Temas

Sociedad


Juan Rubio Puertas

Juan Rubio Puertas

Nació en Montalvos  y se crió en una familia de diez hermanos que vivían de la agricultura. Fue poco a la escuela porque estalló la guerra cuando tenía 10 años, pero  en su familia siempre se potenció la lectura, su hermana Pilar escribía teatro y su hermano Rodrigo ganó varios premios literarios, entre otros, el Premio Plantea en 1965.
Instante: 00:00:46 Ver Fragmento
¿Eso era lo que había? Yo cogí la edad más mala porque tenía diez años cuando empezó la guerra. Hemos sido diez hermanos, uno ya murió en la guerra de África, que por eso hay calle de Juan Rubio no por mí, sino por el hermano que murió en la guerra de África.
Instante: 00:09:08 Ver Fragmento
Pues entonces ¿tiene usted buen recuerdo de su infancia? Lo tengo hasta los diez años buenísimo, luego de los diez años empecé a trabajar y cuando se termina la guerra y como habían faltado dos hermanos, además es que en la escuela no admitían  más de doce a catorce años y como allí  no había instituto ya no pasabas a nada, pasabas al campo, pero viene un maestro, por suerte para ...
Instante: 00:11:02 Ver Fragmento
Hubo un caso de un chico que aprendió en dos meses a leer y escribir perfectamente, se iba a ir al servicio militar en marzo, y entonces cuando llegó marzo ya sabía leer y escribir perfectamente. Yo digo ¡cuantos talentos se habrán perdido en la miseria del campo! ¡Cuántos talentos!.
Instante: 00:13:06 Ver Fragmento
¿Había comercios, había tiendas en Montalvos? Había.
Instante: 00:14:14 Ver Fragmento
¿Ósea que había muy buenas relaciones de vecindad? Para mí no había nadie, nadie, las puertas abiertas, porque lo primero, las llaves de la puerta de cada casa eran unas llaves de portón así de  grandes, no íbamos a llevar cada uno la llave colgada, entonces se ponía la gatera, se había echado al gato, y luego ya ni gatera, estaba abierto y quien llegara el ultimo...
Instante: 00:19:47 Ver Fragmento
Cuando yo me fui al servicio militar, fueron mi padre a ver si yo me libraba, pero pasó la revisión y dijeron está bien, tiró el trigo él con sus manos y sembró todos los campos, porque yo me fui en Septiembre y el resto de verano a la vendimia y yo le decía Rodrigo pero¿ vas a  poder hacerlo?, ¿vas a poder?, y me dijo no te preocupes que lo hago yo, bueno pues lo hizo.
Instante: 00:22:11 Ver Fragmento
¿Cuándo usted se traslada a Valencia, su hermano Rodrigo va también con usted? Mi hermano Rodrigo hizo la mili, estaba en la mili, en la mili ya le dio un ataque muy fuerte de reuma y le dieron por inútil, pero él estuvo vendiendo conmigo en el mercado, y mi hermana, la más pequeña también, estuvimos los tres, nos decían la parada de los chicos.
Instante: 00:30:12 Ver Fragmento
¿Y el Montalvos, en Montalvos hubo frente o…? El Montalvos era todo una familia, porque yo todos los hombres que eran de la edad de mi padre para mi eran tíos, el tío cinco duros, el tío Pedro Roso, todos eran tíos, porque es que eran familia, allí es que no se quedaban unas familias sin comer si las otras tenían comida, era un pueblo pequeño, pero para mí el pueblo, mira si es, que he ...
Instante: 00:34:26 Ver Fragmento
Entonces toda esa familia de la que hablaba, la de  los pastores, la familia de los Abarcas que he escrito otra cosa que se llamaba" Apodos" que ignoran nombres, yo me he venido del pueblo sin saber cómo se llamaban tres personas, uno que le decían Tres Chavos y otro que le decían el Faril, no sé los nombres, porque se les nombraba por el apodo, entonces quiero decir que era un pueblo, que ...
Instante: 00:40:27 Ver Fragmento
Y por último Juan ¿Qué consejo le daría usted a los jóvenes, con toda la trayectoria de vida que usted tiene, que consejo les daría? Yo lo que más le diría a los jóvenes es que no sean falsos, por ejemplo que las personas que hables con ellas que sea él el que hable, no sea una persona ficticia, porque eso es muy importante, ya os digo la peña de amigos que hemos sido nosotros, nos ...
Enrique Armengol

Enrique Armengol

Se crió en Hellín con su abuelo, con el que por las noches escuchaba  Radio Pirenaica. Emigró a Madrid muy joven, dónde estudió y trabajó como funcionario de Correos, pero nunca se desvinculó de Hellín. Se casó con una hellinera y retornaron en cuanto tuvieron oportunidad. Hellinero cien por cien,  es conocedor de costumbres, tradiciones, parajes, etc. etc.
Instante: 00:01:28 Ver Fragmento
Bueno pues sí, los recuerdos más emotivos eran más con mis abuelos, más que con mis padres, sobre todo con mi abuelo.
Instante: 00:04:23 Ver Fragmento
Las mujeres que estaban picando el esparto, después resulta que no las habían asegurado, habían trabajado treinta años y no habían cotizado nada más que un mes, pero bueno, cosas así. Se vivía de eso y después del pequeño comercio, no había industria, estaban las dos cerámica, dos o tres, cerámicas que había y una fábrica de licores también creo recordar.
Instante: 00:22:20 Ver Fragmento
Yo recuerdo de crio a una que llamaban la "Reinica" era una abuela, pero le daba mucha rabia y cada vez que la veían los chiquillos empezaban "la Reinica, la Reinica" y la Reinica salía detrás diciéndonos de todo, de eso me acuerdo mucho. Eso tuvo que ser en mis primeros años del...cincuenta y cinco a sesenta más o menos.
Instante: 00:24:00 Ver Fragmento
yo me acuerdo que era un crio que tendría seis o siete años, vivía en el Barrio del Pino, en la Casa del Pino, y a lo mejor me subía siete veces el cerro arriba y siete veces el cerro abajo, cazando grillos, cogiendo piedras, de todo, en cambio cuando vine, salía un crío de esa edad de seis, siete, ocho, nueve años y te decía "Papá que me voy a ir a la calle" y se te abrían las carnes, ...
Instante: 00:24:38 Ver Fragmento
Es que tienen una manera de…es totalmente distinto.
Antonio Moreno García

Antonio Moreno García

Nació en Hellín, ciudad de la que se siente enamorado y de la que ostenta, con orgullo merecido, el título de Cronista Oficial . Miembro fundador del Instituto de Estudios Albacetenses, es un infatigable e inquieto amante de su pueblo y de todo lo que sea potenciar y difundir la cultura de su tierra. Fecha de entrevista: 20/11/2015
Instante: 00:01:28 Ver Fragmento
Háblanos de tu infancia allí en Hellín Bueno pues mi padre está destinado como primer sitio en el puesto de la Guardia Civil de Agramón de la pedanía más populosa de Hellín y allí permanecemos del año 40 hasta el 46, y bien en una vida de pueblo, por no decir, si realmente estamos hablando de una población de novecientos habitantes y lógicamente carentes de las más mínimas ...
Instante: 00:06:29 Ver Fragmento
Volviendo a lo que nos hablabas antes de tu infancia, Antonio. Estás hablando de los años de la posguerra, en los años cuarenta y tantos. ¿Que nos puedes contar de la posguerra en los diversos pueblos donde tu vivistas? Tengo muchos recuerdos, en los tres pueblos era común pero en Hellín menos porque es el más grande de la provincia de Albacete demográficamente hablando.
Instante: 00:10:02 Ver Fragmento
¿Y cómo eran las relaciones entre los vecinos en medio de tanta necesidad? Pues estaban tan sumamente vivas y presentes y perennes en la vida cotidiana de los vecinos, que la gente de nuestros vecinos formaban parte de nuestra familia eran como familia.
Instante: 00:14:05 Ver Fragmento
¿Y los jóvenes como se divertían? Pues los jóvenes se divertían, mucha gente había todavía ocupada en las tareas de  las faenas agrícolas porque Hellín ha sido también eminentemente, aparte de la fibra del esparto ha sido lo esencial en lo económico pues también tenía lo accesorio que era la ganadería y la agricultura, es decir, la cosa agropecuaria tenía también su atención y ...
Instante: 00:46:19 Ver Fragmento
Por último Antonio, con tu trayectoria de vida tan intensa e interesante.
Rosario Requena Bordallo

Rosario Requena Bordallo

Mujer emprendedora,  abrió una librería y juguetería, de la que se ocupó hasta su jubilación,trabajando duro para sacar a sus hijos adelante.Actualmente participa en diversas actividades culturales,viaja y disfruta de la vida. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:01:30 Ver Fragmento
¿Cómo recuerda la vida familiar? Muy bien. He tenido una familia y una niñez muy buena. Entones corríamos mucho por la calle y jugábamos con mucha libertad, no era como ahora con tanto coche. ¿ A qué jugaban? A la comba, al truque, a las bolas… a lo que venía cada temporada. A tentetieso, a marro… ¿Empezó entonces siendo niña a trabajar? Empecé a los trece años.
Instante: 00:06:22 Ver Fragmento
¿Se compraron la casa? No. Después de doce años la dueña de la casa donde estábamos de alquiler nos dijo que la quería vender porque quería hacerle un piso a su hija arriba de su casa. Y nos la vendió por 80.000 pesetas y nos dio dos años para pagarla. Y sólo teníamos ahorrado 20.000 y entonces mi marido dijo si no me voy a a Francia  esto no lo pagamos.
Instante: 00:09:44 Ver Fragmento
En aquella época fue una decisión muy valiente porque no era habitual que las mujeres abrieran un negocio Y luché mucho. El local lo encontré en la calle Virgen de Gracia, número 13. Que aún lo tengo, ahora lo tengo alquilado. Y a todo esto me llevé la máquina para seguir cosiendo porque si no entraba gente aprovechaba para coser. Era librería y juguetería.
Instante: 00:14:21 Ver Fragmento
Supongo que por el hecho de tener una tienda habrá conocido a todos los vecinos y vecinas de Caudete, ¿cómo es el carácter de la gente? Pues para mi muy bueno. Yo soy muy conocida. De mote nos dicen Los Abanillas, para los jóvenes soy Rosario la de la tienda.
Instante: 00:16:17 Ver Fragmento
También pertenezco al voluntariado y soy donante de órganos.Y todavía sigo yendo todos los martes a visitar a una mujer. ¿ Qué tipo de industria había en Caudete? Pues estaba la fábrica de yute que antes le comentaba y cuando esa murió vino en el mismo edificio pusieron conservas unos señores de Murcia. Aquello dio mucho trabajo. Luego mi marido también puso muchos manzanos.
Instante: 00:22:52 Ver Fragmento
¿ Guarda usted recuerdos de la guerra y de la postguerra? De la guerra me acuerdo cuando quemaron las iglesias porque vivíamos cerca del Carmen y venía todo el humo al pueblo. Y recuerdo mucho a mi madre llorando y devolviendo y diciendo madre mía, lo que nos viene. Y recuerdo cuando tiraron las bombas en Villena, los aviones pasando por aquí.
Instante: 00:29:37 Ver Fragmento
¿Y si pudiera retroceder cambiaría algo de su vida? La primera que me cambiaría sería yo. Me gustaría tener 40 años menos para poder vivir la vida que hay hoy en día en Caudete. Disfrutar de todo lo que se hace en esta Casa de la Cultura. Yo las veo y paso envidia, de los teatros y todas las cosas que hacen.
Instante: 00:30:30 Ver Fragmento
¿ Y personajes destacados de Caudete? Pues Rafael Requena, el pintor. Y había  un tal Don Juan Revenga…Ahora cuando paso y veo las casas tan abandonadas, y pienso cómo después de tantos años de grandeza se ha llegado a eso. Eran familias adineradas. Había tres o cuatro muy fuertes.
Andrés Juan Sáez

Andrés Juan Sáez

Natural de Corral Rubio. Agricultor de profesión. En la época de la Transición fue durante 12 años concejal de su pueblo. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:01:41 Ver Fragmento
Claro. Me habilitaron para cabo antes de examinarme. Yo estaba bastante bien, dominando las cuatro reglas.La escuela estaba dividida en dos aulas. A una iban los chiquillos y a otra las chiquillas. No querían juntarnos, no querían revolvernos. ¿ Y a usted le parecía eso bien? Sí, a mi sí. Porque aquello era entonces lo que se llevaba.
Instante: 00:07:59 Ver Fragmento
Pues trabajando y pasándolo bien. A nuestra manera también lo pasábamos bien. Entonces había muchos bailes y muchas fiestas que ahora no se hacen. También había cine allí en el pueblo. No se pasaba mal. El cine era de allí. Hacían la película, luego se recogían los bancos y a bailar. Y esa era la que llevábamos por delante.
Delirio Uribelarrea López

Delirio Uribelarrea López

Persona muy implicada socialmente durante toda su vida. Ha trabajado en el voluntariado de distintas asociaciones.Madre de familia y mujer comprometida con las causas de los más desfavorecidos. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:03:13 Ver Fragmento
¿A  qué jugaban cuando era pequeña? Jugábamos a pillar, que era el escondite; a las bolas para intentar meter el boliche en el agujero que hacíamos; a corta terrenos... le quitábamos a los padres las limas y en un círculo o triángulo que dibujabas en el suelo las tirábamos para clavarlas y desde ahí hacías una línea recta y así ibas robando terreno.
Instante: 00:04:14 Ver Fragmento
¿Ayudaba a su madre en la panadería? Si. Teníamos panadería pero no horno. Se amasaba y luego había que ir a uno de los dos hornos que había para cocerlo. Una hija de la hornera y yo me acuerdo que nos subíamos a jugar a la capilla, que es la parte alta del horno  donde se pone el pan para que fermente con el calor.
Instante: 00:11:39 Ver Fragmento
¿Dejó de estudiar porque se puso a trabajar, fue una decisión suya...? Yo no he trabajado nunca. Yo estuve en la casa de mis tíos hasta que me casé.
Instante: 00:14:32 Ver Fragmento
Teníamos también las conferencias de San Vicente de Paúl y es cierto que la juventud tuvimos oportunidad de tomar contacto con la pobreza y con la miseria de la postguerra. Todo eso a mí me ayudo mucho a concienciarme y por eso ahora me indigno mucho cuando veo que la gente vuelve a pasar miseria.
Instante: 00:21:00 Ver Fragmento
¿A su marido le gustaba la política? Si, mucho. Él era de Don Juan, franquista no fue nunca. ¿Y ese interés se lo contagió él? Pues sí, lo que pasa es que él era mucho más conservador que yo. Nosotros hemos sido un matrimonio de mucho hablar, y de dialogar.
Instante: 00:27:21 Ver Fragmento
¿Cómo ves a la juventud hoy en día, qué consejo les darías? Yo soy una enamorada de la juventud. Me da rabia cuando la gente dice que la juventud hoy en día está… La juventud está estupendamente. Es culta y está preparada, menos los pobres que no han podido.
Ramón Gómez López

Ramón Gómez López

Albañil,  cultivador de champiñón y otros oficios,trabajó también restaurando monumentos. Persona muy activa en la conservación y promoción de las tradiciones de Chinchilla. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:03:28 Ver Fragmento
¿Qué juegos recuerda de su infancia? Pues teníamos el látigo, el pié al hoyo, al burro…El pie al hoyo es que se hacían unos hoyicos y se tiraba la pelota y si caía en tu hoyo pues se la tenías que tirar al otro. Y la esconde correas, pues lo mismo, a esconderla y cuando la encontrabas pues a dar correazos a los demás.
Antonia Rubio Correoso

Antonia Rubio Correoso

Antonia ha pasado toda su vida trabajando. Empezó de niña siendo criada y niñera hasta que, junto a su marido, empezó a llevar su propio bar. Y siempre compaginando el trabajo fuera de casa con el trabajo doméstico, criando a ocho hijos. Fecha de entrevista: 11/06/2015
Instante: 00:03:30 Ver Fragmento
Cuando ya se acabó la guerra me tuvieron que llevar a servir. Con once o doce años me llevaron al Aljibe, al lado de Camporroso, de niñera. Mi padre iba a trabajar a esa aldea. Me levantaba por la mañana temprano y me ponía a barrer el corral y mientras los muleros hacían gazpachos para almorzar. Luego se fueron a La Felipa y estuve un año o dos allí también.
Instante: 00:06:12 Ver Fragmento
Me acuerdo que un día de la Purísima estaba allí mi novio  y me dijo: Mira, si no te vas de esta casa no vengo aquí más. Y yo se lo dije a mi madre: Madre, mire lo que me ha dicho Antonio. Y mi madre me dijo: Pues vas a hacer que estás mala y no vas a trabajar. Y entonces me fui a mi casa y mi madre le dijo que se buscara a otra porque mi Antonia no va a ir más.
Instante: 00:13:33 Ver Fragmento
¿Y cómo se divertían en aquella época si es que tenía tiempo para divertirse? Qué lástima! En aquella época no ibas a ningún lado, si tenías un poco de tiempo pues a tomar un poco el sol. No es como ahora que no se recoge nadie, todo el día por ahí. Entonces tenías que hacer tus comidas, tus cenas... tenías que tener arreglados y limpios a tus criaturas.
Instante: 00:14:55 Ver Fragmento
Teníamos  una casa vieja que le decíamos el chalé. Y allí hacía matanzas. Venían médicos, curas, allí venía todo el mundo… Las matanzas se hacen muchísmo buenas.
Instante: 00:21:39 Ver Fragmento
¿Qué consejo le daría usted a los jóvenes? Uhhh yo les diría que trabajaran y fueran más decentes. Yo estoy en mi casa y no hace mucho tuve que levantarme y asomarme al balcón y les dije: “ahora mismo llamo a la guardia civil”, que estaban con el contenedor de la basura y lo echaron para abajo. Se meten para allá y beben, se drogan…
Adela Arráez Silvestre

Adela Arráez Silvestre

Enfermera de profesión, se considera una mujer adelantada a su tiempo y que siempre ha hecho lo que ha querido. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:03:49 Ver Fragmento
Mi padre era muy liberal. Nunca le oí decir que la única salida para una mujer era el matrimonio. Siempre nos decía que teníamos que poder defendernos nosotros mismos. ¿Eso no era muy normal en esa época, no? No, yo he sido muy liberal. Desde jovencita, yo no he sido de mi época. He vivido en mi época y he tenido que hacer lo que me decían, pero no lo pensaba así.
Instante: 00:05:07 Ver Fragmento
¿Qué recuerdos tiene de la guerra? Muy poquitos porque yo tenía tres años. Me acuerdo de que me bajaban a la bodega y me escondían en la vasija con mi hermano que era más pequeño porque había que tener las puertas abiertas para que los milicianos pudieran entrar y salir,  porque si la veían cerrada la tiraban a tiros. ¿Se hablaba en su casa de política? Nunca.
Instante: 00:08:07 Ver Fragmento
Donde yo iba a trabajar que era el " 18 de Julio" en el momento en que te casabas tenías que salir de allí. Tenía ese reglamento. Yo esperé que se casara una compañera y cuando ella se fue entré yo, en el 56. Pero durante esos tres años estuve de modista y enseñando el corte porque mi padre me hizo que hiciera de todo.
Instante: 00:11:36 Ver Fragmento
¿Qué recuerda de cuándo empezó a trabajar, cómo era su trabajo? Yo estudié para curar, pero en aquella época mi trabajo consistía en ponerle la bata al médico, servir al médico, hacer recetas…Lo que te mandaba el médico. La mujer no estaba valorada.
Instante: 00:13:45 Ver Fragmento
¿ Y cuando usted se casó se tuvo que ir del hospital cumpliendo las normas? Cinco meses antes de casarme, que fue en mayo del 66, salió una ley que suprimía esa condición y equiparaba a la mujer en derechos.
Instante: 00:17:48 Ver Fragmento
Además de trabajar, ¿se ocupaba usted de las tareas de la casa? Si. Lo único que me venía mal era hacer la comida, y eso me lo hacía mi madre y después me lo hizo mi suegra, porque yo salía de trabajar  a las 2 o las 3 de la tarde, comía, y después me iba a poner inyecciones toda la tarde hasta las 10 de la noche. ¿Su marido encontró luego trabajo? Dónde lo llamaban.
Instante: 00:32:53 Ver Fragmento
¿Hay mucha influencia levantina en Almansa? Mucha, más que de La Mancha. Hay muchas palabras que usamos que son valencianas, las fiestas de hoy en día también son levantinas. Además, cuando yo estudiaba no éramos de La Mancha, sino de la región de Murcia. ¿Y del colegio que me puede contar? Íbamos a las monjas. Muy buenos recuerdos de las monjas y de mis compañeras.
Pedro Delegido Cantos

Pedro Delegido Cantos

Natural de Bonete. De profesión transportista.Emigró a Alicante por motivos de trabajo y vivió allí durante muchos años.En la actualidad está jubilado y vive en Bonete, que es dónde siempre ha querido vivir. Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:04:13 Ver Fragmento
Noo, nada, nada, nada. Yo estuve con mi padre en mi casa hasta que me fui e la mili, pero de jornal nada. Cuando me fui a la mili, al volver, como yo tenía dos tíos que vivían en Alicante que eran conductores, me fui a Alicante, me saqué el carnet y me metí de chófer. ¿Le sirvió para algo la mili? Pues no, lo que se dice valer, pues no.
Instante: 00:09:11 Ver Fragmento
Pues yendo al baile, al bar a echar la partida... Aquí llegábamos y había un local para el baile y un cine, no había otra cosa. Pero así los jovenarios como yo, nos íbamos al bar antes del baile, que empezaba a las 7 o así. Y hacíamos una cuerva. Nos metíamos  por allí en algún reservado porque me gustaba mucho cantar, yo cantaba muy bien flamenco.
Instante: 00:10:19 Ver Fragmento
Había tres filas de bancos. En la primera se ponían las chavalas que no tenían novio; en la segunda, los novios ya; y en la tercera, las guardianas, las que iban solamente a cotorrear allí, las viejas. En aquel entonces la luz eléctrica venía de Higueruela y nada más se movía el aire y se caía un palo nos quedábamos sin luz.
Instante: 00:13:02 Ver Fragmento
Hay de todo. Mi padre era socialista y en la guerra, pues lo que pasaba: Cuando estaba el comunismo era el que se metía contra los demás, y cuando llegó la dictadura pues era la que mandaba. Mi padre contaba de un muy amigo suyo que era falangista. Y  cuando terminó la guerra hubo aquí falangistas que iban a las casas a por las personas y se las llevaban a Almansa.
Instante: 00:19:10 Ver Fragmento
Lo que se dice personajes…Aquí los personajes siempre han sido el cura, el comandante de puesto y el alcalde. Los que mandaban. Y el alcalde era uno cualquiera ¿Quién tiene una calle con su nombre en el pueblo? Los dos maestros Don Entropio y Doña Pilar. Y Doña Nicereta, otra maestra, que tiene una plaza. Y el médico, Don Julián.
Instante: 00:21:02 Ver Fragmento
Que se dieran un poco de más cuenta de la vida y que cambiaran el sistema que llevan. No se dan cuenta de lo que tienen. Hay algunos que no piensan ni en trabajar y después obligar a los padres.
Instante: 00:24:29 Ver Fragmento
Muy feo, muy feo…. Algunos jóvenes se están yendo a Montealegre. Es curioso que este pueblo con lo bien situado que está, con la estación, al lado de la carretera, es un pueblo sin iniciativa ninguna. Aquí ha venido gente a poner fábricas y no sé qué es lo que ha pasado que no las han puesto. Y sin embargo tienes Montealegre que  han montado fábricas de sofás y de todo.
Santiago Nuñez Delicado

Santiago Nuñez Delicado

Natural de Hoya Gonzalo. De profesión albañil, agricultor y viticultor. Creador de la colección etnográfica de su pueblo. Autor del libro "Forja de un pueblo, historia y postguerra". Fecha de entrevista: 06/02/2015
Instante: 00:06:10 Ver Fragmento
No, no se conoce una fractura ni peligrosa ni distante. En Hoya Gonzalo no hubo por parte de ningún bando derramamientos de sangre. Encarcelamientos sí hubo alguno, por haber sido de izquierdas, bien comunista o  bien socialista, pero denuncias peligrosas no hubo. ¿Hasta que edad estudió y cuándo empezó a trabajar? Empecé a trabajar a los 12 años. Mi primer oficio fue gorrinero.
Instante: 00:14:28 Ver Fragmento
Recuerdo que en mi juventud teníamos un montón de amigos y de amigas, pero todo  eso lo truncó la emigración. A mí se me fueron todos los amigos. En los 60 lo pasábamos muy bien. Hasta llegamos a crear una asociación, el hogar juvenil, que en aquellos tiempos era un poco raro, pero estaba patrocinado por un cura que era del norte.
Instante: 00:20:17 Ver Fragmento
No me he parado a estudiarla. Casi nunca se ha casado gente de Hoya Gonzalo e Higueruela. Últimamente hay algunos matrimonios, pero antiguamente no. Con gente del Villar, de Pétrola, Casas de Juan Núñez, Chinchilla, sí, pero de Higueruela no. Con Higueruela las distancias las hemos medido siempre.
José Colmenero López

José Colmenero López

Maestro y director del colegio de Higueruela. Creador de la revista cultural Stizerola. Promotor y dinamizador de la vida cultural de su pueblo. Falleció el 10 de julio de 2015 Fecha de entrevista: 17/11/2014
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
A los niños se les tenía una consideración infinitamente menor de la que se les tiene ahora. Un niño era casi como un mueble y si podían ayudar en algo pues se les recababa para que trajeran un canterito de agua e incluso para que ayudaran en las tareas del campo. Tengo amigos que a los  8 ó 9 años los llevaban ya de gorrineros a alguna finca sólo por lo que era el sustento, la costa.
Instante: 00:09:04 Ver Fragmento
Las mujeres se dedicaban al cuidado de los hijos y al cuidado del hogar; también al cuidado de los animales domésticos, se encargaban de engordar al cerdo, si había gallinas cuidarlas...y de mantener la casa limpia, preparar la comida... En sus ratos libres estaban entre sus tareas bordar, hacer punto, remendar...
Instante: 00:15:34 Ver Fragmento
Había un señor que tenía un motocarro y se dedicaba al transporte en su motocarro. Ahora resulta curioso  ver un programa de fiestas de entonces (ya se sabe que se sufragaban, como ahora, con publicidad de los comercios) y ver el anuncio de "Laureano Cano, transportes con motocarro".
Instante: 00:18:11 Ver Fragmento
nacional. Imagínate a los chiquillos cuando llegaba al pueblo con una moto Sanglas, una gorra de plato, con unas botas altas, pantalón de cuero...Vamos, ni películas ni historias, aquéllo era un auténtico acontecimiento.
Instante: 00:19:54 Ver Fragmento
Los maestros, el cura, Don Juan Cortés, le teníamos un gran respeto. Era un hombre muy delicado de salud. Tenía un aparato en la espalda que le producía una chepa muy grande y nos daba la impresión un poco de ser un hombre no de este mundo. Se sentaba en la puerta de la iglesia y se ponía a leer el breviario y le molestaban mucho los niños.
Instante: 00:21:42 Ver Fragmento
Recientemente ha muerto un señor que se llamaba José Juan. Su apellido poca gente lo conoce porque siempre ha sido José Juan el de la Felicidad. Aquí podríamos entrar en un capítulo interminable sobre los apodos de la gente en los pueblos, y esto de nombrar a la gente por el nombre del padre o de la madre, como Juna, el de Alfonso, o Rafael, el de la Bienve, y le sentaba fatal.
Instante: 00:31:05 Ver Fragmento
Mi vivencia personal y las personas de mi alrededor tuvimos una gran ilusión participativa, renovadora...Pusimos gran parte de nuestro espíritu lo volcamos en una acción local que redundara en beneficio de los higueruelanos. Se creó una asociación cultural llamada Stizerola, que es uno de los nombres que podría ser el origen del pueblo, con la que se realizaban diferentes actividades.
Instante: 00:35:55 Ver Fragmento
Había muchas personas que empujaban. Se creó la Asociación de Amas de Casa, la Asociación de Padres y Madres, la Asociación Cultural, la Sociedad de Cazadores, la Cooperativa del Campo Santa Quiteria que funcionaba muy bien, había habido dos intentos de cooperativas textiles para ver si la gente joven  se podía asentar ....
Instante: 00:38:47 Ver Fragmento
Voy a decir un poco cuál es el defecto que yo veo y es que somos bastante roñosos, somos agarrados. Por ejemplo en Hoya Gonzalo son de otra manera, o en Alpera, son más gastadores. A nosotros nos tienen que dar con una maza para gastar. Por ejemplo, mi madre hasta que no tuvo todo el dinero para poder pagar la radio no se la compró.
Instante: 00:40:05 Ver Fragmento
Durante la guerra civil en Higueruela no murió en el pueblo más que una persona que era Jacinto Matarín, que era un falangista que estaba trabajando en el pueblo. Vinieron de Almansa, se lo llevaron y lo mataron.
Josefa Ramirez Verdejo

Josefa Ramirez Verdejo

Sus padres eran los dueños de la posada de Pétrola. Durante toda su vida se dedicó a trabajar,  limpiando y cuidando de sus padres y sus dos hijos. Falleció el 12 de enero de 2016. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:06:24 Ver Fragmento
¿Se pasó mucha hambre en Pétrola en la postguerra? Mucha. Había cuatro que vivían bien y tenían a la gente explotándola por cuatro perras. ¿Hasta cuándo fue usted a la escuela? Hasta que me echaron. A  los doce años. Yo quería ir a la escuela. Era muy amiga yo de las maestras. Tenía una de Madrid que nos traía caramelos de Madrid. De chompa, con la izquierda.
Instante: 00:08:23 Ver Fragmento
Y cuándo dejó la escuela ¿a qué se dedicó? Pues ahí en la casa, trabajando más que una negra. Porque la casa era muy vieja, pero como era pública había que limpiar. Me quedé de fregona. Todos mis hermanos se buscaron un enchufe menos yo, que estaba siempre allí con mi madre, hasta los 38 años.
Instante: 00:14:21 Ver Fragmento
¿Hubo muchas enemistades en el pueblo después de la guerra? No, no, aquí no mataron a nadie. Y cuando vinieron ellos como no habían matado, los otros tampoco tuvieron que matar. Se lleva la gente bien aquí. ¿Cuando eran jóvenes qué hacían, cómo se divertían? Había bailes. Nos colábamos porque éramos pequeñas y el alcalde no quería que fueran crías al baile.
Instante: 00:14:51 Ver Fragmento
¿Cuando eran jóvenes qué hacían, cómo se divertían? Había bailes. Nos colábamos porque éramos pequeñas y el alcalde no quería que fueran crías al baile. Hemos sido siete amigas y seguimos siéndolo y no hemos reñido nunca. Cómo hemos podido ser unas personas que nos hemos querido y nos seguimos queriendo. ¿Cuántos hijos tuvo usted? Dos.
Instante: 00:17:52 Ver Fragmento
Las mujeres en la casa, y a críar hijos. Hala! Siete u ocho… No teníamos lavadero por aquí cerca. Cuando había ropa grande, de sábanas y eso nos íbamos al campo que había una zona con muchas losas. Iba un hombre y cobraba 5 ó 10 céntimos a cada uno porque se encargaba de limpiar, era un poco marusango… de la acera de al lado… Pero vivíamos bien, dentro de todo, vivíamos bien.
Instante: 00:23:19 Ver Fragmento
¿Y los parajes naturales? La laguna ha sido, ahora ya no es ná. Venía mucha gente a bañarse. El año que había llovido y había agua venía la gente. Luego hubo un año que había llovido mucho y que estaba hecha una preciosidad, con su arena y todo. Y los señoritos compraron una barca y todos queríamos subir. A la Peraleja íbamos mucho.
Instante: 00:27:17 Ver Fragmento
¿Algún personaje peculiar del pueblo? Ha habido pocos talentos. Tu primo Pardo que era el que mandaba en Correos en Albacete. Un hombre que vino de Enguera y vino sólo. Yo no sé si era tonto o si era listo o lo que era. Y resulta que vendía géneros para caballero, trajes. Ibas y si querías un traje te decía: Son 100 pesetas. Y no te rebajaba nada, ni un céntimo.
Instante: 00:29:25 Ver Fragmento
¿Qué consejo le daría a los jóvenes? Es que se dejan? Ellos ahora van a su bola. No tengo gente joven a mi alrededor ahora. Mi padre tenía 27 nietos y no han tenido un disgusto entre ellos, no han reñido nunca, ni siendo jóvenes ni hasta mayores. ¿Y algo que le hubiera gustado hacer? Pues es que no he sido ambiciosa.
Instante: 00:30:29 Ver Fragmento
¿Y algo que le hubiera gustado hacer? Pues es que no he sido ambiciosa. Desde que nací  fui la esclava del desierto, siempre metida ahí (en referencia a la posada).  La casa era una posada y teníamos que tenerla limpia. Y nos pasó una cosa. Como mi padre se iba a jubilar, pues enntonces mi marido se hizo la matrícula de la posada para que le dieran la paga.
Consuelo Gandía Campos

Consuelo Gandía Campos

Empezó ayudando de chiquilla en la alpargateria de su padre y continuó trabajando toda su vida, limpiando, sirviendo,en la vendimia...etc.Ama de casa, madre de dos hijos y entusiasta de su pueblo. Fecha de entrevista: 10/06/2015
Instante: 00:06:30 Ver Fragmento
Para mí no ha habido juegos. Para mi los juegos era hacer las zapatillas, irme a espigar… Cuando nos íbamos a vendimiar, cuando se empezaba a hacer de día  teníamos que salir andando que tardábamos más de una hora en llegar y a las ocho ya estábamos en la sierra y todo el día vendimiando sin parar. Y cuando llegábamos al pueblo ya estaba el sol puesto y la gente cenando en sus casas.
Instante: 00:08:45 Ver Fragmento
¿Cuándo se fue de casa de sus padres? ¿Cuándo me fui? No me he ido nunca. Me casé y me quedé allí. Mi marido se iba al campo a coger esparto y a hacer hoyos y yo me quedaba allí pues a hacer alpargates. ¿Cómo conoció a su marido? A mi marido le conocí en el pueblo. Pues ná, uno más. Nos hicimos novios y ya está. Él iba  a segar, a coger esparto...
Instante: 00:09:34 Ver Fragmento
¿Pudieron comprarse una casa o  la alquilaron? Vivíamos de alquiler. La casa vino...Madre mía! No trae tela eso... El por la mañana cogía su bicicleta y se iba a trabajar a lo que tocara, porque él era muy trabajador. Y yo me quedaba en casa, limpiaba y ordenaba un poco la casa y luego me iba a casa de mis padres, a ayudarles un poco y luego ya  comíamos allí.
Instante: 00:10:18 Ver Fragmento
¿Esa situación de dificultad era generalizada en Montealegre o había diferencias? Era muy generalizada, se pasaba mucha hambre. ¿Había enemistades entre los vecinos? En el barrio donde nosotros vivíamos éramos todos de un mismo estilo, había unión y nos apreciábamos todos porque todos estábamos en las mismas condiciones. ¿Y usted cuántos hijos tuvo? Dos mi Pepe y mi Pepa.
Instante: 00:12:07 Ver Fragmento
¿Cuénteme cómo era la vida en Montealegre? . Pues vivían del campo.  Los que tenían fincas propias pues de sus tierras y los que no,  pues de echar el jornal. Había mucha calamidad porque había muchos pobres que tenían que  ir a coger esparto, un haz de leña… Los que eran de su... esos iban para adelante, pero los que  éramos éso...
Instante: 00:15:03 Ver Fragmento
Y un lavadero hermosísimo, con una cantidad de agua que caía! Allí ibas a lavar y ni lavadora, ni suavizante ni nada. Como aquello con jabón de sosa, se quedaba la ropa...que cuando te acostabas en las sábanas daba una sensación de limpieza... Que las sábanas no había más que aquéllas, que había que lavarlas, tenderlas y cuando se secaban las ponías otra vez.
María Isabel González

María Isabel González

La música es su pasión. Fue profesora hasta los 70 años y sigue tocando el piano todos los días. Conoce y es conocida por infinidad de hellineros que pasaron por sus aulas. Participó en la película  “Amanece que no es poco” en el personaje de la pianista, y cuenta que fue una gran experiencia. Fecha de entrevista: 22/02/2017
Instante: 00:10:44 Ver Fragmento
Pues, pues no era igual que ahora porque por ejemplo cafeterías no había, yo no he ido nunca a una cafetería, ni aun siendo novia, no había sitio donde ir cómo van los novios ahora a tomar una cerveza, entonces íbamos al casino.
José Requena Requena

José Requena Requena

Ha sido agricultor y policía local de Caudete.Gran conocedor de la vida y costumbres de su pueblo. Fecha de entrevista: 16/06/2015
Instante: 00:12:52 Ver Fragmento
Estábamos en las calles, las personas mayores sentadas en las puertas de su casa al fresco y los jóvenes jugando a marro… El marro nos juntábamos en una calle a lo mejor doce y hacíamos dos grupos de seis, cada uno en una acera. Consistía en que cuando cogía a uno del otro bando te lo traías a tu acera. Apoderarse un equipo del otro.
Tomás Arnedo Gil

Tomás Arnedo Gil

Natural de Alpera. Licenciado en Derecho, se ha dedicado profesionalmente a la agricultura. Fue juez de paz y presidente de la Cámara Agraria. Fecha de entrevista: 03/02/2015
Instante: 00:17:15 Ver Fragmento
El carácter los alperinos es más festero que trabajador. Es jovial. Hombre…en todos los pueblos hay excepciones, pero Alpera no es de los pueblos trabajadores de la provincia. Como ejemplo de pueblo trabajador de la provincia yo pondría Montealegre, Higueruela…pero Alpera no. En Alpera están trabajando pero el bar no lo pierden. Fíjate que tiene 24 pubs o discotecas.
Instante: 00:21:12 Ver Fragmento
¡No os imagináis la labor que hice como juez de paz porque me dio por defender a todo mi pueblo! Me di cuenta de que donde podía hacer cosas por mi pueblo era en el acto de conciliación. Los iba citando y mi estrategia consistía en  quitar méritos al que llevaba razón, y al otro le decía: "pero si eres una animal, si le has abierto un ventanal en frente de su patio".
Instante: 00:24:45 Ver Fragmento
Alpera en ese aspecto tuvo suerte, aunque también hubo muertos. En Alpera fusilaron a cuatro o cinco individuos por unas denuncias, pero eso fue en el frente. En el pueblo la cosa fue pacífica porque los alcaldes del pueblo aunque eran de izquierdas fueron  muy buenas personas y velaban igualmente por la gente de derechas como por la gente de izquierdas.
Instante: 00:25:33 Ver Fragmento
Para mí lo fundamental es que la mujer ahora tiene una preponderancia y una actividad loca. Más que los hombres, aunque  las faenas en el campo las sigan haciendo los hombres.
Instante: 00:29:16 Ver Fragmento
Internet los viejos no lo escuchamos. Yo tengo un móvil en un cajón; eso te marea. Reconozco que la gente que tiene un negocio, una industria… tiene que utilizarlo, pero la gente mayor lo lleva casi siempre apagado.Y ojalá la gente tuviera menos móviles porque a efectos formativo es muy malo.
Instante: 00:30:27 Ver Fragmento
Que no se preocuparan de crisis ni de narices y que trabajaran. Que el que trabaja siempre sale  adelante. Si no hay trabajo, que se lo inventen ellos o lo busquen. España no es un país tan pobre como para que haya seis millones de parados, los hay entre otras cosas porque hay mucha economía sumergida.
Pedro Cantos Sáez

Pedro Cantos Sáez

Trabajador de la industria cerámica y sindicalista. Fundador de la UGT y del Partido Socialista en Almansa. Fue concejal en la primera Corporación democrática. Fecha de entrevista: 09/06/2015
Instante: 00:29:49 Ver Fragmento
¿Qué consejo daría a los jóvenes en base a su experiencia? Se están formando. Los jóvenes de ahora tienen más formación que teníamos nosotros pero desgraciadamente se tienen que ir fuera a trabajar. Mi consejo es que se formen que luchen para conseguir un puesto de trabajo.
 PresentaciónTemasBúsquedaRetratosNormasContactoCEDOBIEnlaces |Mapa web | Aviso legal | Política de Cookies
Instituto de Estudios Albacetenses "Don Juan Manuel" - 2015
Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación