Yo tenía aquí mi novia. Me fui de soltero con 22 años a la mili y volví con 24, y luego fue cuando me fui de chófer pero ya tenía aquí a la novia.
Instante: 00:16:38 Ver Fragmento
Hubo un señor que puso una fábrica de zapatos y eso ayudo mucho. Porque en muchas casa hasta entonces sólo entraba el jornal del padre. Pero cuando abrieron la fábrica, pues el que tenía dos o tres hijos se emplearon todos. De trabajar el padre sólo, a entrar tres o cuatro sueldos hubo un cambio muy brusco. De estar como quien dice casi pasando hambre a elevarse.
Instante: 00:17:53 Ver Fragmento
Qué va, nada, nada, nada…la mayoría de los que se fueron a Elda se quedaron allí porque se vivía muy bien.  Claro, la familia que se fue de aquí y llevaba cuatro o cinco o seis hijos, y al llegar así se emplearon tres o cuatro, pues fue un cambio muy brusco ¿Y ahora la gente de qué vive en Bonete? Sigue viviendo de la Agricultura.
Instante: 00:21:02 Ver Fragmento
Que se dieran un poco de más cuenta de la vida y que cambiaran el sistema que llevan. No se dan cuenta de lo que tienen. Hay algunos que no piensan ni en trabajar y después obligar a los padres.
Antonio Moreno García

Antonio Moreno García

Nació en Hellín, ciudad de la que se siente enamorado y de la que ostenta, con orgullo merecido, el título de Cronista Oficial . Miembro fundador del Instituto de Estudios Albacetenses, es un infatigable e inquieto amante de su pueblo y de todo lo que sea potenciar y difundir la cultura de su tierra. Fecha de entrevista: 20/11/2015
Instante: 00:00:43 Ver Fragmento
¿Te criaste en Hellín, no Antonio? Bueno yo me crié en Hellín hasta 1970, en que me veo obligado abandonar Hellín por la circunstancia económica y el gran  éxodo que se produce en aquella década de los años cincuenta y cinco, sesenta y cinco, producto de la crisis del esparto donde nadie preveía que podría venir una fibra, digamos acrílica que sustituyese a esta fibra que ha sido ...
Instante: 00:03:41 Ver Fragmento
y yo ya puedo estar bueno, cojo un trabajo rápido porque hacía falta y mi padre tenía un sueldo pequeño de Guardia Civil y vivíamos una circunstancias familiares muy, iba a decir infrahumanas porque no teníamos luz nada más que dos horas, el agua dos horas, una casa pobre donde nos metimos tres familias a vivir, en una casa de piso bajo como eran, no había casas de piso como hoy las hay, ...
Instante: 00:10:02 Ver Fragmento
¿Y cómo eran las relaciones entre los vecinos en medio de tanta necesidad? Pues estaban tan sumamente vivas y presentes y perennes en la vida cotidiana de los vecinos, que la gente de nuestros vecinos formaban parte de nuestra familia eran como familia.
Instante: 00:15:12 Ver Fragmento
Me estás hablando de las mujeres ¿las mujeres también trabajaban? La mujer trabajaba,  si ¿Dentro o fuera de casa? Sí, trabajaban en faenas agrícolas y luego trabajaban como servicio doméstico muchas de ellas. Pero no empezaron a trabajar hasta los años, cuando empieza a funcionar la industria del esparto, las fábricas de mazo, como machacadores de esparto, como hiladora, de esparto.
Instante: 00:16:29 Ver Fragmento
Cuarenta, cincuenta y sesenta. En el cincuenta y cinco se produjo el éxodo masivo de la gente que salieron alrededor de 10.000 personas hacia primero Barcelona, después Francia, después Suiza y después Alemania.
Instante: 00:21:12 Ver Fragmento
De Madrid para arriba contando Madrid, los principales hoteles y restaurantes de Cantabria se llevaban toda la producción  que hacía  Hellín en materia  de arroz bomba, Calasparra consumido en gran cantidad por su gran pureza y competía y se llevó premios importantes, accésit y medallas de plata en estas exposiciones que he citado antes.
Delirio Uribelarrea López

Delirio Uribelarrea López

Persona muy implicada socialmente durante toda su vida. Ha trabajado en el voluntariado de distintas asociaciones.Madre de familia y mujer comprometida con las causas de los más desfavorecidos. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:01:14 Ver Fragmento
¿ A qué se dedicaban sus padres? Mi padre se dedicaba al negocio que tenía mi abuelo, a la piedra; echaba el baladre en las vías, esa piedra pequeña. Pero antes de la guerra, cuando llegó la gran depresión perdieron la empresa y entonces mi padre se colocó de alguacil en el Ayuntamiento. Y mi madre tenía una panadería.
Instante: 00:04:14 Ver Fragmento
¿Ayudaba a su madre en la panadería? Si. Teníamos panadería pero no horno. Se amasaba y luego había que ir a uno de los dos hornos que había para cocerlo. Una hija de la hornera y yo me acuerdo que nos subíamos a jugar a la capilla, que es la parte alta del horno  donde se pone el pan para que fermente con el calor.
Instante: 00:08:48 Ver Fragmento
¿Cuando se vino a Almansa se trasladó toda su familia o se vino usted sola? No, me vine sola. Mi tío era jefe del depósito de máquinas. Aquí lo fuerte era el calzado y la Renfe, concretamente los ferrocarriles de Madrid-Zaragoza-Alicante. Y aquí había muchísimos ferroviarios, rara es la familia antigua que no tuviese a alguien en la Renfe.
Instante: 00:11:39 Ver Fragmento
¿Dejó de estudiar porque se puso a trabajar, fue una decisión suya...? Yo no he trabajado nunca. Yo estuve en la casa de mis tíos hasta que me casé.
Instante: 00:17:47 Ver Fragmento
¿Cómo se ha transformado Almansa tanto económica como socialmente? ¿Cuáles son los cambios más notables que se han producido en la ciudad? En Almansa ha habido algo que aún arrastramos el lastre. Y es que, pasada la postguerra que fueron unos años muy duros, pero en el año 60 empezamos a despegar un poquito.
Instante: 00:21:00 Ver Fragmento
¿A su marido le gustaba la política? Si, mucho. Él era de Don Juan, franquista no fue nunca. ¿Y ese interés se lo contagió él? Pues sí, lo que pasa es que él era mucho más conservador que yo. Nosotros hemos sido un matrimonio de mucho hablar, y de dialogar.
Instante: 00:24:57 Ver Fragmento
Aquí llegó a haber más de 90 fábricas, y todo el mundo trabajaba. Y también en la economía sumergida. Rara era la casa a la que ibas y no te daba el olor a cola. Ahora ya no, pero antes los nenes pequeñicos le daban la cola, el marido hacía otra cosa y la señora hacía el pasado. Había muy buenas aparadoras en Almansa.
Instante: 00:27:21 Ver Fragmento
¿Cómo ves a la juventud hoy en día, qué consejo les darías? Yo soy una enamorada de la juventud. Me da rabia cuando la gente dice que la juventud hoy en día está… La juventud está estupendamente. Es culta y está preparada, menos los pobres que no han podido.
Juan Rubio Puertas

Juan Rubio Puertas

Nació en Montalvos  y se crió en una familia de diez hermanos que vivían de la agricultura. Fue poco a la escuela porque estalló la guerra cuando tenía 10 años, pero  en su familia siempre se potenció la lectura, su hermana Pilar escribía teatro y su hermano Rodrigo ganó varios premios literarios, entre otros, el Premio Plantea en 1965.
Instante: 00:01:53 Ver Fragmento
Como le voy a decir yo como ha sido la vida nuestra, como en los pueblos no había televisión y éramos muchos hermanos y dinero en metálico.... no nos faltaba a lo mejor  comida, pero dinero en metálico hasta que no llegaban las rentas del azafrán o de la uva no cogían metálico. Entonces a mi padre le habían regalado un Quijote que era un tamaño pequeño por una compra de abono.
Instante: 00:10:11 Ver Fragmento
Dinero a lo mejor no le pagan, pero le pueden pagar en especie que a usted le viene muy bien, le llevan aceite, patatas, garbanzos y el que pueda pagar en dinero, yo le diré que pague en dinero.
Santiago Nuñez Delicado

Santiago Nuñez Delicado

Natural de Hoya Gonzalo. De profesión albañil, agricultor y viticultor. Creador de la colección etnográfica de su pueblo. Autor del libro "Forja de un pueblo, historia y postguerra". Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:01:54 Ver Fragmento
Sí, fui en dos etapas: Empecé en parvulitos y salí a los 7 años; y después, casi a los 9 años, volví otra vez.. Los padres algunas veces tenían que soportar cosas como el tener que mandar a los hijos, me refiero a mis hermanos, a guardar los gorrinos a las aldeas sólo para que les dieran de comer Mi padre trabajaba y yo me tenía que quedar con mi madre porque no podía lavar.
Instante: 00:06:59 Ver Fragmento
Empecé a trabajar a los 12 años. Mi primer oficio fue gorrinero. Después en la agricultura. Mi padre era un hombre que entendía de todos los oficios. Entonces estaba trabajando de albañil, con un maestro de aquí. Mis hermanos ya estaba incorporados a la construcción y yo me incorporé a los 13 ó 14 años.
Instante: 00:08:27 Ver Fragmento
Siempre. En el año 63 me fui a Valencia a trabajar en la construcción, pero estuve poco tiempo. Me llevé el oficio aprendido. Me fui porque aquí no había trabajo. A partir del año 65, con la emigración, el pueblo se quedó temblando. Los que se fueron encontraron algo mejor y lo que nos quedamos, como faltaban los otros, pues teníamos más trabajo.
Instante: 00:28:32 Ver Fragmento
Los cucos…Esto es una larga trayectoria por mi parte porque en los años 70 ya estaba estudiando yo el tema, ya hice dibujos, fotografías en blanco y negro, y ya aquello me dejó pensando en que era un arte…Por qué?  Por dos cosas  Mi padre se dedicó a hacer cucos en una época, le llamaban para hacer chozas y de ahí me viene a mí la afición y la inquietud hasta llegar el punto en que ...
Adela Arráez Silvestre

Adela Arráez Silvestre

Enfermera de profesión, se considera una mujer adelantada a su tiempo y que siempre ha hecho lo que ha querido. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:02:08 Ver Fragmento
Muy buena, aunque estaba la guerra. Mi padre era un contable que trabajaba mucho. Iba a la fábrica de calzado de aquí, a Coloma. Era listísimo sin haber estudiado, y nunca nos faltó de nada, ni en la guerra, ni antes ni después. Lo único es que era un poquito recto, había que hacer lo que él decía. ¿Y qué estudió luego? Cuando terminé yo quería ser comadrona.
Instante: 00:08:07 Ver Fragmento
Donde yo iba a trabajar que era el " 18 de Julio" en el momento en que te casabas tenías que salir de allí. Tenía ese reglamento. Yo esperé que se casara una compañera y cuando ella se fue entré yo, en el 56. Pero durante esos tres años estuve de modista y enseñando el corte porque mi padre me hizo que hiciera de todo.
Instante: 00:11:26 Ver Fragmento
¿Se acuerda de cuánto ganaba? Sí, yo en el año 56 ganaba 600 pesetas y cuando me casé 900. ¿Qué recuerda de cuándo empezó a trabajar, cómo era su trabajo? Yo estudié para curar, pero en aquella época mi trabajo consistía en ponerle la bata al médico, servir al médico, hacer recetas…Lo que te mandaba el médico. La mujer no estaba valorada.
Instante: 00:11:36 Ver Fragmento
¿Qué recuerda de cuándo empezó a trabajar, cómo era su trabajo? Yo estudié para curar, pero en aquella época mi trabajo consistía en ponerle la bata al médico, servir al médico, hacer recetas…Lo que te mandaba el médico. La mujer no estaba valorada.
Instante: 00:12:14 Ver Fragmento
Una vez se nos fue la calefacción del ambulatorio y las cinco que trabajábamos allí decidimos ir a hablar con el director para decirle que si no se arreglaba el tema no se subía a la consulta. Y nos plantamos.
Instante: 00:13:45 Ver Fragmento
¿ Y cuando usted se casó se tuvo que ir del hospital cumpliendo las normas? Cinco meses antes de casarme, que fue en mayo del 66, salió una ley que suprimía esa condición y equiparaba a la mujer en derechos.
Instante: 00:15:48 Ver Fragmento
Era usted muy revolucionaria porque ese episodio del hospital que me ha contado… No éramos revolucionarias, éramos valientes. Meterte a trabajar en febrero, siete horas, sin lumbre, pues eso era una burrada. Y no pasó ni un día, ni dos de tres… Luego nos pusieron las bombonas de butano.
Instante: 00:17:48 Ver Fragmento
Además de trabajar, ¿se ocupaba usted de las tareas de la casa? Si. Lo único que me venía mal era hacer la comida, y eso me lo hacía mi madre y después me lo hizo mi suegra, porque yo salía de trabajar  a las 2 o las 3 de la tarde, comía, y después me iba a poner inyecciones toda la tarde hasta las 10 de la noche. ¿Su marido encontró luego trabajo? Dónde lo llamaban.
Instante: 00:18:37 Ver Fragmento
Hábleme de su profesión, porque usted acabó siendo enfermera pero quería ser comadrona. Yo tenía una madrina que era comadrona y ella me influyó mucho para que me hiciera sanitaria, pero como no quería estudiar pues me hice enfermera. Y mi profesión es lo que más me ha gustado. He estado trabajando 38 años divertida. Me lo he pasado muy bien.
Instante: 00:23:18 Ver Fragmento
¿Aquí ha habido siempre mucha economía sumergida? Ha habido, hay y yo creo que habrá. Es que antes Hacienda no existía como ahora, había cosas por las que no se tenía que cotizar. Por eso mi padre nos pudo dar carrera porque él después de salir de su trabajo llevaba la contabilidad de cuatro o cinco sitios. Pero eso no contaba, de eso no se pagaba, no se declaraba.
Rosario Requena Bordallo

Rosario Requena Bordallo

Mujer emprendedora,  abrió una librería y juguetería, de la que se ocupó hasta su jubilación,trabajando duro para sacar a sus hijos adelante.Actualmente participa en diversas actividades culturales,viaja y disfruta de la vida. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:02:09 Ver Fragmento
¿Empezó entonces siendo niña a trabajar? Empecé a los trece años. Cumplí en diciembre y en  verano, al acabar el colegio, entré en la sastrería. A llenar el botijo, a deshilvanar las americanas y cosas así… ¿Empezó a trabajar porque en su casas necesitaban ayuda? Más bien sí. Tenía otra hermana ya trabajando y le dijeron que sí podía ir  y le dijeron que sí y me fui.
Instante: 00:02:31 Ver Fragmento
¿Empezó a trabajar porque en su casas necesitaban ayuda? Más bien sí. Tenía otra hermana ya trabajando y le dijeron que sí podía ir  y le dijeron que sí y me fui. Aquí no había nada Éramos cuatro amigas y tres se fueron a Alcoy y me quede yo sola sin amigas.
Instante: 00:03:40 Ver Fragmento
¿ A qué se dedicaban sus padres? Mi padre tenía un ganado de cabras y yo antes de irme a la sastrería tenía que hacer dos viajes por el pueblo a repartir leche. Llevaba las lecheras, iba a las casas dejaba la leche, volví a mi casa, me las volvían a llenar y volvía a bajar. Y a las 9 empezaba a trabajar en la sastrería y eso tenía que hacerlo antes.
Instante: 00:04:23 Ver Fragmento
¿Y hasta cuándo estuvo en la sastrería? Estuve 14 años y  antes de casarme  le pedí que me subiera el sueldo y me dijo que no podía y entonces le dije que me iba, eso fue en agosto. Y entonces me dijo: ¿ tú quieres terminarme chaquetas (ponerle el forro, los ojales…)? Y me daba para hacerlo en casas.
Instante: 00:06:22 Ver Fragmento
¿Se compraron la casa? No. Después de doce años la dueña de la casa donde estábamos de alquiler nos dijo que la quería vender porque quería hacerle un piso a su hija arriba de su casa. Y nos la vendió por 80.000 pesetas y nos dio dos años para pagarla. Y sólo teníamos ahorrado 20.000 y entonces mi marido dijo si no me voy a a Francia  esto no lo pagamos.
Instante: 00:07:51 Ver Fragmento
¿Su marido se fue porque aquí no había trabajo? Él tenía trabajo seguro en una casa de campo que decían la Vereda. Pero si llovía no trabajaba y no cobraba. Él tenía el jornal seguro pero si no llovía, y el ganaba 35 pesetas y yo cuando la mayor, que no pude criarla, un bote de pelargón me costaba 42. Asi es que figúrese lo que teníamos que luchar para sacarla adelante.
Instante: 00:09:44 Ver Fragmento
En aquella época fue una decisión muy valiente porque no era habitual que las mujeres abrieran un negocio Y luché mucho. El local lo encontré en la calle Virgen de Gracia, número 13. Que aún lo tengo, ahora lo tengo alquilado. Y a todo esto me llevé la máquina para seguir cosiendo porque si no entraba gente aprovechaba para coser. Era librería y juguetería.
Instante: 00:15:25 Ver Fragmento
¿ Cuál ha sido el mayor cambio que ha sufrido la ciudad de Caudete? Ha cambiado mucho porque cuando vino el boom del ladrillo pues toda la juventiud de Caudete se iba de madrugada. Yo creo que toda la costa la han enyesado los de Caudete. Cuánto han tabajado…! Ganaban mucho dinero,también. Yo los veía a muchas familias y pensaba madre mía lo que están ganando y cómo lo desperdician.
Instante: 00:22:13 Ver Fragmento
¿Hubo mucha emigración en Caudete? Sí, sobre todo en los años 50. Yo tengo dos cuñados que viven en Barcelona. Y a Francia se iba también. Algunos han vuelto, pero otros no. Hay algunos que tienen piso aquí y pasan aquí un mes… Y otros que cuando se hacen muy mayores se vienen aquí, a morir a su pueblo.
José Colmenero López

José Colmenero López

Maestro y director del colegio de Higueruela. Creador de la revista cultural Stizerola. Promotor y dinamizador de la vida cultural de su pueblo. Falleció el 10 de julio de 2015 Fecha de entrevista: 17/11/2014
Instante: 00:02:12 Ver Fragmento
El otro día hablando con un señor de mi edad de un pueblo de Alicante me preguntó si yo pensaba que los niños ahora eran menos crueles que antes. Y yo le contesté que creía que no. Pero a raíz de eso, recuerdo con muchísima tristeza que se maltrataba a los animales de una forma desesperada. La gente trabajaba mucho en el campo; eran trabajos muy duros y venían muy cansados del trabajo.
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
A los niños se les tenía una consideración infinitamente menor de la que se les tiene ahora. Un niño era casi como un mueble y si podían ayudar en algo pues se les recababa para que trajeran un canterito de agua e incluso para que ayudaran en las tareas del campo. Tengo amigos que a los  8 ó 9 años los llevaban ya de gorrineros a alguna finca sólo por lo que era el sustento, la costa.
Instante: 00:07:07 Ver Fragmento
Los hombres hacían un tipo de vida adecuado a la luz solar:. Se madrugaba mucho, se  hacía un desayuno recio; como el campo no estaba al lado del pueblo, se tardaban varias horas en llegar al puesto de trabajo, o bien en caballería o bien andando... Y ya se llevaban la comida para mediodía y después, al caer el sol, regresaban a casa.
Instante: 00:09:04 Ver Fragmento
Las mujeres se dedicaban al cuidado de los hijos y al cuidado del hogar; también al cuidado de los animales domésticos, se encargaban de engordar al cerdo, si había gallinas cuidarlas...y de mantener la casa limpia, preparar la comida... En sus ratos libres estaban entre sus tareas bordar, hacer punto, remendar...
Instante: 00:13:45 Ver Fragmento
Hubo otra época dorada, que fue muy buena, pero que duró poco, que fue con el cultiuvo del champiñón. No era industria pero se salía de lo rutinario. Si vais a Higueruela veréis cientos de cuevas en unas zonas de estratos más blandos. Se excaban cuevas de 100 ó 150 metros con doble boca que se unían al final, para sembrar el champiñón.
Instante: 00:14:57 Ver Fragmento
De Almansa era tradicional que llevaran también a Higueruela y a otros pueblos de alrededor zapatos para coserlos. También se compraron máquinas de tejer para confeccionar jerseys, pero ninguna de esas actividades tuvo continuidad. En todos los pueblos hay personas peculiares que quedan en la memoria colectiva.
Instante: 00:16:42 Ver Fragmento
Tambien me viene a la cabeza un comerciante llamado Benito Mínguez, siempre con su guardapolvos puesto y siempre al pie del cañón. Dentro de la tienda había una puerta que daba a la habitación donde solían comer. La tienda y la casa se comunicaban y las puertas de una y de la otra estaba siempre abiertas, ya fuera sábado o domingo, por la mañana, por la noche...
Instante: 00:25:29 Ver Fragmento
Desde el punto de vista económico, para mí no hay ninguna duda de que el hito en la Higueruela moderna lo marca el parque eólico. Las molinetas supusieron unos ingresos extras para muchos particulares que en las primeras fases vendieron terrenos baldíos a unos precios que ni se podían imaginar. Y el Ayuntamiento arrendando terrenos.
Instante: 00:27:16 Ver Fragmento
En los años 60 y 70 se produjo otro fenómeno importante, que fue la emigración rural. No es algo privativo de Higueruela, sino de todos los pueblos de Castilla-La Mancha. La industrialización en las ciudades y la mecanización en el campo.
Instante: 00:28:48 Ver Fragmento
Higueruela llegó a  tener más de 3.000 habitantes en los años 50. Muchísimos de ellos vivían no en el núcleo de población, sino en caseríos diseminados por todo el término municipal que es muy extenso. Las familias antes eran muy numerosas.
Consuelo Gandía Campos

Consuelo Gandía Campos

Empezó ayudando de chiquilla en la alpargateria de su padre y continuó trabajando toda su vida, limpiando, sirviendo,en la vendimia...etc.Ama de casa, madre de dos hijos y entusiasta de su pueblo. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:02:39 Ver Fragmento
¿Cómo salió la familia adelante? Se puede usted imaginar mi madre con tres… Mi tío estaba en la finca de La Piñuela, hermano de mi padre, de labrador, y dijo mira nos vamos a llevar a la nena, porque mi madre no podía darnos de comer a todos. Me fui con mis tíos y mi madre se quedó con mi hermana y embarazada de mi hermano.
Instante: 00:06:30 Ver Fragmento
Para mí no ha habido juegos. Para mi los juegos era hacer las zapatillas, irme a espigar… Cuando nos íbamos a vendimiar, cuando se empezaba a hacer de día  teníamos que salir andando que tardábamos más de una hora en llegar y a las ocho ya estábamos en la sierra y todo el día vendimiando sin parar. Y cuando llegábamos al pueblo ya estaba el sol puesto y la gente cenando en sus casas.
Instante: 00:13:30 Ver Fragmento
¿Cuándo cambiaron allí las cosas porque Montealegre tiene fama de ser un pueblo muy trabajador y emprendedor? Eso sí. La gente es muy trabajadora, no les da miedo el trabajo, y a toda la gente que va se la atiende muy bien. Dicen que es el pueblo de las tres mentiras porque  ni tiene castillo, ni monte, ni es alegre.
Instante: 00:15:03 Ver Fragmento
Y un lavadero hermosísimo, con una cantidad de agua que caía! Allí ibas a lavar y ni lavadora, ni suavizante ni nada. Como aquello con jabón de sosa, se quedaba la ropa...que cuando te acostabas en las sábanas daba una sensación de limpieza... Que las sábanas no había más que aquéllas, que había que lavarlas, tenderlas y cuando se secaban las ponías otra vez.
Instante: 00:18:17 Ver Fragmento
¿Hubo mucha gente que tuvo que emigrar? Mucha, a Elda, a Elche... mucha. Había mucha gente pobre que tenían muchos hijos porque como no había trabajo en algo se tenían que entretener. Pues en éso, en traer hijos! Pa nuestra vejez, decían. Había familias que tenían diez u once hijos! ¿Y usted  dónde dio a luz? En mi casa.
Andrés Juan Sáez

Andrés Juan Sáez

Natural de Corral Rubio. Agricultor de profesión. En la época de la Transición fue durante 12 años concejal de su pueblo. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:02:42 Ver Fragmento
¿Cuándo empezó usted a trabajar en el campo? En el campo, ya fijo, a los trece. Empecé a labrar con las mulas y allí ya la faena que había, había que hacerla. ¿Trabajaba usted para otras personas? No, trabajaba siempre para mi casa. O sea que fui toda mi vida autónomo. ¿Y sabe cuánto empecé a pagar de sello?  50 céntimos. Y he cotizado 48 años a la Seguridad Social.
Instante: 00:03:52 Ver Fragmento
Y aparte de la agricultura, ¿a qué otras cosas se dedicaba la gente? Pues el que trabaja para él o como jornaleros, pero siempre en el campo. ¿No había comercio? SÍ hombre, había una panadería…La gente entonces iba a cocer al horno. Y había dos o tres tiendas. Y bares, y el casino. ¿De industria, nada? Industria nada.
Instante: 00:05:06 Ver Fragmento
Allí nos juntamos seis o siete jovenarios e hicimos como una cooperativa. Compramos la maquinaria para seis años, pero como siempre que hay gente, pues surgieron las discordias y estábamos deseando que se acabaran los seis años para salir cada uno por donde pudiera.
Instante: 00:06:20 Ver Fragmento
¿Y fue la maquinaria lo que provocó que la gente se fuera del pueblo? Claro, entonces todo se hacía a mano y cuando llegó la maquinaria pues para lo que un tractor labraba se necesitaban antes seis o siete pares de mulas y había que tener siete muleros. Y para cosechar igual, vino la cosechadora y en un día se cosechaba más que en un mes.
Josefa Ramirez Verdejo

Josefa Ramirez Verdejo

Sus padres eran los dueños de la posada de Pétrola. Durante toda su vida se dedicó a trabajar,  limpiando y cuidando de sus padres y sus dos hijos. Falleció el 12 de enero de 2016. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:03:22 Ver Fragmento
¿A qué se dedicaban sus padres? Teníamos una posada. Venía gente a comprar azafrán, jamones, sacos de cebada…La tierra no la trabajaba porque no le gustaba. Mi madre ha trabajado como una negra, y darle a toda la gente. Entonces venían a cobrar la contribución a los pueblos y a lo mejor se pasaban ocho días.
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
¿Se pasó mucha hambre en Pétrola en la postguerra? Mucha. Había cuatro que vivían bien y tenían a la gente explotándola por cuatro perras. ¿Hasta cuándo fue usted a la escuela? Hasta que me echaron. A  los doce años. Yo quería ir a la escuela. Era muy amiga yo de las maestras. Tenía una de Madrid que nos traía caramelos de Madrid. De chompa, con la izquierda.
Instante: 00:08:23 Ver Fragmento
Y cuándo dejó la escuela ¿a qué se dedicó? Pues ahí en la casa, trabajando más que una negra. Porque la casa era muy vieja, pero como era pública había que limpiar. Me quedé de fregona. Todos mis hermanos se buscaron un enchufe menos yo, que estaba siempre allí con mi madre, hasta los 38 años.
Instante: 00:12:41 Ver Fragmento
Y volviendo a cuando se terminó la guerra, más hambre no se pudo pasar. ¿Se fue mucha gente? Uhhhh… A Barcelona. Se fue mucha gente. Todo el barrio aquel de las cuevas se quedó vacío. Luego hubo dos años de sequía porque no llovió y hubo un año de hambre… que emigro mucha gente.
Instante: 00:17:52 Ver Fragmento
Las mujeres en la casa, y a críar hijos. Hala! Siete u ocho… No teníamos lavadero por aquí cerca. Cuando había ropa grande, de sábanas y eso nos íbamos al campo que había una zona con muchas losas. Iba un hombre y cobraba 5 ó 10 céntimos a cada uno porque se encargaba de limpiar, era un poco marusango… de la acera de al lado… Pero vivíamos bien, dentro de todo, vivíamos bien.
Instante: 00:31:00 Ver Fragmento
Y nos pasó una cosa. Como mi padre se iba a jubilar, pues enntonces mi marido se hizo la matrícula de la posada para que le dieran la paga. Y un día vino uno de Hacienda con una citación. Fuímos allí, y mi marido callado porque era un miedoso. Nos dijo que teníamos una denuncia porque teníamos una fonda y  estábamos pagando como una posada.
Antonia Rubio Correoso

Antonia Rubio Correoso

Antonia ha pasado toda su vida trabajando. Empezó de niña siendo criada y niñera hasta que, junto a su marido, empezó a llevar su propio bar. Y siempre compaginando el trabajo fuera de casa con el trabajo doméstico, criando a ocho hijos. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:03:30 Ver Fragmento
Cuando ya se acabó la guerra me tuvieron que llevar a servir. Con once o doce años me llevaron al Aljibe, al lado de Camporroso, de niñera. Mi padre iba a trabajar a esa aldea. Me levantaba por la mañana temprano y me ponía a barrer el corral y mientras los muleros hacían gazpachos para almorzar. Luego se fueron a La Felipa y estuve un año o dos allí también.
Instante: 00:10:44 Ver Fragmento
¿Y cuándo volvió usted a trabajar porque usted ha tenido un bar, no? Cuando tenía dos o tres chiquillos. Lo pusimos en una cochera de allí de la Corredera que nos dejó un amigo de mi marido. Mi marido era muy trabajador. A su jefe le pidió cuartos para comprar vino y allí todos estuvimos trabajando para enjabelgarlo.
Instante: 00:13:33 Ver Fragmento
¿Y cómo se divertían en aquella época si es que tenía tiempo para divertirse? Qué lástima! En aquella época no ibas a ningún lado, si tenías un poco de tiempo pues a tomar un poco el sol. No es como ahora que no se recoge nadie, todo el día por ahí. Entonces tenías que hacer tus comidas, tus cenas... tenías que tener arreglados y limpios a tus criaturas.
Enrique Armengol

Enrique Armengol

Se crió en Hellín con su abuelo, con el que por las noches escuchaba  Radio Pirenaica. Emigró a Madrid muy joven, dónde estudió y trabajó como funcionario de Correos, pero nunca se desvinculó de Hellín. Se casó con una hellinera y retornaron en cuanto tuvieron oportunidad. Hellinero cien por cien,  es conocedor de costumbres, tradiciones, parajes, etc. etc.
Instante: 00:04:01 Ver Fragmento
Bueno pues en la época que yo recuerdo, es decir hasta los diez años que me fui hasta el año sesenta, en Hellín no se vivía, se malvivía, en Hellín se malvivía. Porque sí, estaban los que estaban cogiendo esparto, que era un trabajo durísimo, durísimo según me dicen, yo no he querido entrar nunca en el tema, pero dicen que era durísimo.
Instante: 00:04:23 Ver Fragmento
Las mujeres que estaban picando el esparto, después resulta que no las habían asegurado, habían trabajado treinta años y no habían cotizado nada más que un mes, pero bueno, cosas así. Se vivía de eso y después del pequeño comercio, no había industria, estaban las dos cerámica, dos o tres, cerámicas que había y una fábrica de licores también creo recordar.
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
ya te digo que yo vivía más con mis abuelos que con mis padres, porque mis padres hubo una temporada que se tuvieron que ir fuera de Hellín a trabajar, fue quizá antes de la emigración, se fueron a un pueblecito, se llama Almendricos que está por Murcia.
Instante: 00:13:08 Ver Fragmento
Bueno pues eso también para mi fue muy atípico porque realmente salir a estudiar fuera de Hellín en aquel entonces se salía muy poco, salí muy poco porque no había y como no había pues no había, yo tuve la suerte de que un tío mío pues se empeñó en que estudiase en Madrid, tenía posibilidades y me mando a Madrid, me mandó interno a Madrid, años sesenta, a estudiar todo el ...
Instante: 00:13:49 Ver Fragmento
Una vez que termine el bachillerato pues como ya no había más "money" pues me tuve que poner a trabajar, me puse a trabajar en Correos, seguía viniendo aquí en vacaciones, conocía a mi mujer, nos hicimos novios, nos casamos; en aquel entonces la mujer automáticamente en el 99% dejaba de trabajar y acompañaba al marido a donde tuviera él trabajo, pues nos fuimos a Madrid, vivimos 9 años ...
Instante: 00:14:11 Ver Fragmento
en aquel entonces la mujer automáticamente en el 99% dejaba de trabajar y acompañaba al marido a donde tuviera él trabajo, pues nos fuimos a Madrid, vivimos 9 años en Madrid y a los 9 años surgió la oportunidad de volver a Hellín y yo volví a mi pueblo, le tengo mucho cariño.
Instante: 00:15:15 Ver Fragmento
Vuelvo a Hellín exactamente el doce de octubre de mil novecientos ochenta y cinco.
Tomás Arnedo Gil

Tomás Arnedo Gil

Natural de Alpera. Licenciado en Derecho, se ha dedicado profesionalmente a la agricultura. Fue juez de paz y presidente de la Cámara Agraria. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:12:29 Ver Fragmento
En Alpera había nueve o diez bodegas muy bien preparadas para transformar la uva en vino.  no sé si porque se vendía menos  o porque no se exportaba el sector entró en crisis y empezó a disminuir el número de bodegas en explotación. En su mejor momento Alpera llegó a producir hasta seis o siete millones de kilos de uva.
Instante: 00:21:12 Ver Fragmento
¡No os imagináis la labor que hice como juez de paz porque me dio por defender a todo mi pueblo! Me di cuenta de que donde podía hacer cosas por mi pueblo era en el acto de conciliación. Los iba citando y mi estrategia consistía en  quitar méritos al que llevaba razón, y al otro le decía: "pero si eres una animal, si le has abierto un ventanal en frente de su patio".
Instante: 00:30:27 Ver Fragmento
Que no se preocuparan de crisis ni de narices y que trabajaran. Que el que trabaja siempre sale  adelante. Si no hay trabajo, que se lo inventen ellos o lo busquen. España no es un país tan pobre como para que haya seis millones de parados, los hay entre otras cosas porque hay mucha economía sumergida.
Lorenzo Alberca Martínez

Lorenzo Alberca Martínez

Nació el dia 7 de julio de 1914 en Arenales de San Gregorio (Ciudad Real). Falleció el 4 de enero de 2005.Fué capitán de la 11 Brigada Internacional. Se casó en Madrigueras (Albacete) donde estableció su domicilio, tuvo tres hijos y desarrolló distintas actividades laborales.
Instante: 00:28:51 Ver Fragmento
¿Qué cambiaría si pudiera retroceder en el tiempo? ¿Tomaría las mismas decisiones? De mi vida personal... de aquellos años, ni de los del medio, ni de los de hoy, que ya tengo 85 años, no cambiaría nada de lo que yo tengo dentro. Antes de los 20 años yo ya había  trabajado en muchas cosas.
 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosNormasContactoCEDOBIEnlaces |Mapa web | Aviso legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación